Momentos y decisiones claves

Ciudad Real, el eslabón esencial en la conservación del lince ibérico

Un total de 14 hembras y 12 machos territoriales, 21 cachorros de lince ibérico corren por la Sierra Morena de la provincia de Ciudad Real, un éxito de repoblación para una especie que estuvo a punto de desaparecer

Lince reintroducido hace unos meses. Foto de archivo. Foto - Iberlince

La provincia de Ciudad Real se ha convertido desde 2014 en un eslabón esencial en la conservación del lince ibérico (Lynx pardina), una especie en peligro de extinción, que en los últimos años ha dado pasos firmes para asegurar el futuro sus poblaciones.

El 10 por 100 de la población de lince ibérico, en Ciudad Real

El amplio territorio de la provincia manchega que se extiende al norte de Sierra Morena se ha convertido en un lugar neurálgico para el lince ibérico al cobijar ya el 10 % de la población mundial de esta especie.

Ignacio Mosqueda Muguruza, técnico de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de la Junta de Comunidades, ha explicado a Efe que sin lugar a dudas Ciudad Real tiene ya un papel fundamental en el objetivo de salvar de la extinción a esta especie.

Una especie perseguida en el siglo XX

Ha recordado que el lince históricamente estuvo presente en esta provincia hasta la segunda mitad del siglo XX, sin embargo, las enfermedades del conejo y la persecución que sufrió el lince lo llevaron prácticamente a la extinción.

Aunque siempre hubo citas de individuos divagantes que entraban en la provincia, no fue hasta 2013 cuando se localizaron por primera vez a Helecho y Huelva, dos individuos de lince nacidos en centros de cría en cautividad y liberados en Andalucía en 2012.

Foto foto de lince ibérico compartida por Martínez Arroyo
Foto de archivo de un lince ibérico.

 

En 2014, año en el que se iniciaron las sueltas de lince en Castilla-La Mancha con el proyecto Life+Iberlince, fueron localizados en Sierra Morena Occidental por fototrampeo Komino y Jarira, dos hembras provenientes de la población de Cardeña.

Kiowa, la hembra lince que es un referente

Para Mosqueda, el 2 de julio de 2014 fue un “día histórico”, ya que se liberó por primera vez en Sierra Morena Oriental a Kiowa, ejemplar que “se ha convertido en un referente dentro de la situación actual de la especie, pues tras establecerse como hembra territorial, ha sido capaz de sacar adelante camadas en 2016 y 2017, en los que crió tres cachorros, algo que no ha ocurrido en 2018, aunque mantiene el mismo territorio”, ha explicado.

Desde 2014 a 2018 se han soltado en Ciudad Real un total de 36 ejemplares de lince ibérico, todos nacidos en cautividad en centros de cría del programa de conservación Ex Situ del Lince Ibérico.

A las sueltas, ha recordado Mosqueda, “han asistido miles de vecinos de estos y otros municipios y cientos de escolares, todos ellos entusiasmados con poder contemplar en directo a los linces ibéricos liberados”.

15 linces muertos

De todos los ejemplares soltados, se ha constatado la muerte de 15 en distintos años, principalmente por culpa de atropellos, aunque también ha habido casos de muerte accidental por disparo, enfermedades y hasta por peleas con otros machos territoriales.

Independientemente de esta población proveniente de ejemplares liberados nacidos en cautividad, ha explicado el técnico de la Junta, en Sierra Morena Occidental se empezó a constatar la presencia regular y estable de la especie en 2015, con la primera cita de cría recabada gracias a la colaboración de la finca privada.

Se trató de una camada de 4 cachorros completamente salvaje, paridos por una hembra que a día de hoy continúa en el mismo territorio y ha seguido siendo madre de pequeños linces sacando adelante en 2018 cinco cachorros.

Desde este año 2014 hasta la actualidad, aparte de los animales tanto liberados como silvestres, se ha producido la cría regular de cachorros ya nacidos en el campo, y concretamente entre Sierra Morena Oriental y Occidental nacieron 17 cachorros en 2016, 19 en 2017 y 21 en 2018.

14 hembras y 12 machos territoriales, 21 cachorros

Todo ello representa en la actualidad una población confirmada en la provincia de Ciudad Real para 2018 de 14 hembras y 12 machos territoriales, 21 cachorros, así como al menos 15 individuos juveniles sin asentar definitivamente, lo que supone un mínimo de 62 linces ibéricos viviendo actualmente en libertad en Ciudad Real.

Estas cifras, en principio frías, ha resaltado Mosqueda, “suponen el resultado de un enorme éxito para recuperar una especie que estuvo a punto de desaparecer para siempre y supone, desde luego, un enorme éxito como sociedad”.

Un reportaje de Aníbal de la Beldad.

C9KDgsjXgAEL0AV
Malvasia junto con sus crías de lince ibérico.