Se podrá ver hasta el 24 de febrero

Los 16 "trances" con los que sumergirse en la "Vía Mística" de Bill Viola en Cuenca

Uno de los padres del videoarte invita a reflexionar sobre la espiritualidad de Cuenca con 16 obras que son pura esencia del artista neoyorkino y de la propia ciudad conquense, una mezcla perfecta entre modernidad y tradición

Cuatro espacios de Cuenca acogen hasta el 24 de febrero una exposición de uno de los artistas contemporáneos más reconocidos. Se trata de la “Vía Mística” que propone Bill Viola para sumergirnos en una mezcla de tradición y modernidad, que define a la perfección tanto a la ciudad, con un gran patrimonio histórico conjugado con su gran legado en el arte contemporáneo, como al artista estadounidense, un experto en nuevas expresiones artísticas creadas incluso con tecnologías de última generación, pero que lo hace jugando con las más ancestrales preocupaciones para el ser humano: la vida y la muerte, explorando la espiritualidad de experiencia humana.

“Vía Mística” ya está inaugurada y las distintas obras en vídeo se podrán visitar en la Iglesia de San Miguel, la Iglesia de San Andrés, la Escuela de Arte Cruz Novillo y el Museo de Arte Abstracto Español, que se ubica en uno de los monumentos icono de la ciudad, las Casas Colgadas.

No es la primera vez que se conjuga la espiritualidad de la ciudad con la del arte, puesto que hace tan solo dos años otra exposición impulsada por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha también se alojó en un edificio religioso. En aquel caso fue “La poética de la libertad”, de otro gran artista internacional, el chino Ai WeiWei, en la Catedral de Cuenca.

Las 16 obras de “Vía Mística”

El nombre artístico que suena estos días en la ciudad de Cuenca es el del neoyorkino Bill Viola, pero en “Vía Mística” hay otra figura que sobresale al igual que la del propio Viola. Se trata de Kira Perov, directora ejecutiva de Bill Viola Studio y esposa del artista, que ha sido la artífice de sumergir al visitante en la ruta que plantea por cuatro edificios históricos de la ciudad conquense, puesto que es la comisaria de la exposición.

Viola alcanzó fama mundial por explorar el mundo de la imagen en movimiento, pero dando tintes clásicos a sus obras en vídeo, una fascinante reinterpretación del lenguaje artístico clásico. La humanidad destaca en sus creaciones y en ellas se parte de las preguntas básicas que se hace el ser humano. La vida, la muerte, el paso del tiempo y nuestra percepción del mismo son las cuestiones sobre las que invita a reflexionar, tomando un un cariz importante en la muestra conquense todo aquello que evoca la ciudad. Su espiritualidad y su misticismo como una parte de su representación artística, añadiendo el impacto del arte contemporáneo en Cuenca. En el Museo Nacional de Arte Abstracto se pueden ver algunas de las piezas junto a obras de Antonio Saura o Antonio Millares.

En este mismo espacio hay que buscar las intervenciones que minuciosamente a colocado Perov entre las distintas plantas de este museo vanguardista en el corazón histórico de la ciudad. En resumen, y según detalla la descripción de la exposición, en esta ocasión se trata de “una celebración de la espiritualidad y una exaltación del misticismo de la ciudad, realidad que, uniendo tradición y modernidad, forma un todo que diferencia singularmente el carácter de esta ciudad“.

16 son las obras expuestas, una especie de “trances” en los que quedarse contemplando las composiciones en vídeo para terminar de empapándose con su esencia. Porque para Viola el arte es “el proceso de intentar despertar el alma, porque vivimos en un mundo industrializado y acelerado que prefiere que el alma permanezca dormida”. En Cuenca se podrán ver algunas de las obras más famosas. Como su serie “Mártires” de “Tierra, Aire, Fuego y Agua“, realizada en 2014; o “Shanon” y “Madison” (2013), dos vídeos de alta definición en bucle que muestran a dos jóvenes sumergidos en un estanque, que estarán en el Museo de Arte Abstracto. También se expondrá “Fire Woman” (Mujer de Fuego), de 2005, una impresionante pantalla de casi seis metro de alto que ocupa el retablo de la iglesia; y “La ascensión de Tristán 2005 (El sonido de una montaña bajo una cascada)“.


No solo estarán estas obras producidas en el siglo XXI. También habrá obras clásicas del artista, “El estanque reflectante”, de 1977-1979; “El Saludo”, de 1995; o “El Menjasero”, de 1996. Completan la muestra “El quinteto de los silencioso”, “No dicho (Plata y oro)”, “Cuatro manos”, “Surgimiento” y “Observancia”.

¿Cuándo visitar la exposición?

Después de que sus obras hayan pasado por las ciudades más reconocidas en el mundo del arte, ahora Bill Viola llega a Cuenca con esta exposición que se inauguró el 18 de octubre y todavía quedan casi cuatro meses para visitarla, puesto que tendrá sus puertas abiertas hasta el 24 de febrero.

El horario de apertura de la Escuela de Arte Cruz Novicio, la Iglesia de San Miguel y la Iglesia de San Andrés es de lunes a domingo de 10 a 20 horas. Sin embargo, el del Museo de Arte Abstracto varía y abre de martes a domingo.

Las entradas cuestan cinco euros, que se reducen a tres para mayores de 65 y jóvenes con carnet joven o de estudiante. Para menores de 12 años, parados, familias numerosas, guías turísticos y periodistas será gratuita.

Con la entrada se podrán visitar las cuatro sedes, con la correspondiente colección permanente del Museo de Arte Abstracto,  y el Museo de la Semana Santa de Cuenca, que reabre sus puertas tras la remodelación de la primera planta.

 

Impulsa_jccm_vale_2