En La Gineta (Albacete)

Rescatan con inanición y sin poder volar a un quebrantahuesos, una especie en peligro de extinción

Los Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha han rescatado a un ejemplar joven de quebrantahuesos con claros síntomas de inanición y deshidratación, que se encontraba desorientado, aturdido y sin capacidad de vuelo

El quebrantahuesos rescatado en La Gineta.

Agentes Medioambientales de la provincia de Albacete, gracias a la colaboración ciudadana, han rescatado, en La Gineta, a un ejemplar joven de Gypaetus barbatus -quebrantahuesos-, con claros síntomas de inanición y deshidratación, que se encontraba desorientado, aturdido y sin capacidad de vuelo.

Así lo ha dado a conocer la Junta en un comunicado, en el que han detallado que los agentes han llevado al animal al Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre de la Junta de Comunidades en Albacete.

Los veterinarios han valorado el estado de salud del animal y han decidido su hidratación por vía intravenosa y su posterior observación y cuidado en un espacio independiente.

Los técnicos de la Junta de Comunidades también han comprobado que el ejemplar estaba anillado, tenía marcajes alares y portaba un emisor GPS y, posteriormente, los agentes medioambientales se han puesto en contacto con el programa de la Junta de Andalucía de Reintroducción de Especie.

La administración autonómica andaluza ha confirmado que el quebrantahuesos es “Verdi”, una hembra juvenil nacida en febrero de este mismo año, liberada en mayo en la Sierra del Castril (Granada), avistada 48 horas antes en esa misma zona serrana a unos 170 kilómetros en línea recta de donde fue localizado.

El quebrantahuesos es un ave necrófaga de gran tamaño, que puede sobrepasar los 2,80 metros de envergadura, lo que lo convierte en una de las rapaces más grandes de la fauna europea.

Los ejemplares adultos tienen un plumaje y una silueta inconfundible en vuelo con una cola en forma de cuña; son particularmente llamativas las pertenecientes a la especie “barbatus”, con los ojos muy característicos con una aureola roja.

Una especie que casi se extinguió en el siglo XX

El quebrantahuesos se extinguió prácticamente de España en el pasado siglo XX, recuperándose posteriormente gracias a los programas de cría y a un mayor control de los factores de riesgo por parte de las autoridades, como tendidos eléctricos, venenos y disparos.

En la actualidad, pueden contarse unas docenas de ejemplares en España repartidas en dos núcleos: uno pirenaico-cantábrico y otro al sur en las Sierra del Segura y Cazorla.

Esta especie está declarada como “En Peligro de Extinción” por el Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas.

Desde la Consejería de Desarrollo Sostenible han recomendado ponerse en contacto con los agentes medioambientales ante cualquier hallazgo de un animal salvaje, ya sea vivo o muerto a través del teléfono 112.