Reconocimiento a su trayectoria

Antonio López, doctor honoris causa por la Complutense

El artista tomellosero será reconocido por la Universidad Complutense de Madrid por unos méritos "excepcionales" y por su gran labor de difusión y consolidación del realismo contemporáneo en España

Antonio López

Antonio López (Tomelloso, 1936) acumula en sus vitrinas numerosos logros, desde el punto de vista académico como artístico. Uno de los pintores y escultores más reconocidos de toda España y, sin duda, de Castilla-La Mancha, será investido como doctor honoris causa por la Universidad Complutense de Madrid.

En Madrid ha vivido en la capital española desde jóven. Se inició en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando -de manera académica-, si bien ya antes se había iniciado ya en las disciplinas artísticas con su tío Antonio López Torres. En la Escuela de San Fernando también continuó como docente unos años después.

Una trayectoria ligada a la pintura, con gran personalidad

Su trayectoria pictórica se inició más ligada a las influencias cubistas, expresionistas y surrealistas, desde un principio. A través de los años, el realismo se fue concentrando como su lenguaje artístico más reconocido, con el que todos lo conocen, más personal.

La rama más abstracta y figurativa del artista manchego también ha servido de muestra para algunas de sus exposiciones sobre la belleza expresada desde su pincel de la ciudad que le vio crecer, Madrid. En el Instituto Cervantes de Praga ha mostrado más recientemente sus obras, en una exposición colectiva, como tantas que ha realizado, también en Castilla-La Mancha.

“El paso y el retorno de las luces, de los días, de las estaciones…, acuden al paciente empeño repetitivo de (Antonio) López García en pos de la aprehensión de aquel fragmento de la realidad que, cayendo epifánicamente bajo sus ojos, ha de consumarse en colmada duración, en pulsación sonora del tiempo”, escribió sobre el artista el crítico Santiago Amón.

Antonio López utilizó 20 años para realizar el famoso cuadro de la Familia Real, que fue entregado en 2014

Sin pausa, pero sin prisa, López ha mostrado su faceta más contemplativa y distendida en sus obras. Con cuadros sin fecha de entrega, el artista tomellosero ha dedicado gran parte de su tiempo a trazar, dibujar y dar una expresión propia a sus trabajos. Tanto es así que, por ejemplo, el famoso cuadro de la Familia Real no les fue entregado a los monarcas hasta 20 años después de adquirir el compromiso de realizarlo.

Artista incansable

Hace apenas un día, López ha participado en su novena Cátedra en Albacete, junto a varias decenas de artistas que han buscado ser influenciados y tutorizados por el archiconocido pintor.

Mañana, viernes 26, la UCM le otorgará su tercera distinción “Honoris Causa” a lo largo de su trayectoria -las anteriores, por parte de la Universidad de Navarra y la de Murcia-, por unos méritos “excepcionales” y para reconocer toda una vida ligada al arte y siendo un eslabón fundamental en la “consolidación de la corriente realista en España”.