Notable balance del Europeo

Un bronce y dos diplomas en cinco finales: el orgullo atlético de Castilla-La Mancha

Una medalla de bronce, la de Lucas Búa en el 4x400; dos diplomas (Irene Sánchez Escribano en 3.000 obstáculos y Paula Sevilla en 4x100) y las dos finales de "Chiqui" Pérez (9º en 10.000 y 17º en 5.000) fue la cosecha más destacada, brillante, de los atletas regionales en el Europeo de Berlín

Lucas Búa (primero por la derecha) y Manuel Guijarro (en el centro, abajo), festejando la medalla de bronce Foto - @carlosdomingo23

Eran siete entre 113. Y han representado a Castilla-La Mancha haciendo un papel muy digno. Hablamos de los siete corredores que han participado en el Europeo de Berlín, quienes han puesto a la afición en pie televisivo en este final de verano tan tórrido.

El segundo relevo de Lucas Búa en el 4x400 quedará para el mejor recuerdo

Cuatro llegaron a cinco finales: Lucas Búa en el 4×400, Irene Sanchez-Escribano en los 3.000 obstáculos, Paula Sevilla en los 4×100 y Juan Antonio “Chiqui” Pérez en 5.000 y 10.000, poniendo los pelos como escarpias a los aficionados.

Entre ellos, una vez más, un joven toledano que ya es todo un crack, un “top” -que diría Mourinho-, toda una vigorosa realidad del atletismo europeo, Lucas Búa, cuyo segundo relevo en la final de 4×400 fue, sencillamente, soberbio. Los segundos que hicieron vibrar e ilusionar a tantos españoles valen de por sí un potosí. Qué arranque el suyo, qué explosividad, desparpajo, potencia, serenidad, personalidad, control…: tremendo.

Solo la abismal pájara final de Bruno Hortelano explicó que España no se llevara un oro estratosférico. Fue la única medalla europea de un castellano-manchego, pero qué medalla. Búa, por otro lado, no tuvo posibilidades de acceder a la final de los 400 metros en solitario. Un comentarista de Teledeporte aventuró que, viendo que no podía llegar a la final en los últimos metros, se reservaría para el relevo. Por sus propios comentarios en antena, recibió críticas. Solo el toledano sabrá, pero habría sido lícito, en todo caso.

Manuel Guijarro que quedó sin correr un solo metro del 4x400

El albaceteño Manuel Guijarro fue el único de los siete componentes del “dream team” de 4×400 que no corrió en ninguna serie, pero fue uno de los primeros que festejaron la medalla de bronce, como se ve en el vídeo adjunto.

E iba de toledanos y toledanas, porque Irene Sánchez-Escribano también hizo vibrar a todos, no solo a su ya masiva parroquia, plantándose brillantemente en la final de los 3.000 metros obstáculos. No se puede calificar de otra forma una carrera en la que fue quinta, se clasificó por tiempos e hizo su mejor marca de siempre.

Ya en la final, Irene se superó, si era posible. En un final espléndido, terminó octava, se apropió del diploma y pulverizó en nada menos que seis segundos su mejor registro, logrado en la serie anterior, situándolo en 9.31.84. Acabó el Europeo como un tiro.

Compartía prueba, pero en otra serie, la ciudadrealeña (de Carrión de Calatrava) María José Pérez, que fue 11ª sin posibilidades durante toda la carrera de pasar a la final (a la que iban las cinco primeras y los cinco mejores tiempos). Invirtió un tiempo de 9:44:72, por debajo de su mínima para el Europeo, 9:43.48 (presentaba una marca sensiblemente inferior a la de Irene Sánchez-Escribano, o sea que la lógica mutua se impuso).

Otra final fue la que disputó el pequeño pero bravo Juan Antonio “Chiqui” Pérez (Carrión de Calatrava, Ciudad Real) quien acabó el 17º en una final de 5.000 dominada por un joven impresionante, I. Ingebrigtsen. El de Carrión de Calatrava invirtió un registro de 13:37.07, lejos de los 13.28.30 con que llegó a la final de esta prueba.

Chiqui Pérez fue "top ten" en los 10.000

Mejor fue su final en los 10.000 metros, en la que fue noveno, “top-ten”. Tiró en las primeras vueltas y fue capaz de aguantar al final. Forzó una carrera rápida y le fue bien. Firmó un tiempo de 28:31:31. Fue la carrera en la que Mechaal quedó cuarto, a un paso de la medalla.

Por su parte, la solanera Paula Sevilla fue sexta en su serie de los 200 metros, quedándose sin final individual. Hizo un tiempo de 23:91. De haber corrido sobre el tiempo con el que acudió a su serie (23:91) se habría clasificado por tiempos. Ganó la alemana Müller con un tiempo de 23:06.

Pero tenía reservada a la afición castellanomanchega una alegría enorme: Fue octava y diploma en la final de 4 x 100, con 43.38, la segunda mejor marca española de todos los tiempos, a solo siete centésimas del récord de España. La acompañaron Maribel Pérez, Estela García y Cristina Lara.

El relevo femenino, en el que corrió Herminia Parra, fue sexto en su serie y se quedó sin final

En cuanto a la también solanera Herminia Parra, uno de los relevos en el 4×400. España quedó sexta con un tiempo de 3:33:18. Pasaban a la final las tres primeras selecciones de la serie y los tres mejores tiempos entre las dos semifinales.

El equipo español estuvo conformado por Laura Bueno (que hizo un gran relevo), Herminia Parra, Carmen Sánchez y Auri Bokesa.