La etapa más larga de La Vuelta finalizó en CLM

Gilbert gana Guadalajara, Nairo se mete en la pelea y Herrada se retira

El colombiano Nairo Quintana aprovechó una fuga para colocarse segundo en la general en una etapa con final en la ciudad de Guadalajara, hasta donde no pudo llegar el ciclista más destacado de la región, Jesús Herrada, que donde sí estará es disputando el Mundial en Ruta con la selección española

Gilbert se impuso en la meta de Guadalajara Foto - EFE/Javier Lizón

El belga Philippe Gilbert (Deceuninck Quick Step) hizo doblete en Guadalajara con un demoledor remate al esprint en la recta de meta ante el irlandés Sam Bennett, en una jornada supersónica y marcada por el viento, disputada a 50,6 kms/hora, que mantuvo al esloveno Roglic de líder y alzó a Nairo Quintana al segundo puesto de la general.

Gilbert, de 37 años, el mejor clasicómano del ciclismo moderno, tiró de experiencia para imponerse con autoridad en la meta de Guadalajara, tras responder a la arrancada lejana de Bennett, el más rápido entre los 26 corredores que formaron la escapada definitiva.

Entre los expedicionarios llegó a 10 segundos de Gilbert el colombiano Nairo Quintana, el mejor clasificado de la fuga, séptimo a 7.43 de Roglic. El retraso de 5.29 minutos en meta del grupo de favoritos dieron la vida al boyacense, con un espectacular salto al segundo puesto de la general a 2.24 de la Roja.

Un movimiento sísmico que azotó el podio en sus plazas secundarias y que pone el interés para la jornada de la sierra madrileña de este jueves. Roglic mantuvo las diferencias después de sobrevivir en solitario en un grupo perseguidor donde el Astana favoreció sus intereses tirando a bloque, evitando que Quintana se pudiera incluso de líder.

Alejandro Valverde cedió su puesto a su compañero y pasó al tercer escalón a 2.48, mientras que el joven esloveno Tadej Pogacar fue desplazado del cajón, ahora cuarto a 3.42 y el colombiano “Supermán” López quinto a 3.55.

El líder en apuros

Lo pasó mal Roglic, pero comentó en meta que no me asustó y se dedicó a mantener la calma rodando a tope. “La Vuelta es imprevisible y habrá una gran batalla en Madrid y Ávila”. Que se haga a la idea el líder, aislado en la etapa maratón de la 74 edición, la única que pasa de los 200 kilómetros.

Una jornada sin puertos que se disputó a más de 50 por hora y un adelanto en meta superior a la hora. El viento metió el susto en el cuerpo al pelotón. Soplaba a tope en la salida burgalesa y durante 130 kilómetros de costado.

La escapada de 28 hombres fue de gran calado. Allí estaba medio Movistar con Quintana, Luis León Sánchez y Gorka Izagirre del Astana, 7 del Deceuninck, mayoría absoluta, con el “zorro” Gilbert entre medias. Sin embargo, el Jumbo de Roglic no mandó ningún emisario.

Cuando el crono marcaba un retraso de 6 minutos el pelotón se inquietó. Jumbo y Emirates empezaron a preocuparse y siempre a ritmo frenético fue condenado a perseguir a un numeroso grupo que volaba aún más, en ocasiones con el viento favorable.

Roglic se libra pero Movistar avisa

La etapa fue una especie de inmensa crono por equipos dividida en dos bloques, un sálvese quien pueda contra el viento y una guerra sin cuartel poco usual en el previsible ciclismo actual. En el segundo grupo Roglic se quedó sin compañeros, lo mismo que Pogacar. Una situación con aroma caótico que libró el líder gracias al trabajo del Astana, tirando a saco con hasta 5 hombres.

“Astana le ha salvado al líder, totalmente”, resumió en meta Alejandro Valverde.

En el negociado de la etapa el Deceuninck llevó la voz cantante, con un De Clerq, “El Tractor” imponiendo un ritmo de locura que evitó ataques indeseados. A 2,2 de meta atacó uno de sus hombres, el checo Stybar, pero fue neutralizado por el irlandés Bennett, que arrancó de lejos para llevarse el esprint.

Vio la maniobra Gilbert, el mejor clasicómano del ciclismo actual. Saltó tras su rival, le sobrepasó e igual que hizo en Bilbao levantó los brazos. Era su séptima victoria en la Vuelta y un aviso muy serio sobre su estado de forma para el Mundial del día 29 en Yorkshire.

El viejo Gilbert, ganador de 4 Amstel, 2 Giros de Lombardía, Mundial de 2012, Tour de Flandes, París Roubaix y Lieja, calificó de “histórica” la etapa maratón entre Aranda de Duero y Guadalajara.

“Hoy ha sido un día histórico, una crono de 200 kilómetros. Después de 17 años de profesional nunca había hecho una etapa así. Han sido 225 kilómetros de ataque continuo. Mañana van a doler mucho las piernas y pueden pasar muchas cosas”, dijo. Palabra de un maestro del ciclismo, encantado con las etapas de viento. La Vuelta puede ofrecer sorpresas. Quedan las etapas de Madrid y Ávila.

Este jueves la decimoctava etapa llevará al pelotón desde Colmenar Viejo a Becerril de la Sierra a través de 177,5 kilómetros. En el trayecto 4 puertos de Primera: Navacerrada, doble paso por La Morcuera y Cotos, con la cima a 20 de meta.

Nairo Quintana se mete en la escapada y le alza al podio

El colombiano Nairo Quintana (Movistar) se felicitó en la meta de Guadalajara, adonde llegó con más de cinco minutos de ventaja sobre el resto de favoritos de la Vuelta 2019, de haber podido meterse en carrera de nuevo cuando “menos lo esperaba”.

“La estrategia estaba bien. Tan pronto no estaba planeado porque teníamos otra estrategia, pero hemos aprovechado, nos hemos sabido mover y hemos sacado provecho cuando menos esperábamos”, dijo el de Boyacá en la línea de meta, todavía casi sin aire por el esfuerzo.

Quintana se mostró muy agradecido “al equipo porque siempre estuvo ahí acompañándome”. “No es fácil rodar con esta gente de 70/80 kilos de peso y además estuve en cabeza desde la salida”, que fue cuando se formó la escapada que colocó segundo en la general.

“Aquí estamos otra vez gracias al equipo”, dijo el corredor que abandonará esta temporada el Movistar, donde lleva ocho años.

Sobre su estado físico, dijo que “el catarro va a mejor” y que espera “ir mejor mañana en la etapa de montaña” por la sierra madrileña. “Esperamos que la salud vaya mejorando”, deseó.

Abandona el conquense Jesús Herrada, vencedor en Ares de Maestrat

El conquense Jesús Herrada (Cofidis), vencedor en la sexta etapa de la carrera con final en el Puerto de Ares de Maestrat, en Castellón, abandonó la Vuelta 2019 en la decimoséptima etapa.

El campeón de España de 2013 en línea y de 2017 contrarreloj no tomó la salida este miércoles en Aranda de Duero en la etapa que finaliza en Guadalajara, a unas dos horas de su pueblo, la localidad conquense de Mota del Cuervo, a 200 kilómetros de la capital guadalajareña.

El del menor de los hermanos Herrada es el decimoctavo abandono entre los 176 corredores que tomaron la salida de la Vuelta 2019 el sábado 24 de septiembre en Torrevieja (Alicante).

“Ha sido una victoria histórica, no recuerdo nada igual”

El belga Philippe Gilbert (Deceuninck Quick Step) calificó de “histórica” su victoria de etapa en Guadalajara, en una jornada en la que el pelotón hizo “una contrarreloj de más de 200 kilómetros”, una situación que el clasicómano no había vivido en sus 17 años como profesional.

“La de hoy ha sido una victoria histórica, hemos disputado una especie de contrarreloj de 200 kilómetros. Después de 17 años de profesional no recuerdo una etapa así, han sido 225 kms de ataques. Muchos han caído en la trampa y se han abierto huecos”.

Tras marcar la etapa una media de 50,6 kms/hora y llegar con un adelanto de más de una hora a Guadalajara, el campeón belga piensa que el esfuerzo pasará factura en las próximas etapas.

“Mañana le van a doler las piernas a muchos. Hemos tenido que tirar de la reserva, apenas hemos podido comer y beber, y el ritmo ha sido tremendo. Creo que esta noche habrá muchas reuniones en los hoteles. Puede ser una jornada para venganzas”.

Gilbert explicó que su equipo se adapta bien a las etapas con viento, y pudo como ejemplo el dominio de la escuadra belga en pruebas como el Tour de Catar y sus triunfos en De Panne. “Son etapas donde cuenta mucho el aspecto técnico”.

Gilbert, que llevaba 6 compañeros en la fuga del día, lamentó que su compañero checo Zdenek Stybar no pudiera ganar la etapa después de que atacara a 2,2 kms de meta.

“Estoy decepcionado porque no ha podido ganar Stybar. A 600 metros de meta pensé que ganaría él, pero luego Bennett saltó a por él y tuve que responder. Tácticamente ha sido un día perfecto”.