Para analizar los errores de medicación

El Servicio de Farmacia del Hospital de Cuenca recibe un premio por un estudio sobre seguridad en la quimioterapia

El número de errores que se extrae del estudio solo representa un 0,25 por 100 de los casos estudiados, lo que significa una cifra muy pequeña, aunque no irrelevante. El análisis ha servido también para estudiar el proceso de dispensación farmacológica al hospital

El estudio premiado ha sido realizado por estas cinco especialistas.

Un trabajo realizado por el Servicio de Farmacia del Hospital Virgen de la Salud de Cuenca ha recibido un premio durante las IV Jornadas de Seguridad de Pacientes en el Servicio de Salud castellano-manchego, celebrado en la ciudad. Este reconocimiento al área de investigación del Servicio farmacológico servirá para poner en valor sus tareas y los estudios y análisis que llevan a cabo año tras año.

Marta Llorente Serrano es la autora que defendió la comunicación en las Jornadas, de un trabajo también realizado por Lidia Martínez, Gema Marcos, Julia Sánchez, Inmaculada martín y Dolores Barreda: todas ellas, especialistas en el Servicio de Farmacia.

Dolores Barreda, jefa del Servicio de Farmacia del Hospital conquense, explica que este reconocimiento es un premio a la línea de investigación que desarrollan desde hace años, para mejorar tanto las prácticas seguras, como la preparación individualizada de tratamientos para pacientes.

Según explican desde la Consejería de Sanidad, el objetivo de este trabajo fue analizar los errores de medicación en la Unidad de Citostáticos del Hospital Virgen de la Luz, para así detectar una serie de puntos críticos en las distintas fases de la quimioterapia, que comprenden desde la prescripción médica, hasta la preparación de la medicación por parte de enfermeras y auxiliares.

Bajo número de errores en el estudio

El análisis, que se ha prolongado durante casi dos años, ha registrado cada incidente dado en una base de datos del programa de gestión. De ello, se ha podido extraer que de un total de 1.324 pacientes estudiados, se pudieron evitar 57 errores de medicación que correspondían a un total de 22.548 preparaciones médicas. Esto supone que se pudieron evitar un 0,25 por 100 del total.

Con los resultados establecidos, se han redactado una serie de propuestas de mejora con el fin de prevenir la recurrencia de estos errores detectados, para incurrir en un proceso de mejora contínuo dentro del Sescam.