La idea en la pelea por subir a 2ªB

2-1: la UD Socuellamos fue muy superior al Linares, que salió vivo del Paquito Jiménez

Casi todas las ocasiones claras fueron de los castellano-manchegos

La UD Socuéllamos ganó por 2-1 al Linares en un partido en el que mereció mucho más, ya que fue más equipo que el Linares y tuvo ocasiones muy claras para amplar el marcador. Los andaluces, un conjunto con mucho oficio, marcaron gracias a un gol en propia puerta de Chato (fue el 2-1). Los locales se adelantaron con tantos de Carlos García y Santi Cabeza. Tras el 2-1, llegaron más ocasiones muy claras para la UD Socuéllamos, pero no llegaron más goles. El Linares solo tuvo una oportunidad más, en el primer tiempo.
La sensación que dejó el partido fue que el equipo castellano-manchegó dejó marchar vivo al andaluz, que tirará de oficio en Linarejo.

La UD Socuéllamos fue claramente superior al Linares. Dio primero en seguida, cómo no, en jugada de estrategia, de falta muy bien sacada, un balón tenso, por Santi Cabeza, que Carlos García peinaba apenas a gol. El saque de falta era medio gol. Corría el minuto 4.

Ideal para los locales, muy fuertes defensivamente, una cualidad similar a la del Linares. Pero el resto de la primera parte siguió siendo de la UD Socuéllamos, que llevaba peligro sobre todo en jugadas de estrategia. Así, Quique Domínguez mandaba una falta al larguero (minuto 11) y Javi Bolo cazaba una estupenda volea desde su casa que el portero visitante despejaba a córner. Ocurría en el minuto 17. Eran los mejores momentos de los socuellaminos.

Por su parte, el Linares Deportivo no desmostraba mucho, solo empuje y balones colgados al área. Solo dispuso de una gran ocasión, en el minuto 36, cuando Siscu botaba una falta directa al centro de la portería pero con mucha fuerza. Ruiz Caba despejaba a córner.

Por lo demás, los enormes saques de banda de Carlos García por los locales y Bauti por los visitantes ponían el corazón en un puño en las aficiones respectivas, que llenaban hasta la saciedad un eufórico estadio Paquito Jiménez.

La segunda parte, exceptuando el primer tramo de algunas dudas locales, también fue de estos. De nuevo el peligro, tremendo, vendría a balón parado, de falta. El segundo gol socuellamino llegaría cuando un pelotazo orientado le llegó a Santi Cabeza, solo, que se presentó solo ante el meta visitante para fusilarlo por el palo corto. Pudo hacer más este, pero se esperaba el tiro cruzado. Corría el minuto 51.

2-0 y todo andaba de perlas para el Socuéllamos, pero muy poco después, en el 55, y otra vez ¡de falta!, el Linares acortaba distancias por obra de Chato en propia puerta. Siscu sacaba la falta y Rafa Payán no llegaba, pero Chato sí.

De ahí al final, solo la UD Socuéllamos llevó peligro, como Javi Bolo, de cabeza, al segundo palo, tras una falta… El balón fue repelido por el palo (minuto 60). Buendía, también de cabeza, casi lograba el tercero, y al final, en el 87, otra ¡falta! lanzada por Quique Domínguez acababa en un cabezazo de Jacinto que se fue por un pelo (minuto 87).

Al final, 2-1 y la sensación de que el Socuéllamos pudo lograr al menos dos goles más. El Linares tuvo mucho oficio y poco más. Sacó todo el petróleo del mundo y ojo para la vuelta.