Cuatro hombres de entre 30 y 35 años

Los cuatro miembros de un grupo criminal que robaba en Illescas, Yuncos, Olías y Bargas

Estaban perfectamente organizados y utilizaban auriculares inhalámbricos para comunicarse entre sí y alertarse en el caso de que fueran descubiertos

Momento en el que los cuatro miembros del grupo criminal fueron detenidos por la Guardia Civil.

La Guardia Civil ha detenido a los cuatro miembros de un grupo criminal que estaba especializado en el robo de viviendas en localidades de la Sagra toledana, como Illescas, Yuncos, Olías del Rey y Bargas; y de municipios madrileños como Móstoles y Torrejón de la Calzada.

Se les imputa 24 delitos, 23 de robos con fuerza en las cosas y uno de pertenencia a grupo criminal.

Una investigación que comenzó debido al aumento de denuncias por delitos de robo con fuerza en las casas que se estaban cometiendo en viviendas habitadas, por lo que se sospechó que se podía tratar del mismo grupo delictivo por su forma de proceder.

Illescas, la Sagra… Entraban en las casas tras comprobar que no había nadie dentro

Los agentes confirmaron que accedían al interior de las viviendas unifamiliares, utilizadas como primera vivienda, forzando la puerta principal y utilizando material como extractores de bombines, destornilladores de grandes dimensiones, palanquetas o mordazas, comprobando antes que los propietarios no estaban en el interior.

Ya dentro, robaban joyas, teléfonos móviles, dinero y todo tipo de material electrónico fácil de transportar y que les pudiera proporcionar un rápido beneficio económico.

Los objetos de valor los vendían posteriormente en distintas tiendas de compra de oro, establecimientos de segunda mano o directamente en el mercado negro, no dejando rastro de lo sustraído.

Los cuatro detenidos estaban perfectamente organizados y utilizaban auriculares inhalámbricos para comunicarse entre sí y alertarse en el caso de que fueran descubiertos, mientras uno tenía la función de permanecer en el exterior a los mandos del vehículo para garantizar la huida. Otro permanecía a pie por las proximidades para alertar de la presencia policial mientras el resto robaba.

Usaban vehículos a nombres de terceras personas que no tenían ninguna vinculación con ellos y más tarde procedieron a alquilar otros con unas características determinadas para no infundir sospechas, todo ello para dificultar la labor de la Guardia Civil en el caso de que fueran detectados.

Todo ello llevó a los agentes a la identificación de cuatro individuos de entre 30 y 35 años, quienes fueron detenidos en Illescas cuando huían tras robar en una vivienda de Olías del Rey. La Guardia Civil descubrió en el vehículo en el que viajaban dos sprays de copo de nieve con el que habitualmente estos delincuentes rociaban las cámaras de seguridad de las viviendas que tenían este sistema.

La operación fue llevada a cabo por el Área de Investigación de la Guardia Civil de Illescas, que ha contado con la colaboración del Equipo Roca de la Guardia Civil de Toledo y del Grupo I de la Comisaría de la Policía Nacional de Móstoles (Madrid).