5.000 animales abandonados en CLM en 2018

Buscan adoptantes para 28 perros ante el cierre inminente de un albergue en Toledo

Con unos 300 animales rescatados a sus espaldas, el albergue Happy Dog & Su Voz cierra sus puertas después de un periodo crítico sin adopciones, voluntarios ni apenas medios económicos

Uno de los perros que necesita ser adoptado.

Tras seis años luchando contra el abandono animal en la provincia de Toledo, con unos 300 animales rescatados a sus espaldas, el albergue Happy Dog & Su Voz cierra sus puertas después de un periodo crítico sin adopciones, voluntarios ni apenas medios económicos. A tres meses del cierre definitivo, sus responsables buscan familias para los 28 perros y cuatro gatos que alojan en unas instalaciones que no pueden mantener sin donativos ni financiación de ningún tipo.

Por este motivo, y a través de un comunicado de prensa, hacen un llamamiento a posibles adoptantes o protectoras que puedan hacerse cargo de estos animales. Concretan que hay perros de todas las edades y tamaños que se adaptan a todo tipo de hogares. “Nos quedamos prácticamente en la calle, en una de las regiones más castigadas por el maltrato animal en la que perreras y medios oficiales están totalmente saturados. Cualquier aportación económica que nos ayude a pagar el pienso y el alquiler del espacio durante estos meses también se recibirá con los brazos abiertos”, indican.

Según el Estudio de Abandono de la Fundación Affinity, más de 5.000 animales fueron abandonados en las calles en Castilla-La Mancha solo en 2018. En Happy Dog & Su Voz han encontrado un hogar para 250 de ellos a lo largo de su andadura e invitan a visitar su web y su perfil en Facebook para conocer a los perros y gatos que se van a quedar próximamente sin hogar.

Piden al Ayuntamiento de Toledo la esterilización de gatos

Por otro lado, una protectora de reciente creación, “Latido animal”, se ha dirigido al Ayuntamiento de Toledo para pedir la esterilización de gatos, una medida que “tanto amantes de los animales como no amantes ven con buenos ojos”.

No sin dejar de poner el acento en la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran los gatos de la ciudad, así como los envenenamientos, atropellos deliberados o intentos de ahogamiento que sufren, “Latido animal” se refiere a lo que se hace en otras ciudades, donde -bajo el paraguas de sus ayuntamientos- se destinan espacios para instalar casetas y comederos, llegando a acuerdos con centros veterinarios para la esterilización de las hembras y evitando así su profusión incontrolada y los riesgos de enfermedades. “El simple hecho de contar con el sello de oficialidad del Ayuntamiento de Toledo nos proporcionaría a todos un pequeño escudo frente a los más hostiles, dejaríamos de ser un puñado de locos que echan de comer a los animales y de ser culpables de que cada día haya más (desconocen, por cierto, la labor de los felinos en el control de roedores y cucarachas y que fueron clave en el control de epidemias como la peste negra que asoló Europa)”, comentan desde esta organización.