Informe de ATA

CLM, la comunidad con menos empleo autónomo femenino

Castilla-La Mancha es la autonomía donde menor peso tienen las mujeres en este sector, frente a regiones del norte de España como Galicia o Asturias, según datos de RETA

Galicia y Asturias son las comunidades donde el empleo autónomo femenino tiene mayor peso y supera la barrera del 41 por 100 del total de autónomos, seis puntos más que la media nacional, mientras que Castilla-La Mancha es la autonomía donde menor peso tienen las mujeres en este sector.

Esos son algunos de los datos del informe elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) con motivo del Día de la Mujer, que señala que en España ya hay 1.126.687 autónomas, más que antes de la crisis y que suponen el 35,3 por 100 del total del colectivo.

Según ATA, el número de autónomas subió el año pasado el 1,1 por 100 en comparación con el año 2015, con Canarias a la cabeza de este crecimiento, el 3 por 100.

En el lado opuesto, Galicia perdió al 1,4 por 100 de sus autónomas en 2016, en total 1.287 mujeres, frente al descenso del 0,3 por ciento de los varones.

Durante 2016 se ha dividido casi a partes iguales entre hombres y mujeres el crecimiento de autónomos en España: 13.114 varones más y 12.365 mujeres, que suman los 25.479 trabajadores por cuenta propia que se adhirieron al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) el año pasado.

Frente al aumento medio nacional del 0,8 por 100, no todas las comunidades siguieron esta línea positiva: Castilla y León lideró la pérdida de autónomos a nivel nacional y todas sus provincias tuvieron menos trabajadores por cuenta propia excepto Ávila, que se mantuvo igual que en diciembre 2015.

Otras siete autonomías también vieron mermar el número de autónomos: Galicia, Asturias, Extremadura, País Vasco, Aragón, Cantabria y La Rioja.

Sin embargo, al diferenciar entre hombres y mujeres, no todas las comunidades que vieron descender su número de trabajadores autónomos pierden en ambos géneros.

Eso, por ejemplo, es lo que ocurre en Aragón, que baja un 0,7 por 100 en autónomos varones y mantiene el número de autónomas, o en Cantabria y La Rioja, que descienden en hombres pero suman un 0,2 por 100 de mujeres en un año.

Castilla-La Mancha cerró 2016 en positivo por el empuje de las autónomas ya que los autónomos varones bajaron en un 0,1 por 100 en su territorio, mientras que las mujeres sumaron 192 autónomas al RETA, un incremento del 0,4 por 100.