José Manuel González Mujeriego

Nuevos indicios apuntan a Mota del Cuervo como el lugar de la Mancha que no desveló Cervantes

Un investigador conquense ha estudiado los mapas de la primera época de Cervantes y los ha cotejado con los satélites actuales

El investigador José Manuel González Mujeriego está convencido de que el ‘lugar de la Mancha’ que no desveló Cervantes es Mota del Cuervo (Cuenca), ya que el escritor se ofendió cuando un familiar del alcaide de Mota se negó a casarse con Andrea, hermana mayor de Miguel y madre de su sobrina predilecta.

Este investigador conquense ha estudiado los mapas de la primera época de Cervantes, antes del cambio territorial en el Campo de Montiel (Ciudad Real) que acordó Felipe II en 1575, y ha situado el ‘lugar de la Mancha’ en Mota del Cuervo.

José Manuel González Mujeriego ha explicado a Efe que cada vez tiene “más indicios” que vinculan el ‘lugar de la Mancha’ con Mota del Cuervo, como ha defendido en congresos nacionales e internacionales, entre ellos el IX Congreso Internacional de la Asociación de Cervantistas que tuvo lugar en Sao Paulo (Brasil) en julio de 2015 y en el que participó.

Su tesis también la defenderá el día 21 de este mes en la Feria Internacional de Turismo (Fitur), ya que acudirá al pabellón de Castilla-La Mancha y hablará de su libro -‘Lo que Cervantes calló’- y de sus posteriores indagaciones.

En su opinión, Cervantes no quiso acordarse del lugar de la Mancha por su mala relación con dos alcaides de Mota del Cuervo, Hernando de Ovando y Pedro Muñoz de Otálora, a quienes conocía pero de quienes no recibió los favores o el cumplimiento de promesas que esperaba.

Nicolás de Ovando, sobrino del alcaide, incumplió la promesa de matrimonio dada a Andrea de Cervantes (hermana mayor de Miguel), con quien mantuvo una relación de la que nació Constanza de Ovando y Figueroa, la sobrina preferida de Miguel de Cervantes.

El motivo de la negativa al matrimonio tuvo que ver con la diferencia social entre las familias y fue algo que incomodó de forma importante a la familia Cervantes.

El joven Nicolás de Ovando, no obstante, otorgó su apellido y una dote a la niña para evitar la denuncia de los Cervantes ya que el incumplimiento de una promesa de matrimonio podía conllevar, en aquel momento, la cárcel.

En cuanto a Pedro Muñoz de Otálora, sostiene González Mujeriego que era hijo de un alto responsable del Consejo de Indias, organismo que negó a Cervantes el paso a las Indias para ocupar un ansiado puesto de corregidor de la paz.

Cotejando los mapas que tenía Cervantes con los satélites actuales, este investigador ha establecido con precisión cual era el Campo de Montiel que conoció Cervantes ya que en la actualidad La Mancha abarca un territorio más extenso que el llamado ‘Común de la Mancha’ de la época cervantina (formado por 22 pueblos con capital en Campo de Criptana, primero, y Quintanar de la Orden, después).

Es decir, no estaban en La Mancha que conoció Cervantes localidades como Villanueva de los Infantes, Argamasilla de Alba o Alcázar de San Juan, pero sí formaban parte de aquella comarca municipios como Mota del Cuervo, El Toboso, Miguel Esteban, Pedro Muñoz, La Villa de Don Fadrique, Quintanar de la Orden y Manjavacas (hoy integrada en Mota del Cuervo).

Cervantes ya había cumplido 28 años, y había recorrido bastantes pueblos manchegos, cuando Felipe II proclamó capital del Campo de Montiel a Villanueva de los Infantes y fijó el nuevo territorio de esta comarca.

Lo que González Mujeriego defiende en su libro es que cuando Miguel de Cervantes cita al ‘antiguo y conocido Campo de Montiel’ se refiere al que había conocido durante la primera parte de su vida, y rechaza, por tanto, teorías de otros cervantistas que utilizaron mapas muy posteriores a las andanzas de Cervantes y que han llegado, en su opinión, a conclusiones desacertadas.

Este investigador alberga pocas dudas sobre que ‘el lugar de la Mancha’ que no desvela Cervantes es el mismo en ‘Don Quijote de la Mancha’ y en ‘Los trabajos de Persiles y Sigismunda’, teniendo EN cuenta, en particular, que el escritor trabajó en ambos libros al mismo tiempo.