El 30 de marzo

Teatro de Rojas de Toledo: Natalia Menéndez dirige la inquietante tragedia "Tebas Land"

Dirigida por Natalia Menéndez, tuvo cinco candidaturas a los Premios Max de 2018: Mejor Espectáculo, Obra, Dirección, Escenografía e Iluminación

Pablo Gómez-Pando y Víctor Sevilla, protagonistas de la obra.

El próximo sábado 30 de marzo (20:00 horas), dentro del XX Ciclo de Teatro Contemporáneo, el Teatro de Rojas de Toledo acoge la puesta en escena de “Tebas Land”, de Sergio Blanco, a cargo de la compañía Euroscena y dirigida por Natalia Menéndez.

“Tebas Land” que tuvo cinco candidaturas a los Premios Max del pasado año (Mejor Espectáculo, Obra, Dirección, Escenografía e Iluminación) y está interpretada por los conocidos actores Pablo Gómez-Pando y Víctor Sevilla, es una coproducción de Compañía Salvador Collado y El Pavón Teatro Kamikaze con la colaboración de la Comunidad de Madrid y el INAEM.

En palabras de su directora, la también actriz Natalia Menéndez, “Tebas Land es la tragedia más inquietante que he leído en este inicio del siglo XXI. El autor retoma el mito de Edipo y nos propone una nueva aventura. Y junto a ella, suscita el proceso artístico de la autoría teatral. ¿Cuándo se empieza a escribir o a cometer un parricidio? ¿Cuáles son los impulsos, las concomitancias, los sumarios, las imágenes que tenemos del crimen y de la escritura?”

Así, continúa Menéndez, “un dramaturgo quiere contar la historia de un parricidio de forma casi performática. Para eso, va a la cárcel a encontrárselo, a saber sus motivos, conocer su voz; quiere que el condenado se interprete a sí mismo en el teatro pero no se le permite; entonces busca a un actor. Surge el encuentro poético y terapéutico entre el autor, el parricida y el actor. Se aportarán luz, dignidad, sensualidad, ternura y humor”.

Para Menéndez “la obra revela y desvela, enlaza con los márgenes de lo decible y lo descifrable. Cuestiona el espacio y sus límites en contra de los encierros físicos y mentales. Juega con el origen y el territorio como con el baloncesto y la cancha donde se escenifica la obra. Aporta el debate ético y estético de la representación. ¿Cómo se representa el crimen, cómo se representa a un parricida, cómo innovar entre la imitación, la copia, lo falso y la verdad? Algo sucede más allá, desconocido y ambiguo. Aflora el enigma. Lo no visible cobra fuerza ya que provoca la imaginación y la creación en nosotros, como en la representación mental de la tragedia griega, como en la del deseo. Tal vez por eso -termina diciendo Menéndez- Tebas Land nos conmueva con una intensidad inusitada”.