Esta noche actúan en el Círculo de Arte

Nando (La Fuga): "Toledo es una ciudad especial y uno de los sitios donde mejor nos suelen tratar"

La Fuga regresa a Toledo. Eso es innegable; pero regresan con ganas de demostrar que son un grupo con ideas firmes y que a pesar de los cambios siguen apostando por el rock en espacios amplios y más pequeños

La Fuga regresa a Toledo. Nando, guitarra del grupo y quien nos coge el teléfono para esta entrevista, es el que está en medio.

Con sus canciones “pa’ aquí” y “pa’ allá”, también dentro de Castilla-La Mancha, La Fuga, uno de los grupos de rock estatal más reconocidos por su trayectoria, lleva ya casi 22 años en la carretera. No sabemos si habrán negociado gasolina en nuestra tierra, si habrán buscado en la basura o si incluso se habrán dado de baja por diversión tras conciertos como el que llega hoy al Círculo de Arte de Toledo. Lo que sí sabemos es que dos décadas dan para mucho y también han dado mucho de sí para el grupo cántabro, que regresa a Castilla-La Mancha para presentar nuevas canciones y otras que siempre han sonado allá por donde han ido.

Edu (Batería), Nando (Guitarra), Pedro (Guitarra y voz) y Álex (bajo). Regresan al “templo” de la música toledano para presentar su último trabajo, Humo y cristales, que seguro hace levantar “Banderas” en pro de la música en directo, y hará “Volar” a muchos de los asistentes que hayan decidan acudir a la cita, por mera “Cuestión de prioridades”. Allí interpretarán, también, muchos de sus temas más conocidos para hacer que los sueños no sean solo de papel.

Casi 22 años de conciertos y muchas visitas a CLM

Nando, guitarrista de la banda, a la que llegó hace ya 21 años, antes de la grabación del primer trabajo “Mira” de La Fuga (que salió a la venta en 1998), nos cuenta sobre las tantas historias que han tenido durante su trayectoria como grupo por Castilla-La Mancha, donde sobre todo han frecuentado varias ediciones del Viña Rock de Villarrobledo, aunque también se han dejado ver en numerosas veces por ciudades como Guadalajara o Cuenca.

No habrán sido “más de cien amaneceres” los que han pasado los miembros de La Fuga en tierras castellano-manchegas, pero sí podemos intuir que para ellos serán incluso familiares muchas de las caras que ocupan las primeras filas de sus conciertos, también en lugares como en Toledo.

Una visita con encanto al Círculo de Arte, un lugar al que regresan tras dos años

“Nos encanta la acogida que siempre nos han dado en Toledo”, subraya el guitarrista del grupo; “el Círculo de Arte es un sitio especial, volvemos después de dos años…”. Nando se sincera cuando habla de la ciudad a la que ahora regresan, donde cree que siempre han dado “buenos conciertos”, más en salas pequeñas que en grandes aforos.

Y es que es justamente ese el “encanto” que desde La Fuga no quieren perder; la carretera es algo que les ha acompañado siempre, tal y cómo defiende el guitarrista, y se sienten “más cómodos” en las pequeñas distancias, en salas de aforo reducido donde pueden defender “su filosofía de contacto con la gente antes y después de los conciertos”.

Defenderán sus principios en el escenario

“Llevo toda la vida en este grupo, va ligado a mí, y tampoco sabría imaginarme mi día a día alejado de esto”, cuenta el de Reinosa. Durante estas dos décadas, “muchas cosas han cambiado… nosotros, nuestras familias, nuestro entorno”, explica el cántabro, pero cree que la banda cántabra continúa definiéndose con los mismos principios con los que empezó: “Hacer música en castellano, hacer rock and roll, grabar discos, hacer nuevas canciones y llegar a nuevos sitios”, cuenta el propio artista.

Ahora, vuelven a la capital regional después de su último paso por tierras castellano-manchegas hace apenas unos meses, cuando estuvieron en Guadalajara acompañando a uno de los grupos más históricos del rock en español: Topo. En toledo intentarán demostrar que siguen “con ilusión, con ganas y actitud” que ellos mismos consideran que es propia de este mundo, actitud que no es otra que “ser inquietos y tener siempre nuevas ideas”.

De esta manera, La Fuga podrá continuar -y de hecho, lo hará- “contando historias que nos pasan, llevando al papel nuestras historias y que la gente se sienta identificada con las letras”, algo que siempre les ha definido y que, también con la salida del último disco, con un sonido más clásico, quieren seguir reivindicando, explica Nando.

 

“Humo y Cristales es un disco que nos ha llevado tiempo, hemos estado tres años y medio trabajando en el disco” y sostiene el guitarrista que cada trabajo les cuesta hacerlo “cada vez más, porque queremos superarnos y sabemos que hay discos consolidados que te obligan a hacer un trabajo digno”. Por lo tanto, el grupo de Reinosa no se conforma con nada, y eso creen que lo han demostrado en su último album, que fue el broche de oro a los 20 años que celebraron en 2016.

Vuelta al sonido clásico

“Tras experimentar con otros sonidos en anteriores discos, en este hemos querido regresar al sonido clásico de La Fuga. Era nuestra principal aspiración”, cuenta Nando, quien se encargó personalmente de poner patas arriba su estudio para sumergirse y grabar 10 cortes que fueron elegidos “de 20 totales”, tal y como nos explica.

“Conseguimos lo que pretendíamos y, además, la gente dice que el disco suena clásico, que en el primer acorde suena a nosotros”. Para el guitarrista, esto significa haber hecho “un buen trabajo” y esas palabras de su público se convierten en “agradecimiento al curro que hemos hecho”, tal y como sostiene. “Pudedes volverte loco en el estudio, pero muchas veces la clave está en tocar y en hacer lo que sabes hacer”. Despacito y con buena letra.

La gira de La Fuga llega ahora a Toledo, pero no es su única visita a la región: estarán en Alcázar de San Juan, Albacete y en el Babylon Fest de Cuenca

Y es que al igual que los cántabros están contentos con su disco, también parecen estarlo con la gira de promoción que ahora les emplaza en Toledo y que en tan solo unos días les llevará a Alcázar de San Juan y a Albacete, y este verano al Babylon Fest en Cuenca. “Estamos inmersos en la gira, que arrancó hace unos meses y cada fin de semana viajamos a un par de ciudades”, cuenta el guitarrista.

Los cuatro se sienten “muy contentos con los resultados” que está teniendo este ciclo de conciertos, con los que ya han conseguido varios sold out en otras ciudades de la geografía española. “Estamos llenando los aforos y lo que más nos gusta es que la gente se siente muy a gusto y se están aceptando los temas y se van cantando”.

CARTEL-HUMO-Y-CRISTALES-TOLEDO
Cartel del concierto de esta noche.

 

En Toledo también incluirán en su repertorio algunos temas de su último album y el propio Nando no duda que los seguidores del grupo ya se saben esas letras, “al igual que con los clásicos” que siempre les acompañan en sus conciertos. “El público es el único juez de un disco y es al que van dirigidas las canciones y a los que esperas conquistar con tus historias”.

Intimidad, “amigos” por encima de fans y nuevas experiencias en pequeñas salas

“Nos encanta girar por pequeñas ciudades”, se confiesa el guitarrista. “Toledo es uno de los sitios donde mejor nos suelen tratar y el Círculo de Arte es especial y un lugar precioso”. Como anécdota, el cántabro cuenta que en el anterior concierto en la iglesia desacralizada de san Vicente no pusieron “la tela de atrás que colgamos en todos los conciertos”, ya que los cuatro músicos preferían que los muros del Círculo fueran un telón natural. “Nos jodía estropearlo con el telón”.

La Fuga siempre ha dado en esta ciudad “muy buenos conciertos” y se consideran una banda que “no se limita a tocar en grandes aforos”. Para nada, considera el músico. Quieren mantener ese equilibrio “natural” entre grandes y pequeños -y más íntimos, con distancias más cortas y donde “ves a la gente cantar”- conciertos.

En las pequeñas salas es donde tienen una mejor experiencia con la gente que les escucha a diario. “Somos una banda que se siente identificada con el contacto con nuestros amigos, algo que queremos llevar cada día al escenario”, explica el de Reinosa.  “Nos apetece bajar después del concierto para hablar con la gente, saber si les ha gustado… Eso es lo que le viene bien a una banda, el ‘tú a tú’, es muy positivo”.

Divertido, dinámico, "de reencuentro", para que la gente disfrute, con energía... Así espera La Fuga el concierto de Toledo

Sin ánimo de hacer spoiler ni de crear expectativas en las personas que van al concierto de esta noche en el Círculo de Arte, Nando cree que será “un buen concierto, además de bonito”. Esperan que la gente “se lo pase bien y haya calor en la sala”, dado a que es un reencuentro entre la banda y sus seguidores. Habrá dinamismo y muchas, muchas canciones, de las viejas y de las nuevas, para que la gente disfrute.

“Más de hora y media haciendo ruido” para la gente que acuda, cuenta el músico, quien confiesa que le encanta el casco histórico de Toledo, donde intentan hacer el turismo que les permite su agenda, aunque conocen, como mucha gente sabe, a más personas “de noche que de día”.

Así que, para aquellas y aquellos que son, como La Fuga, amantes del ruido, del sonido clásico, de unas letras personales con un ritmo constante, subidas y bajadas de intensidad, coros y proclamas, el grupo de Reinosa llega a la mítica sala toledana y, aunque durante unas semanas se ausentarán en la región, estarán próximamente en Albacete, Alcázar de San Juan y, finalmente (en verano) en Cuenca -otra ciudad que, como dice el guitarrista, les gusta mucho-, para encabezar el cartel del III Babylon Fest, el mejor vástago de la mítica Babylon a la que tantas veces han acudido también los cuatro de La Fuga.