El próximo 10 de mayo

Los Lavaderos de Rojas, en Toledo, celebra sus II Cenas Teatralizadas

Los comensales disfrutarán de una cena típica del siglo XIX, sumergiéndose en una gran experiencia

“Los Lavaderos de Rojas”, finca encargada de la organización de eventos alternativos y exclusivos en Toledo, ha tomado la alternativa en la ciudad de las tres culturas para celebrar, de manera diferente, las noches de verano.

Por ello ha creado las Cenas Teatralizadas que se desarrollan en los históricos salones de la casa-palacio, construidos en el siglo XIX. La segunda edición de esta obra se celebrará el día 10 de mayo, a partir de las 20:.30 horas.

Durante las mismas, los comensales disfrutarán de una cena típica del siglo XIX en España. Hay que recordar que los nobles de aquella época debían marcar la diferencia con la burguesía y se trajeron el ocio a casa, celebrando grandes fiestas y convites. Y ahí es donde se sumergirán con esta experiencia inigualable.

A lo largo de más de dos horas y media, los invitados disfrutarán de una recepción y cóctel con los actores y una cena exclusiva en los salones del palacio. Al mismo tiempo, la cena se complementará con una obra de teatro en el que se verá inmerso en las diferentes escenas y en la propia historia creada para la ocasión.

Una finca que se remonta al siglo XV

“Los Lavaderos” es una de las de las fincas y dehesas del entorno de Toledo. Su origen, que se remonta al siglo XV, comenzó siendo agrícola y ganadero. Perteneció a los condes de Bornos, de hecho, llegaron a ser propietarios de una buena parte de los terrenos que rodeaban la ciudad y provincia toledana.

Su nombre actual data del siglo XVIII y se debe a que fue un importante lavadero de lanas de ovejas merinas, propiedad en 1751 del corregidor de Toledo, Bernardo de Rojas, marqués de Villanueva de Duero. Dicha cabaña de ovejas merinas fue creciendo generación tras generación y llegó a alcanzar las 45.000 reses que tenían sus pastos de verano en prados de León y los de invierno en las dehesas de Extremadura.

Esta finca y la mayor parte de las dehesas toledanas pasaron después a ser propiedad de la condesa de Bornos y Villarizo (XII Condesa de Bornos) y tras su muerte en 1915, sin descendencia, se produjo la disgregación de su patrimonio.

Un espacio de cine

Uno de los secretos mejor guardados por los trabajadores de la finca son los innumerables rodajes que se han sucedido por sus hectáreas. Poco a poco, Los Lavaderos de Rojas se ha convertido en escenario “de cine”.

En 1957, por ejemplo, se fijaron en ella para grabar “Orgullo y pasión” de Stanley Kramer, ambientada en la guerra de la Independencia Española, con la presencia de actrices y actores tan importantes como Sophia Loren, Cary Grant o Frank Sinatra.

Pero de esta finca que invita a soñar, han salido de sus jardines atmósferas tan dispares que ante la pantalla aparecía como una casa-cuartel de Melilla, una magnífica y soleada tarde de Sevilla, una triste mañana en México con entierro incluido, y mucho más.

Y es que desde esta propiedad se han resuelto uno de los misterios mejor guardados para la exitosa serie de TV “Los misterios de Laura”, y se han rodado parte de capítulos tan famosos como “Velvet”; “El Ministerio del Tiempo”; “El tiempo entre costuras” y “En tiempos de guerra”, de A3.

Penélope Cruz y Miguel Bosé han posado ante las cámaras para la realización de reportajes fotográficos, y a José Luis Cuerda el palacio le ha servido para concluir “Tiempo después”, la secuela de “Amanece que no es poco”.

Poco antes, deambulaban por sus pasillos los protagonistas de “La princesa Paca”, una Tv-Movie de TVE para conmemorar el centenario de la muerte de Rubén Darío, basada en la novela de Rosa Villacastín y Manuel Francisco Reina protagonizada por Irene Escolar y Daniel Holguín.