Volvieron a ser los mejores

Los campeones mundiales de cálculo mental, los hermanos Quintanero, también lo fueron de Toledo

Pablo, el más pequeño, de ocho años, logró resolver los 70 cálculos sin ningún error y en tan solo 4:20 minutos; por su parte Álvaro, de nueve años, resolvió 66 operaciones en cinco minutos

Pablo (izquierda) y Álvaro Quintanero posan con sus trofeos

Los hermanos Pablo y Álvaro Quintanero Chacón, campeones del mundo de cálculo mental en Rusia, se proclamaron campeones de Toledo, en una competició en la que participaron más de 100 alumnos de centros escolares toledanos; la prueba de cálculo consistía en hacer 70 operaciones matemáticas en cinco minutos.

Pablo Quintanero Chacón, el más pequeño de los hermanos, de tan solo ocho años, logró resolver los 70 cálculos de la prueba sin ningún error y en tan solo 4:20 minutos

Pablo Quintanero Chacón, el más pequeño de los hermanos, de tan solo ocho años, logró resolver los 70 cálculos de la prueba sin ningún error y en tan solo 4:20 minutos. Una gran hazaña que le ha valido el título de campeón de cálculo de la provincia en su categoría, siendo el alumno que mejores resultados sacó en esta edición del Campeonato Regional de Cálculo Mental de Toledo.

Por su parte su hermano mayor, de nueve años, Álvaro, consiguió resolver 66 operaciones en cinco minutos, un excelente resultado que también le valió para ser campeón en su categoría. Ambos hermanos son alumnos del colegio Virgen de la Caridad de Illescas y tienen una gran habilidad con el ábaco y el cálculo mental.

La séptima edición del campeonato de cálculo mental de Toledo tuvo lugar en Indiana Camp de Cobisa (Toledo) y participaron más
de 100 alumnos. Además de las pruebas de cálculo los participantes participaron en divertidos talleres y actividades de la granja escuela. El final de fiesta fue la entrega de premios a todos los finalistas y ganadores de esta edición 2019.

La particularidad de este campeonato de cálculo mental de Toledo es que los participantes no pueden usar calculadoras ni papel y lápiz para resolver las operaciones

La particularidad de este campeonato de cálculo mental de Toledo es que los participantes no pueden usar calculadoras ni papel y lápiz para resolver las operaciones. La única manera de resolver los cálculos es mentalmente, o como mucho, con la ayuda de un ábaco para visualizar la operación.

La utilización del ábaco hace que las matemáticas dejen de ser abstractas y se conviertan en algo mucho más fácil y comprensible, transforma el cálculo en un divertido juego de fichas. El hecho de poder “tocar y mover” con las manos los números facilita la comprensión de las operaciones aritméticas de suma, resta, multiplicación, división, etc.

En este campeonato de 2019 han participado un total de 100 estudiantes de entre 5 y 13 años de múltiples centros educativos de Toledo como CEIP El Greco, Colegio Virgen del Carmen, CEIP Valaparaiso, Colegio Santiago el Mayor, CEIP Nuestra Sra. De la Blanca, CEIP Miguel de Cervantes, Maristas Santa María del Prado…

Este campeonato fue organizado por Aloha Mental Arithmetic, un programa educativo presente en más de 35 países de todo el mundo y el único programa de desarrollo mental cuyo soporte teórico ha sido avalado por la Sociedad Española de Pedagogía.

Tanto la metodología como el material didáctico utilizado recibieron el reconocimiento de calidad de esta institución, líder en el ámbito de la educación y la didáctica.

Primer premio para España en el Mundial de cálculo

Pablo y Álvaro Quintanero ya tienen experiencia en pruebas de este tipo, ya que participaron en el Campeonato Mundial de cálculo mental celebrado en Moscú, Rusia, el pasado verano. Compitieron en una de las ediciones más concurrida con más 600 alumnos de 5 a 13 años, de 16 países de todo el mundo (India, Portugal, Irlanda, China, Alemania, Rusia, Panamá, Ecuador, Croacia, Malasia, Uzbekistan, Filipinas…).

De los 30 alumnos españoles que se desplazaron a Rusia, estos dos hermanos fueron los que consiguieron mejores resultados, siendo capaces de realizar los 70 cálculos sin ningún error, resultado que les ha valió el merecido premio.