No quieren que la ciudad caiga en la "autocomplacencia"

Desmienten que Albacete sea la ciudad con más carril bici por habitante de España

La Asociación de Ciclistas Urbanos de Albacete (Curba) muestra su sorpresa con el estudio del buscador Holidu que situaba a la capital albaceteña a la cabeza de carril bici por habitante entre las grandes ciudades españolas, puesto que otro estudio realizado para Greenpeace posicionaba a Albacete como la peor de las 12 ciudades analizadas

Imagen de archivo.

La Asociación de Ciclistas Urbanos de Albacete (Curba) pone en duda que la capital albaceteña sea la que más kilómetros de carril bici por habitante tenga de entre las ciudades con más de 100.000 habitantes de España, según un estudio de Holidu.

Los resultados del estudio realizado por el buscador de alquiler vacacional Holidu, se basan en un único indicador: los metros de carril bici por habitante. Según se cita en las noticias aparecidas al respecto, “para elaborar el ranking Holidu analizó los datos extraídos de Open Street Maps el 23 de mayo de 2019 considerando a las 38 principales ciudades españolas”. Para la ciudad de Albacete se indica un valor de 1,10 metros de carril bici por habitante, calculados a partir de un total de 190 km de carril bici, situándose en la primera posición entre todas las ciudades analizadas, y concluyendo en base a este dato que Albacete es la ciudad más “bike-friendly” de España.

Para Curbo ese único indicador no es suficiente para determinar si una ciudad es amiga de las bicicletas, puesto que además no solo se contabilizaba la distancia de carril bici urbano, sino que se añadían todas las vías verdes, rutas acondicionadas y carriles ciclistas interurbanos del municipio, los cuales son sin duda de interés para las personas que practican ciclismo como actividad deportiva, pero no contribuyen a mejorar la movilidad ciclista en la ciudad.

Por ello creen que el estudio carecía de “rigor científico”.

Según exponen en un comunicado de prensa, tras extraer datos de la sección de Movilidad y Transportes de la página web del Ayuntamiento de Albacete, en la ciudad existen “más de 42 km de carriles en zona urbana para uso exclusivo de bicicletas”, y “una red superior a 120 km en vías verdes, rutas acondicionadas, sendas y carriles ciclistas”, haciendo esta última cifra referencia a aquellas vías ciclistas del municipio exteriores al núcleo urbano.

Un estudio de Greenpeace colocaba a Albacete en último lugar

También les parece curioso que los datos de ese estudio la contraposición de conclusiones de ese estudio con el que realizó para Greenpeace la consultara especializada en movilidad, Alamon. En ese estudio se analizaban los esfuerzos de 12 ciudades españolas para valorar en qué medida apuestan por la movilidad sostenible, Albacete aparece en octava posición del ranking en lo referente al indicador de red ciclista, mientras que, en términos generales, la ciudad ocupa el último lugar de la lista al ser la peor valorada.

La Asociación Curba, que representa a más de 400 personas socias y simpatizantes que utilizan la bicicleta para desplazarse por el núcleo urbano de manera habitual, cree que la afirmación de que Albacete es la capital más “bike-friendly” de España es “falsa”, a pesar de las inmejorables condiciones naturales que tiene la ciudad para la movilidad ciclista.

Para sustentar su argumento, Curba se basa en la “experiencia diaria y en las demandas de las personas que se desplazan o quieren desplazarse en bici por la ciudad: la red de carril bici urbano tiene un trazado discontinuo y es insuficiente, las medidas destinadas a la pacificación generalizada del tráfico no se están llevando a cabo, las obras dirigidas a la peatonalización del centro urbano han sido desaprovechadas para tal fin y el servicio de bici pública lleva sin funcionar desde septiembre de 2018”.

Además, Curba alerta del riesgo de caer en la “autocomplacencia ante informaciones sesgadas que no corresponden a la realidad, y reivindica mayores esfuerzos para promover el uso de la bicicleta y otras formas de desplazarse alternativas al automóvil. Contribuir a la lucha contra el cambio climático mediante la descarbonización de los medios de transporte, disminuir la siniestralidad vial, y mejorar la salud de la población en general, gracias al empleo de formas de desplazamiento activas y a la reducción de las emisiones contaminantes, son algunos de los beneficios que obtendría la ciudad aplicando, de una manera clara y decidida, políticas activas de movilidad sostenible”.