Campaña de Cáritas Toledo

Quitarán las sanciones de la Biblioteca regional a cambio de material escolar

Comienza en julio y finalizará a principios de octubre, el objetivo principal es ayudar a las familias más necesitadas

Material escolar a cambio de retirar las sanciones, es la nueva apuesta de Cáritas Toledo que ha puesto en marcha en la Biblioteca de CLM.

Comienza este mes de julio y finalizará a principios de octubre. Es una campaña de donación de material escolar que se llevará acabo en la sala infantil de la Biblioteca de Castilla-La Mancha, donde ha sido presentada hoy, puesta en marcha por Cáritas Diocesana de Toledo y con el compromiso de la institución bibliotecaria y de la empresa Dino-Rino. Y que consiste, básicamente, en que se quitarán las sanciones (consistentes en que durante unos días no pueden sacar libros, películas…) que se ponen en la Biblioteca a los usuarios que entregan tarde el material que se ha llevado previamente a cambio de que estos usuarios donen material escolar de cualquier tipo.

Acto en el que han estado presentes José María Cabrero, delegado episcopal de Cáritas Toledo; Carmen Morales, directora de la Biblioteca regional; y Cándido López, gerente de Dino-Rino.

Material escolar para las familias más necesitadas

Cabrero ha recalcado que queremos “que nuestro trabajo y nuestra acción no se identifique solo con la entrega de alimentos”, de ahí esta campaña “a favor de los más necesitados y de tantas familias que verán aliviada su situación a principios del próximo curso escolar”.

Morales ha dado las gracias a los usuarios de la Biblioteca y ha animado a todas las familias a colaborar durante el verano. Campaña que consiste en “quitar las sanciones a los usuarios que entregan materiales con retraso a cambio de que entreguen material escolar de todo tipo”.

A finales de septiembre todo el material recaudado se donará a las familias que lo necesitan en un acto público.

Cáritas Toledo, tras poner en marcha esta nueva iniciativa, recuerda que en 2018 atendió directamente a más de 15.300 personas y, de forma indirecta, a 34.400 personas.