Exposición en el Centro Cultural San Clemente

El clasicismo de un toledano cuyas obras han llegado a manos del Papa, Kennedy…

De la trayectoria de Román Perezagua, de 84 años, destacan sus miniaturas, en las que llega a reproducir con gran fidelidad cuadros como el Apostolado, "El entierro del señor de Orgaz" o "La fragua de Vulcano"

Foto - Rebeca Arango

El Centro Cultural San Clemente de Toledo acoge estos días, hasta el 28 de abril, una exposición con la obra de toda una vida del pintor y damasquinador Román Perezagua, maestro artesano cuyo amor por el clasicismo le ha llevado a reproducir e interpretar con gran talento obras de El Greco, Velázquez, Murillo, Ribera, Sorolla, Rubens

Estas y otras propias -como espectaculares vistas de Toledo, lienzos que hablan de naturaleza, desnudos y obras en miniatura en las que una lupa permite apreciar que no falta ningún detalle- componen lo que bien puede ser el reconocimiento a un artista que, a sus 84 años y en silla de ruedas, apenas ha visto sus obras en salas de la capital regional.

Román Perezagua quedó parapléjico con tan solo 16 años a causa de una enfermedad. A raíz de este fatídico suceso, concentró su energía en las manos, aprendiendo de uno de los grandes, Enrique Vera. En los años 50 Toledo se convertía en el centro del mundo del damasquinado. Es aquí cuando Perezagua empezó a dirigir un taller de grabadores aprendices, cuyas obras eran reconocidas tanto a nivel nacional como internacional.

Las imágenes de la exposición del minucioso maestro Román Perezagua en Toledo

Muy significativos son sus cuadros en miniaturas, en muchas ocasiones plasmados sobre un marco de damasquinado, lienzos en los que reproduce con fidelidad cuadros como el Apostolado, “El entierro del señor de Orgaz” o “La fragua de Vulcano”, en tamaños que llegan a ser de 6×6 centímetros y sin que las reducidas proporciones hagan perder el más mínimo detalle. Fue pionero en este arte en miniatura en Toledo y hoy en día aún no hay nadie que lo haya copiado.

roman
Román Perezagua.

Precisamente fue un plato de damasquinado con el Apostalado y la figura triunfante del Salvador en miniatura una de las diversas obras de Román Perezagua que el Arzobispado de Toledo eligió para regalar al Papa Juan Pablo II cuando visitó la ciudad en 1982. Sus trabajos han llegado incluso hasta la familia Kennedy, también a los Reyes de España, jefes de estado, ministros y a numerosas personalidades, tal y como confirmaba a encastillalamancha.es Emilio Crespo, sobrino de Román Perezagua.

Aunque la vista y las manos ya no le permiten realizar estos diminutos cuadros, Román Perezagua aún no ha dejado de hacer lo que más le gusta y es que a sus 84 años sigue pintando y recibiendo encargos.

Su trayectoria ha sido reconocida con más de 60 premios y, si bien su faceta expositiva siempre estuvo relegada a los encargos y trabajos que le pedían, ha mostrado su obra en Madrid, en numerosos municipios de la provincia y en Farcama.

La exposición permanecerá abierta, de forma gratuita, hasta el 28 de abril, en horario de 10 a 14 horas y de 16 a 19 horas de lunes a viernes y los sábados de 12 a 19 horas.