La cerámica, noble protagonista

Un "Óscar" de la arquitectura para una remodelación de espacios urbanos en Talavera

La remodelación de la Plaza de El Salvador y de la Portiña de San Miguel, ambas diseñadas en el estudio OOIIO Architecture de Madrd, se llevan el American Architecture Prize en la categoría de diseño urbano

Foto - OOIIO Architecture

Con la cerámica como fiel protagonista y el objetivo de rehabilitar unos espacios urbanos en la ciudad, el estudio OOIIO Architecture -Madrid-, comenzó a diseñar en 2014 los nuevos planes para restaurar la Plaza de El Salvador y la Portiña de San Miguel en Talavera.

Un amarillo impotente con un vistoso detallado que recuerda a tantos y tantos floreados que servían como decorado a aquellas obras modeladas por artesanos de la ciudad reina en estas nuevas obras que se dejaron ver desde hace unos meses en el centro talaverano y que ahora han llegado a colocarse entre la tribuna de premiados en los prestigiosos premios American Architecture Prize.

En el gremio también se les conoce como los “Óscar” de esta disciplina; la crème de la crème del diseño arquitectónico internacional. Talavera, reconocida mundialmente dentro de la categoría de diseño urbano, junto a otras remodelaciones elegidas como las mejores en el año 2016.

A través del plan Urban

Talavera, como tantas otras ciudades de europa, se incluyó en 2015 de nuevo el plan europeo Urban -financiado con fondos europeos-. En uno de los proyectos se planteó llevar a cabo una intervención de dos lugares históricos y céntricos en la ciudad a los que se les pretendía dar un lavado de cara.

large_1498757610
Remodelación artística de la Plaza de El Salvador.

La Plaza de El Salvador mostraba unos pequeños muretes de ladrillo codido y azulejo de cerámica para perimetrar el espacio anejo a la iglesia que dá nombre a la plaza, hasta que se propuso un proyecto para cambiar radicalmente el aspecto de este lugar.

Lugar que se ha convertido en “un teatro al aire libre, trayendo a las calles las actividades de un cercano Centro Cultural”, según definen desde el Estudio encargado de proyectar los nuevos diseños.

large_1498757633
Remodelación de la Portiña de San Miguel.

 

Lo mismo pasó con la Portiña de San Miguel, que pasó a definirse con el gran cubo de cerámica que sirvió para “provocar un cambio de mentalidad, volcar los espíritus de los vecinos, renovar los espacios públicos degradados y luchar contra la mala situación económica de los artesanos locales con nuevas formas de utilizar su trabajo”, tal y como resaltan desde el estudio encargado de la remodelación.

“La transformamos en una zona peatonal, recuperando algunas ruinas degradadas de la antigua torre haciendo estallar todo con el uso de la alfarería de Talaveran sobre altas paredes grises”, aseguran los autores.

Emblemas de la ciudad de la cerámica

Ambos sitios se han convertido, ahora, en dos emblemas más de lujo para la ciudad. Dos embajadores arquitectónicos para que la ciudad de la cerámica siga definiéndose por sí misma. Dos lugares que han sido recompuestos, repensados, redefinidos y remodelados y que ahora han traspasado fronteras.

El premio que llega desde el otro lado del charco hasta Talavera “reconoce la excelencia, la creatividad y la innovación en la arquitectura, el urbanismo y el diseño de espacios urbanos”, señalan desde el Ayuntamiento talaverano.

Junto a otras decenas de edificios, remodelaciones y proyectos que se han llevado a cabo en todo el mundo, estos dos lugares de Talavera han sido reconocidos por el Premio Americano de Arquitectura, que ensalza diseños en diferentes disciplinas de arquitectura, diseño de interiores y arquitectura del paisaje con el objetivo de “avanzar en la apreciación de la arquitectura en todo el mundo”.