Murió tras recibir una paliza

"Justicia para Julito", el grito de los vecinos de Santa Bárbara

"Justicia para Julito" o "Señor juez, ponte en nuestra piel"… Santa Bárbara pide aclarar la muerte del hostelero tras recibir una paliza

"Justicia para Julito", gritaban los vecinos de Santa Bárbara

Ambiente emotivo y de indignación entre los cientos de vecinos de Santa Bárbara que han salido a la calle pidiendo “Justicia para Julito”, fallecido el miércoles 10 de mayo tras recibir una paliza en las instalaciones del bar que tenía alquilado en este barrio toledano.

“Justicia para Julito” o “Señor juez, ponte en nuestra piel…”

“Asesinos a la cárcel”, “Justicia para Julito” o “Señor juez, ponte en nuestra piel”, eran algunos de los lemas que gritaban vecinos, familiares y amigos, todos tras la pancarta en la que podía leerse “Todos con Julito. Justicia”, como puede verse en el video.

La manifestación, celebrada en el barrio de Santa Bárbara, ha sido organizada por el entorno cercano a “Julito”, quienes todavía salen de su asombro por este suceso que le dejó sin vida tras la mortal paliza que recibió el pasado miércoles 10 de mayo. Ha partido a las 20.30 del bar a la altura del bar donde se produjeron los hechos, en la avenida de Santa Bárbara 69, para recorrer las calles de Esparteros, Madre Vedruna y Arroyo , hasta llegar de nuevo al bar.

Julio, de 43 años, era “simpático, bueno, todo el mundo le quiere en el barrio y a todo el mundo le ha pillado de sorpresa, no hay explicación de los que ha podido pasar dentro del bar”, apunta Estefanía Simón, amiga de la víctima y familia. Era una persona muy querida y conocida en el barrio toledano de Santa Bárbara, según relató a encastillalamancha.es.

La marcha, que se llevará a cabo el jueves 18 de mayo a las 22:30 horas, comenzará a la altura del bar donde se produjeron los hechos, que está emplazado en la avenida Santa Bárbara 69, continuarán por la calle Esparteros, pasando por Madre Vedruna y la calle Arroyo , hasta llegar de nuevo al bar.

Los vecinos y familiares están realizando pancartas, en el barrio han puesto velas y flores en su memoria

Todos esperan la verdad y que se esclarezcan los hechos que desembocaron en la muerte de Julito. En este sentido, Estefanía Simón pidió en declaraciones a encastillalamancha.es la colaboración y participación de los vecinos en la manifestación como forma de “hacer algo de presión para que encuentren a la persona que lo ha hecho y para pedir justicia”. Asegura que la gente del barrio se está volcando con ellos con pancartas, velas y flores dejadas a la puerta del bar.

Encontró la muerte mientras jugaban Real Madrid y Atlético de Madrid

Según la versión de su entorno, el día de los hechos, un par de horas antes del partido de fútbol entre el Atleti y el Real Madrid, Julio García bajó hasta hasta este local que tenía alquilado, porque no funcionaba la luz y estaban planteando poder enchufarla desde el primer piso del bloque, vivienda del propio Julio.

Nadie sabe a ciencia cierta que ocurrió dentro del bar y la investigación está bajo secreto de sumario

Nadie sabe a ciencia cierta que ocurrió dentro del bar y la investigación está bajo secreto de sumario. Según el entorno familiar, el hermano de la víctima escuchó unas voces desde el balcón, cuando llegó al bar estaba inconsciente en el suelo y con un ojo morado. Preguntó a las al menos “cinco personas” que había en el bar, y le dijeron que no le habían hecho nada, que se había caído y que se levantase del suelo. La ambulancia que le trasladó al hospital tardó “12 minutos” en llegar y, aunque llegó con vida, Julio García falleció en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo a consecuencia de las heridas producidas por los golpes que recibió en la cabeza.

Hay un testigo de los hechos pero, según cuenta Simón, no ha podido testificar todavía porque se puso enfermo antes de ir al juzgado y tuvo que ser trasladado en ambulancia al hospital.

El bar en el tuvo lugar el trágico suceso es un clásico de Santa Bárbara. Primero los regentaba el padre de Julio, Segismundo. Después, el Sergy’s lo llevó el propio “Julito” hasta pasar por varios inquilinos que han alquilado el bar a la familiar desde hace algún tiempo.