En el último suspiro

3-2: Hermoso triunfo del Talavera, un equipo corajudo, que intenta jugar en un campo pésimo

Los de Fran Alcoy volvieron a mostrar las hechuras de juego de pasadas temporadas pero con mayor fragilidad defensiva, que a punto estuvo de costarle dos puntos

Lance del partido entre el Talavera y el Granada B

El Talavera empezó el partido contra el Recreativo Granada con buenas maneras, con buenas hechuras, a la manera que le ha hecho confirmarse, con gran mérito, en la categoría: tocando, abriendo por las bandas, jugando con verticalidad y rapidez a pesar del lamentable estado del césped del Prado, cada vez peor, impropio de la categoría.

El fútbol es más lógico de lo que parece y el gol era cuestión de tiempo. Así, Zamorano hizo lo que parecía un chut que le quedó muerto a un solitario Samu Corral, que marcaba con un tiro ajustado al palo. Corría el minuto 23.

Pero el Recreativo Granada no le perdió la cara al partido. Precisamente fue el tanto local lo que le hizo reaccionar. De esta manera, un despeje de San José llegó a las botas de Rui Pedro, en la frontal del área, que voleó de manera muy meritoria, pegadamente al palo “largo”. Gol. Faltaban poco menos de 20 minutos para el final de la primera parte.

La igualada hizo crecer al Recreativo Granada  y dudar al Talavera, que cedió algo el balón. Al descanso se llegó con tablas.

Ya en la segunda parte, en el minuto 49, una jugada de ataque por la banda izquierda del Granada llegó a la cabeza de Cayo, que la peinó hacia atrás para que Seban la volease a la red, en un remate parecido al primer gol de su equipo.

Pero qué mérito tiene el Talavera, un equipo guerrero, concienzudo, enérgico

Pero qué mérito tiene el Talavera, un equipo guerreo, concienzudo, enérgico. Su jugada del 2-2 fue una nueva muestra de bien fútbol. Circulación saneada de balón, este llegaba a la banda, casi a la línea de fondo para que Vidal le diera una rosca muy alta pero medida para que Oca enchufase a la primera con la zurda, acariciando el balón al palo “largo”, regalando un hermoso remate que decía todo de su calidad. 2-2 y las espadas por todo lo alto.

Al final llegó al arreón final del Talavera, que le puso más ganas, físico y corazón que el Recreativo Granada, que se conformaba con el empate, con creces. Y el equipo de Fran Alcoy, contra todo, el mal campo, la floja entrada… logró la victoria en un extraño remate casi de espaldas de Cidoncha, quien hizo un escorzo para llevar el balón a la escuadra. Gol y final del partido. El gol soñado por todo jugador.