Solo organiza el proceso

El Gobierno de CLM recuerda que no tiene responsabilidad en los resultados de las oposiciones

"El sistema de oposición se rige por la norma estatal y en modo alguno las distintas comunidades autónomas tienen responsabilidad en el resultado de las pruebas ni intervienen en el desarrollo de las oposiciones, excepto si ocurre algo que vulnera la propia convocatoria"

Algunos de los opositores, antes de entrar en las aulas para realizar el examen.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha señalado en un comunicado que los Tribunales de las oposiciones “son soberanos y a la administración regional solo le compete organizar el proceso”, después de que UGT denunciara que se han producido un bajo número de aprobados en la primera prueba del proceso de oposición a docentes.

Aunque la crítica de UGT ha sido, principalmente, al sistema nacional de oposiciones que hay vigente y que quisieron cambiar durante el mandato del ya ex ministro “popular” Méndez de Vigo, también han señalado que la administración regional podría haber puesto más Tribunales para paliar el problema.

“Las oposiciones se rigen por la norma estatal y las CCAA no tienen ninguna responsabilidad”

Ante esto, la Consejería de Educación, Cultura y Deportes esgrime que “se ha reducido el número de opositores por Tribunal respecto a la pasada legislatura de 160 a 100 personas. A esto se añade que en muchos de los Tribunales de oposición convocados el 23 de junio, el porcentaje de no presentados fue de más del 30 por 100, con lo que el número de opositores descendió notablemente de los 100 fijados, por lo que en ningún caso puede achacarse las bajas calificaciones que en algunos casos se han producido a la escasez de Tribunales o al elevado número de opositores en cada uno de ellos”.

E insisten en que “el sistema de oposición se rige por la norma estatal y en modo alguno las distintas comunidades autónomas tienen responsabilidad en el resultado de las pruebas ni intervienen en el desarrollo de las oposiciones, excepto si ocurre algo que vulnera la propia convocatoria”.

Respecto a los tiempos, “nunca nos hemos planteado ni reducir el número de opositores ni los días para la corrección de las pruebas. Porque ajustándonos siempre a las fechas marcadas en la normativa nacional que regula la convocatoria, hemos concedido el máximo tiempo posible para cada una de las fases que el calendario permite, facilitando así la celebración y corrección de las pruebas”.

Lamentando, finalmente, “que haya opositores que habiendo preparado las pruebas convenientemente no hayan visto cumplidas sus expectativas, pero los Tribunales son soberanos en la evaluación y en la calificación”.