Poca cosecha asegurada

La sequía hará estragos en Castilla-La Mancha: se perderá el 60 por 100 de cereal, según Asaja

Poca cosecha asegurada y larga falta de lluvias son una combinación fatal si a ello se suma la sequía que azota especialmente a las dos Castillas

Campo de cereal (foto compartida por Asaja)

Asaja estima que la cosecha de cereales de invierno caerá este año un 49 % -aunque en Castilla-La Mancha la bajada podrá ser de hasta el 60 o 70 %- y se situará en apenas 9,92 millones de toneladas, ante la peor sequía de las últimas décadas, lo que provocará fuertes pérdidas a los agricultores.

La sequía, más dura con Castilla-La Mancha y Castilla y León 

El presidente de la sectorial de cereales de la organización agraria Asaja, Manuel Vázquez, ha asegurado en rueda de prensa que algunas zonas de España -Castilla y León y Castilla-La Mancha, sobre todo- tendrán mayores descensos de cosechas aún, -entre un 60 y un 70 %- debido a la que será, en buena parte del país, la peor sequía de los últimos 25 años.

Sin embargo, ha detallado Vázquez, en Andalucía será “un año relativamente normal”, aunque con resultados dispares en función de cada zona; y ha augurado “una calidad especialmente buena”.

Las pérdidas serán cuantiosas en España porque muchos agricultores sólo recibirán la mitad de los ingresos, en el mejor de los casos, y en muchos otros no percibirán nada.

De los 5,9 millones de hectáreas apenas 2,35 millones tienen seguro
Mientras tanto, el grado de aseguramiento es muy bajo: de los 5,9 millones de hectáreas apenas 2,35 millones tienen seguro, pues a su juicio estas líneas son “poco incentivadoras” para los agricultores.

Según Vázquez, de los 9,92 millones de toneladas de cereal previstos para esta campaña, 3,06 millones serán de trigo blando (-56 %); 4,9 millones, de cebada (-47 %); 1 millón, de trigo duro (-3 %); 0,55 millones, de avena (-51 %); 0,11 millones, de centeno (-72 %) y 0,3 millones serán de triticale (-40 %).

Las cifras de Asaja rebajan aún más las expectativas de producción de cereal calculadas hasta la fecha por Cooperativas Agro-alimentarias (12,01 millones de toneladas) y los comerciantes de Accoe (13,31 millones).

1,9 millones para Castilla-La Mancha

Por comunidades autónomas, la organización agraria calcula 0,3 millones de toneladas de cereal para Extremadura; 2,1 millones para Castilla y León; 1,9 millones para Aragón; 0,65 millones para Navarra; 0,88 millones para Cataluña; 1,9 millones para Castilla-La Mancha; 2 millones para Andalucía y 0,19 millones para el resto.

Sobre los precios, Vázquez ha indicado que, a pesar de la situación de escasez, no se han movido prácticamente de los niveles de mayo, por lo que confía en que pueda cambiar la situación.

El representante de cereal de Asaja en el COPA-Cogeca, Pedro Gallardo, ha incidido en que la sequía ha impactado en la Península Ibérica, parte de Francia, Reino Unido y Europa del Este, lo que dejará “una importante reducción” de la cosecha de trigo y cebada en Europa, mientras se abren incertidumbres también para el maíz.

Gallardo ha recordado que varios países del centro y norte europeos sufrieron bajas temperaturas que también incidirán en que se haya una menor cosecha de cereal.

Ha reconocido que España tendrá que realizar fuertes importaciones de maíz (de Ucrania y países del Este), soja (desde América del Sur y EEUU) y de trigo para abastecer el consumo, que se sitúa en unos 35 millones de toneladas, de media, cada año.

España debe importar entre 15 y 17 millones de toneladas cada ejercicio, según Gallardo, quien ha hecho hincapié en que las previsiones mundiales del USDA refieren producciones de trigo estables, sobre 740 millones de toneladas y stocks de 260 millones de toneladas.

Prácticamente, la mitad de estos stocks están en poder de China, país que está haciendo acopio de este cereal, ha asegurado.

Por su parte, el experto en cultivos extensivos de Syngenta, Juan Fernández, ha abogado por incrementar el uso de semilla certificada en cereales porque en su opinión mejora los rendimientos y permite luchar contra plagas y enfermedades.

En este sentido, Fernández ha valorado los avances porque el uso de este tipo de semillas certificadas tiene una cuota de penetración del 32 %, cuando hace algunos años no pasaba del 20 %, y se acerca a la media comunitaria que ronda el 50-55 %.