Afirman que afecta a todo el pueblo

Vecinos de Burguillos (Toledo) denuncian 10 años con problemas de caudal de agua

El portavoz de una asociación de vecinos señala que el caudal se limita bastante a partir de los meses de mayo y junio

Un grupo de vecinos de la localidad toledana de Burguillos de Toledo ha denunciado que llevan una década con problemas de caudal de agua en sus domicilios, problema que se agrava cuando llega el verano.

Ricardo Rosado es el presidente de la asociación de vecinos “Postura del Toro”, una de las urbanizaciones de la localidad de Burguillos, con 3.200 habitantes, quien ha contado que aunque el problema es mayor en esta zona “pasa en todo el pueblo” y ha explicado que han denunciado este problema al ayuntamiento desde hace años y aunque se han realizado varias acometidas, según han ido anunciado, la poca presión del agua se mantiene.

“Hace poco hablaron de que hicieron una especie de depósito para que el caudal fuera mayor, pero seguimos con los mismos problemas”, ha lamentado Rosado, que ha asegurado que el caudal se limita bastante a partir de estos meses de mayo y junio “y en teoría, se está igual que hace 10 años”.

Por su parte, el Ayuntamiento de Burguillos ha señalado en su página web que dicho depósito, que fue construido durante el mandato del PP en el Consistorio, que estuvo en la Alcaldía de Burguillos desde 1999 a 2011, se hizo “contra las indicaciones técnicas de la empresa concesionaria de gestión del agua, Aqualia, por estar situado en una cota más baja del municipio, debiéndose haberse construido en la cota más alta”.

También ha explicado que la recepción de la obra fue en la legislatura 2011-2015, ya con un gobierno del PSOE, pero que el depósito nunca llegó a funcionar y que, “al poco de terminarse su construcción, fue robado todo el mecanismo”.

Además, ha añadido que Aqualia decidió no conectar este depósito a la red de agua potable, no solo porque el mecanismo robado no fue repuesto, sino porque consideró que no era la obra que debería de haberse hecho y ha concluido que “esta construcción es una obra fallida e inútil que nunca debió llevarse a cabo”.

Sin embargo, Rosado ha lamentado que “abres el grifo por la mañana y hay un hilo de agua”, una situación que, ha aseverado, repercute en la vida diaria.