En el antiguo convento de los Agustinos Recoletos

Del siglo XVI al XX… La historia de la cerámica en el Museo Ruiz de Luna de Talavera

La obra del ceramista talaverano que da nombre al museo conforma el grueso de las piezas expuestas, en las que se recuerda el esplendor de la cerámica talaverana de los siglos XVI y XVII

El Museo Ruiz de Luna de Talavera, una joya de la cerámica.

Ciudad comercial y muy competitiva en precios, Talavera es un buen lugar para visitar en Navidad. Mucha gente de fuera desconoce que mantiene interesantes muestras de patrimonio y cultura, como el Museo Ruiz de Luna, que guarda los tesoros de la ciudad de la cerámica.

En este reportaje os desvelamos lo mejor de esa visita.

El Museo Ruiz de Luna, santo y seña de la cultura de la ciudad

La cerámica es santo y seña de Talavera y se encuentra en cada rincón de la ciudad, en cada artesanía y, cómo no, en sus museos. En la Plaza de San Agustín el Museo Ruiz de Luna expone la colección del ceramista talaverano que le da nombre y que dejó huella en la historia de la alfarería reciente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Una de las joyas del Museo de Cerámica Ruiz de Luna.

 

Desde vasijas, platos, objetos del hogar hasta elaboraciones más enrevesadas como paneles y columnas. La visita está pensada como un recorrido histórico que abarca desde el siglo XVI al siglo XX. El museo atesora además un importante fondo cerámico de la localidad de El Puente del Arzobispo (Toledo) y algunas piezas de la Edad Media.

Los motivos y escenarios de caza y la azulejería religiosa marcan la pauta en las cerámicas policromas de los siglos XVI y XVII.  Ya en el siglo XIX los trazos gruesos y simplificados se convertirán en la norma.

El ceramista que hizo renacer a la alfarería talaverana

Aunque el mayor fondo del museo está compuesto por la obra de Juan Ruiz de Luna. Desde los talleres de la fábrica Nuestra Señora del Prado, que Ruiz de Luna fundó junto a un socio a comienzos del siglo XX, salió una alfarería inspirada en épocas anteriores que dio un nuevo impulso a una cerámica que comenzaba a quedar olvidada.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Siglos de historia en un solo museo que cautiva a sus visitantes.

 

El maestro alfarero se esforzó por conseguir la mejor cocción y acabado para sus piezas. Y sus esfuerzos se hicieron notar: sus trabajos se pueden ver en diferentes regimientos de Segovia, Badajoz o Mérida.

El propio edificio no se merece menos atención que la cerámica expuesta. El antiguo convento de los Agustinos Recoletos, donde todavía se distinguen los arcos y la antigua iglesia, ha sufrido varias remodelaciones hasta convertirse en sede del museo en 1996.

El horario de visitas es de martes a sábado entre las 9:45 y 14 horas por la mañana, y entre las 15:45 y 19 horas por la tarde. Los domingos solo abre por la mañana.

Una oferta cultural más que interesante y en la que podrá ver cerámica con mayúsculas, el orgullo de Talavera.