Ponemos a prueba al joven campeón

¿Quién es Nacho? Un genio de 8 años, campeón del mundo con 67 cálculos en cinco minutos

Si existiese una pócima mágica para convertirse en el mejor del planeta en cualquier especialidad, esta seguro que llevaría unas cucharaditas de talento, un pack completo de esfuerzo y, además, el bote a rebosar de nervios de acero. Y pensando en la pócima mágica, hay un joven en Toledo que, pese a no ser galo, se cayó en la marmita nada más nacer

Nacho Bravo, campeón del mundo de cálculo mental Foto - David Romero

Nacho aparece en la redacción de encastillalamancha.es con su copa, su ábaco y una sonrisa de oreja a oreja. Acompañado de su padre, viene a contarnos su experiencia en Malasia, que le ha subido en una nube de la que no quiere bajar, pero a la que su progenitor no quiere que se acostumbre. Este campeón del mundo está viviendo uno de los momentos más especiales de su corta vida.

El 16 de julio, en Kuala Lumpur, Nacho Bravo consiguió ser el mejor del mundo de cálculo mental. El torneo está organizado por Aloha, una academia que oferta actividades para mejorar el aprendizaje de los niños y la competición de cálculo mental es una de ellas.

Bravo ganó en la modalidad Nivel 5, la correspondiente por edad. La prueba a la que se tuvo que enfrentar el pequeño Nacho constaba de 70 preguntas a responder en cinco minutos. El toledano logró responder 67, pero no todas las respuestas fueron correctas, lo que le privó ser el “supercampeón” de la categoría, quien acierta todas. Aún así, nadie logró superar al joven que vive en La Legua y estudia en el colegio Valparaiso. De lo único que se lamenta Nacho es que daban “una copa más grande”.

Y es que alucina con las copas y no para de ganarlas, “vamos a tener que ponerlas en una habitación más grande”, explica jocoso. Porque además del cálculo, Nacho es un gran espadachín y practica esgrima desde hace años, y en esta disciplina también gana medallas y copas.

El pequeño genio, en acción

En este vídeo ponemos a prueba al campeón del mundo de cálculo, no se pierdan su peculiar técnica. Ojo a cuando “borra” los números en su cabeza.

 Nacho Bravo resuelve una prueba como la del Mundial de Cálculo

Un viaje inesperado

El joven/hobbit toledano, cual Bilbo Bolsón, tuvo un viaje inesperado. Asistía a la academia de Alhoja como una actividad complementaria. “No queríamos que solo se centrase en esto, hay más cosas que le interesan”, afirma Carlos, el padre. Pero poco a poco le fue cogiendo el tranquillo a los cálculos con el ábaco y, dado que durante tres años consecutivos fue el mejor de Castilla-La Mancha, este año también asistió a Mallorca para disputar el campeonato nacional.

Nacho_Bravo

 

No se le dio mal, consiguió acertar 53 problemas matemáticos, pero no logró vencer. Pero entonces, a su vuelta a Toledo, la coordinadora regional del centro de estudios empezó a comentarles la posibilidad de viajar a Malasia para disputar la prueba mundial.

En una primera impresión, les pareció una locura, además de un poco caro. Les aconsejaron buscar patrocinadores, pero tampoco consiguieron gran cosa. Sin embargo, decidieron tomar un avión, bueno fueron dos escala incluida, y plantarse en el país asiático.

Una capacidad y una rapidez muy superior a la media y si además se añanden sus nervios de acero -el iceman toledano- es la suma perfecta para ser el mejor de su categoría

Para mejorar los resultados antes de la gran competición, Nacho, junto con sus padres -Carlos y Elvira- y los profesores de Alhoja, comenzó a practicar mucho más cada día. Solo tenía un mes para preparar el campeonato. Intentaban que fuese un aprendizaje divertido y por eso jugaban, por ejemplo, a números encadenados, como las palabras, pero con operaciones matemáticas.

Un niño con nervios de acero y la aventura malaya

Una vez en el pupitre en Kuala Lumpur y acompañado de los 600 competidores de las distintas categorías, le dieron la hoja con los 70 cálculos que debía realizar en cinco minutos, pero en ese momento, asegura, no se puso nada nervioso. Comenzó a darle a su ábaco y su cabeza y no le fue nada mal, logró sacar 67 cuentas.

Sin duda tiene una capacidad y una rapidez muy superior a la media y si además se añaden sus nervios de acero -el iceman toledano- pues resulta la suma perfecta para conseguir ser el mejor de su categoría.

El mérito es mayor teniendo en cuenta los rivales que tenía enfrente Nacho. India, Malasia y otros países asiáticos estaban altamente representados y, unido a la gran tradición que tienen con los números en muchos lugares de Asia, no deja de ser impresionante el logro de un niño de Toledo, único representante español, que solo llegó Malasia solo un ábaco y mucha ilusión, y se volvió como el rey del cálculo.

El jedi de los cálculos

Nacho, además de ser un crack en los cálculos, tiene una mente súper despierta. Le atrae todo lo reaccionado con la ciencia ficción y está sumergido en pleno maratón de Marvel. También le apasiona la Guerra de las Galaxias. “Soy Anakin de pequeño”, comenta el joven de tan solo ocho años. Lo que sí es el joven, aparte de Bravo, como su apellido, es un auténtico jedi de los problemas matemáticos.

Le encanta la ciencia ficción y está sumergido en pleno maratón de Marvel

Pero su pasión por darle al coco se la han inculcado Carlos y Elvira desde bien pequeño. “Empecé a hacer cálculos con cinco años”, recuerda el joven. En este sentido, otra de sus pasiones es jugar a juegos del móvil que le hagan pensar, tipo rompecabezas, memoria… Todo aquello que ejercite la mente.

Aloha, “entrena tus neuronas”

La empresa malaya Aloha está extendiendo su red de centros por muchos países del mundo. Su objetivo que es los chavales vayan aprendiendo y ejercitando su mente. No solo se hacen cuentas. Como explica Carlos, hacen “una hora de cálculo y una de juegos”, pero juegos con los que entrenar su capacidad mental.

Cuando Nacho comenzó a acudir a Aloha “no sabíamos si le iba a gustar o no”, asegura el padre. El objetivo en ningún momento era que llegase hasta donde ha llegado, sino que “aparte del cálculo y las cuentas”, es “beneficioso para desarrollar el hemisferio derecho del cerebro, la orientación, la capacidad espacial, la lógica…”.

Nacho_bravo_1

Campeón, sí, pero que no se le suba a la cabeza al futuro “profesor de Aloha”

El boom de su éxito Malasia ha hecho que le reclamen de todos los medios locales, regionales y también nacionales. Pero los padres de este cerebrito toledano no quieren que se le suba a la cabeza. Por este motivo rechazaron todas las intervenciones en programas televisivos nacionales, y fueron unas cuantas. Carlos tiene claro que esto es algo importante, pero que no le debe desviar de su camino, que no es otro que seguir con sus estudios y practicando todo lo que le gusta.

Tenía la sensación de que pasear a su hijo de plató en plató no tampoco podría ser muy beneficioso para el niño y puede que no le falte razón, porque el éxito a muy corta edad puede devenir en los cientos de casos que todos conocemos de niños estrella.

De cara al futuro, Nacho ya tiene claro a qué profesión se quiere dedicar y es que pretende enseñar lo que le ha llevado hasta la cima del cálculo, ser “profesor de Aloha”.

De momento, lo que sí puede hacer es disfrutar contando la maravillosa aventura que ha vivido en Malasia y que es todo un campeón del mundo. Ya ha tenido su particular baño de masas en una comida que organizaron para todos sus amigos. Las felicitaciones no paran de llegarle y no es para menos, porque ser el mejor del mundo en cualquier especialidad solo está al alcance de quienes conocen la receta mágica de los campeones y por eso Nacho se merece un ¡Enhorabuena campeón!