Excampeón de Europa y finalista olímpico

Ricardo de Pedraza, corredor talaverano ciego: Derecho y con el mejor guía a los Juegos

Una casualidad del destino y la ayuda de unos amigos le han facilitado como guía a Brandon Medeiros, que ayuda a figuras como Alessandra Aguilar y Juan Carlos Higuero

El corredor ciego talaverano Ricardo de Pedraza está pletórico. Andaba buscando un guía que le ayudase a buscar la mínima en 1.500 para los Juegos y, por un semi-azar del destino, ha logrado uno de lujo: el estadounidense Brendan Medeiros, guía de corredores insignes como Alessandra Aguilar y Juan Carlos Higuero, en Madrid, todos en el grupo del entrenador nacional Antonio Serrano.

SI NO PUEDE HACER LAS FOTOS, PINCHE AQUÍ

De Pedraza quiere hacerlo esta vez todo bien. Todo. Y tiene al mejor guía. Primeramente hizo el intento de los Juegos en el maratón. Todo iba de perlas hasta que se rompió. Tras el Maratón de Sevilla se enteró de que no iba a haber esta prueba en Río, así que bajó a los 5.000, pero volvió a lesionarse, reconociendo que se precipitó en la preparación, ya que quiso correr muy deprisa sin estar bien muscularmente.

Después del verano su gran asunto fue la búsqueda de guía; en ese momento intervino el semi-azar: Una compañera de su amiga Yolanda que había corrido de pequeña en el club Linze de Parla, tiene un hermano, Óscar, gran atleta que reside en Argentina. Este, desde aquel país, contactó con Víctor García, campeón de España en 3.000 obstáculos y bronce en un Europeo en los 3.000 metros, quien habló con el atleta norteamericano Brendan Medeiros, liebre en el CAR (Centro de Alto Rendimiento) de Madrid de las figuras atléticas más arriba indicadas, que le va a hacer a De Pedraza de liebre y guía a la vez.

El corredor talaverano, excampeón de Europa en 5.000 metros y finalista olímpico en esta distancia en 2012, debe hacer 4:16 para ir a Río. Es optimista, ya que hace unos años logró la marca de 4:26 sin preparación alguna. Por fin ha elegido los 1.500 en vez de los 5.000 porque él es muy rápido en los finales, no en vano sus triunfos en 5.000 se debieron en gran medida a sus finales explosivos.

CON BRENDAN, ENCANTADO

Con Brendan está encantado: “Me sabe leer muy bien, me corrige en carrera y en todos los trances, controla mis ejercicios de rehablitación, ¡me ha tocado la lotería con él!”, afirma.

Esta vez quiere que su madurez le lleve a hacerlo mejor incluso que en los Juegos de 2012, adonde no llegó en buenas condiciones físicas pero también pecó de cierta inexperiencia.

En cuanto a las pruebas que le quedan hasta que los Europeos de junio dictan sentencia definitiva, De Pedraza enumera: el Control del 12 de marzo en Alfaz del Pi (Alicante); un mitin en abril; y el Campeonato de España en mayo, mes que le incluye los mítines internacionales de Hospitalet y Basauri (en ambas pruebas va a por las medallas). Además, al talaverano le queda una prueba más por determinar.

El atleta talaverano se está dedicando a tope a buscar la mínima olímpica. La única pega que le pone a este periodo de preparación es la económica, víctima como ha sido de las lesiones de 2015 que le han impedido seguir cobrando la beca CLAMO (como les ha ocurrido a otros compañeros), 4.000 euros que le venían “muy bien”, reconoce.

De Pedraza (izquierda) y Brendan Medeiros, el día del Cross Espada Toledana.