EScrito semanal del arzobispo de Toledo

"No creo en la igualdad de género; hay diferencia entre el sexo masculino y femenino"

Braulio Rodríguez tilda de "radical" la postura de aquellos que consideran que quienes no aceptan la igualdad de género "somos retrógrados o de pensamiento inferior"

Braulio Rodríguez, arzobispo de Toledo. Foto - Rebeca Arango

“No creo en la igualdad de género”. Así comienza el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, su escrito semanal, un escrito en el que continúa señalando que cree “en la igualdad entre el sexo femenino y el sexo masculino, esto es, entre los seres humanos”. Condena la desigualdad que sufre la mujer en tantos campos, la violencia contra la mujer, “como también detesto las muertes de niños por ser niños, de adultos y ancianos…”.

En su opinión, la ideología de género no es la solución al “machismo inaceptable que sigue en nuestra sociedad”. Es más, entiende que en Occidente impera el “radicalismo” que defiende que solo la “opción de género” es válida y “todas las demás explicaciones sobre qué es el ser humano, el hombre y la mujer, deben desaparecer”.

“No creo en la igualdad de género; me reafirmo en ello”. La razón que ofrece el arzobispo es que, “aunque no existe ninguna diferencia en cuanto a la dignidad y a los derechos fundamentales entre el hombre y la mujer, hay diferencia entre sexo masculino y sexo femenino”. Añade que “hay diferencia entre los sexos, aunque estos son complementarios, y las diferencias entre hombre y mujer no se deben simplemente a una cuestión de género, cultura, educación o mala educación, o asignación de roles. Pero no me escandalizo porque niños y niñas, por ejemplo, jueguen a juegos que no sé por qué tienen que ser de ‘niños’ o de ‘niñas'”.

Braulio Rodríguez pone de manifiesto que acepta que existan quienes defienden la igualdad de género pero tilda de “radical” la postura de aquellos que consideran que quienes no aceptan la igualdad de género “somos retrógrados o de pensamiento inferior; mucho menos que odiamos a las mujeres”. “Pero, eso sí, no tenemos como verdadero lo que ellos tienen como evidente: no hay sexos, solo género”.