Valoroó "muy positivamente" la temporada

Beatriz Laparra: "Pude ganar el Mundial si hubiese sacrificado alguna prueba no importante"

Reconoce que una temporada tan intensa, en la que compitió todos los fines de semana, le hizo llegar al tramo final algo cansada psicológicamente, pero califica la temporada de "increíble" y espera que en la próxima le vaya "la mitad de bien" que en esta

Beatriz Laparra, como Nadal, siempre mordiendo metales

Pude ganar el Mundial“. Esto dijo la tiradora almanseña Beatriz Laparra después de lograr dos nuevos hitos en su carrera deportiva, el segundo puesto en el Mundial y la conquista de la Copa del Mundo.

La reflexión de Beatriz Laparra

Se refiere a que quizá disputar alguna prueba no importante de más a lo largo de una temporada demasiado exigente le hizo llegar algo cansada psicológicamente al tramo decisivo de la misma. Piensa corregirse en el próximo ejercicio.

A pesar de todo ello, hace un “balance muy positivo” de la temporada, a la que califica de “increíble”, y es que admite que resulta muy difícil mantener la regularidad dado el nivel alto y cada más exigente de sus competidoras. “Ojalá la temporada que viene salga todo la mitad que bien que en esta”, añadió.

De cara a la nueva temporada, va a empezar a entrenar pronto, en octubre, como la pasada campaña, cuando todo fue tan bien, aunque con la vista puesta en sacrificar alguna competición salvable de aquí a cuando empiece “lo gordo”, en febrero (Copa de España, Gran Prix.

Beatriz Laparra, de 37 años, empezó a practicar el tiro a los ocho, y a competir a los 11

Beatriz Laparra, de 37 años, empezó a practicar el tiro a los ocho, y a competir a los 11. La vena le viene de familia. Su padre regenta una armería en Almansa, el mismo que le empezó a enseñar “todo lo que sabía”. El resto del aprendizaje llegó tras sus experiencias en la Selección y al competir con grandes tiradoras. Actualmente sigue trabajando en la armería familiar. Siempre se ha sentido muy arropada por la familia. Y en su carrera admite que la dedicación y la abnegación de su padre, que la acompañaba a todas partes, fue fundamental.

Hija Predilecta de Almansa desde 2015, obtuvo en 2018 una beca de 4.000 euros de la Junta de Castilla-La Mancha, la misma que recibirá este año. Entre esta cantidad y algunas aportaciones del Ayuntamiento almanseño, su club (la Sociedad de Tiro Olímpico y Pichón de Almansa) y los patrocinadores, obtiene “casi” lo suficiente para competir.