ENCLM

El Bidasoa-Irún frenó al Quabit Guadalajara, que no perdía desde hacía nueve jornadas

El Quabit cayó en la cancha del Bidasoa Irún

Tenía razón César Montes, técnico del Quabit, en no fiarse de un equipo que no atravesaba un buen momento por los últimos resultados, pero que frente al tercero de Asobal, echó el resto

El Bidasoa-Irun rompió dos rachas con el 31-28, la suya propia de cuatro derrotas consecutivas y la del Quabit Guadalajara, que llevaba nueve partidos sin perder, con ocho victorias y un empate.

El Bidasoa-Irun está pecando de irregularidad esta temporada, como demuestra su derrota en la pista del colista la semana pasada, y llegaba al partido contra el tercer clasificado con cuatro derrotas consecutivas, pero esta vez le tocaba dar su mejor imagen. Solo así se entiende que plantara cara a uno de los equipos más en forma de la competición.

Salvo el 1-3, el marcador siempre mostró rentas mínimas o empates en todo el primer tiempo, en el que sobresalió Hombrados con diez paradas, dos de ellas de penalti y otras dos a claros contraataques. El Bidasoa-Irun lamentó esos cuatro fallos graves dentro de un primer tiempo sensacional.

A pesar de la derrota, el Quabit sigue tercero, empatado con Anaitasuna y Ademar

Tras el comentado 1-3, Kauldi tuvo unos minutos de gloria y ya llevaba cuatro goles (de cuatro lanzamientos en jugada) en el 6-6. La defensa amarilla mostraba también buen nivel pero no tanto la portería, que no se estrenó hasta el minuto doce. Ledo se sumó después al buen hacer de sus compañeros y acabó el primer tiempo con seis paradas.

Después de ir siempre por detrás en el primer cuarto de hora, con los goles de Renaud y Muiña llegó la primera ventaja local, 8-7, y Márquez se puso las pilas y tiró del carro alcarreño, marcando los tres últimos goles de su equipo antes del descanso. Pese a ello, se llegó al mismo con ventaja amarilla, 14-13, con gol de Kauldi casi sobre la bocina.

Toda la igualdad del primer tiempo desapareció en la reanudación. El Bidasoa-Irun se esmeró más en defensa y así consiguió un parcial de 4-0 para ponerse 19-14 en el marcador, motivando un tiempo muerto visitante. También el entrenador visitante entendió que por la defensa podían venir los beneficios y mandó un 5-1 (a veces 4-2 o 3-2-1) que trabó mucho el ataque bidasotarra.

Del 19-14 se pasó al 21-21, parcial de 2-7 con solo dos goles locales en diez minutos. Pero el Bidasoa-Irun estaba con ganas de más y salió de ese bache con un nuevo parcial, esta vez de 5-0 para colocarse en 26-21 a falta de poco más de diez minutos. No estaba sentenciado, pero si encaminado el triunfo de los irundarras, que se manejaron bien en el tramo final del partido, consiguiendo una victoria inesperada y que le da tranquilidad en la clasificación.

Ficha técnica

31 – Bidasoa-Irun (14+17): Ledo (p), Aldaba, Kauldi (8), Renaud (4), Salinas (2), Popovic (1), Redondo -siete inicial-, Zubiria (ps), Cavero, Vázquez (2), Crowley (1), Beltza, Nonó (3), Serrano (5), Muiña (2) y Lancina (3).

28 – Quabit Guadalajara (13+15): Hombrados (p), Mellado (4), Márquez (7, 2 p.), Vidal (1), Vigo (1), Moyá (3), García (5) -siete inicial-, Eceolaza (ps), Parra (2), Benedito (1), Montoya (3, 2 p.), Sanz, Bozalongo, Fuentes y Vallés (1).

Marcador cada cinco minutos: 3-4, 5-5, 8-7, 9-10, 13-13, 14-13 (descanso); 18-14, 19-18, 21-21, 26-22, 28-25 y 31-28 (final)

Árbitros: Andrés Peñaranda y José Antonio Yagüe. Excluyeron a los locales Redondo (dos veces) y a los visitantes Márquez (dos veces),

Incidencias: 2.000 espectadores en el polideportivo Artaleku.