ENCLM por la igualdad

De ser "la rubia" a presidenta de los concesionarios Volvo en España, una mujer en un mundo de testosterona

Es Pilar Fernández Gil. Y es de Talavera, lo que lleva a gala. Una mujer que manda en un sector masculinizado. Su trabajo, tuvo que quedarse de forma obligada en el negocio familiar y así nos lo cuenta en primera persona, ha sido impecable y se lo han reconocido una y otra vez. Se ha ganado el respeto de la gente y en Volvo, la empresa de la que es gerente y directora del concesionario para Toledo, Cáceres y Badajoz, además de presidenta de la Asociación de Concesionarios de la marca en España, aprecian lo bien que está amueblada su cabeza. Lean, porque su historia no tiene desperdicio… Y atentos, porque lo que viene a continuación no les va a dejar indiferentes…

PIlar Fernández Gil, una mujer en un sector lleno de hombres. Ella ha llegado a lo más alto y su trayectoria empresarial ha sido reconocida en diversas ocasiones, la última durante el Día Internacional de la Mujer.

Ojo a estas frases:

“Tengo el respeto de mi gente y fui contundente con quien he tenido que retirar de mi vida, pero no he dejado cadáveres en el camino”.

“Sí, tengo mucho carácter. Un día, un amigo me dijo que puedo mandar a alguien a tomar por culo pero parece que le estoy leyendo el catecismo”.

“Nunca he renunciado a mi esencia. Antes había hombres que venían y daban un puñetazo en la mesa, ahora ya no…”.

En un camino lleno de empinadas cuestas y empedrados…

A Pilar Fernández Gil no le ha resultado nada fácil el camino lleno de curvas que ha recorrido a velocidad de vértigo. Incluidas las empinadas cuestas y los empedrados del día a día. Porque si “ser mujer” ya de por sí es complicado, pues imaginen en un mundo laboral, el suyo, que está lleno de testosterona. Ella, talaverana de nacimiento y vocación (ser talaverano tampoco es fácil en los tiempos que corren), es gerente y directora del concesionario Volvo Group Spain Truck and Bus para Toledo, Cáceres y Badajoz. ¿Se lo imaginan?

Pues se lo resumo en una frase que van a entender rápidamente: “De ser la rubia pasé a que me dijeran lo que diga mi presidenta”. Porque Pilar también es presidenta de la Asociación de Concesionarios Volvo en España, la única mujer gerente en este sector en España y en Europa. Presidenta elegida por unanimidad y a la tercera vez que sus compañeros lo intentaron, “porque rechacé la propuesta en dos ocasiones”.

Pero vayamos al principio de su historia… Contada por ella misma a encastillalamancha.es.

Volvo siempre había estado presente en su vida y no tuvo más remedio que…

“Cuando terminé COU y Selectividad yo no quería quedarme en el negocio familiar, que era el taller de coches Volvo en Talavera. Había sacado matrícula de honor de nota final y lo que deseaba era irme a estudiar fuera, pero mis padres me dijeron que tenía que estar allí y no me quedó otro remedio. Aunque peleé con todas mis ganas para irme, no pude. Claro -y lo dice con todo el cariño del mundo- que se lo he recordado a mis padres más de una vez, pero siempre he pensado, cuando vuelvo la vista atrás, que probablemente y pensándolo ahora no me hubiera quedado en la empresa familiar…”.

Se licenció en Derecho por la UNED y conoció a su marido, Quique, “nos enamoramos, me casé con 27 años y siempre ha sido un apoyo constante”. Había pasado ya un tiempo desde que tuvo que asumir quedarse donde en principio no quería, “pero el trabajo ya me había hecho muy autónoma. Tuve dos hijas, Pilar y María (21 y 18 años), que son geniales, un regalo de la vida, para ellas soy un referente de tirar para adelante… A quienes siempre las he inculcado que salieran fuera, que viajaran. A ellas no les va a pasar lo que a mí, que peleé con todas mis fuerzas para irme y no pude”, pero compaginar trabajo y familia no le ha resultado nada fácil e incluso en ocasiones se ha sentido culpable de no estar todo el tiempo que le hubiera gustado con ellas.

Regresemos de nuevo a sus inicios en el taller… Y como la vida te lleva por caminos que en ocasiones uno no elige, ya que tenía que quedarse en la empresa familiar, “me apunté a toda la formación que daba Volvo, incluido un Máster en Suecia relacionado con la gestión de concesionarios, y empecé a ver que el negocio se podía llevar de otra manera”.

Los muros de la masculinidad provocaron que…

Pero he ahí que aún tenía que toparse con otro de los muros de la masculinidad. Porque el negocio, que llevaban dos familias, pasó a los hijos, y los padres decidieron que la gerencia sería para el hijo de una de las familias y la dirección de postventas para el hijo de la otra . Pilar se quedad fuera de ese reparto, “ni siquiera tuve la posibilidad de presentar mi candidatura”.

Circunstancias de la vida hicieron que su hermano abandonara la dirección de postventa y la asumiera ella. Primer paso en un cambio decisivo en el negocio, puesto que fue a partir de ese momento “cuando decidí dar el salto: propuse que me quedaba con la gerencia del negocio y que había que expandirse y abrir en Extremadura. Incluso la propia familia del entonces gerente me apoyó”.

Su siguiente paso era presentarse en sociedad. O, lo que es lo mismo, que en Volvo la conocieran. Pero ya en las altas esferas… ¿Lo dudaban a estas alturas de su película?

“Me dijeron que tenía tanto el respeto de Volvo como del consejero delegado”

Y, efectivamente, así lo hizo, “llegué a Volvo y los presenté mi proyecto, que era un cambio de modelo, y además protagonizado, por primera vez, por una mujer”. De hecho, ella misma comunicó que si no pensaban que lo podía hacer bien, renunciaba para no perjudicar a la marca, “pero me dijeron que tenía tanto el respeto de Volvo como el del consejero delegado”.

Sí, el camino ha sido, en ocasiones, interminable y el resultado “muy bueno, pero te aseguro que también largo y muy trabajado. Quizás lo más importante es que nunca he renunciado a mi esencia”.

Ahora, de ella, en el negocio que gerencia, hay 42 familias que dependen de ella. Siempre ha buscado mujeres para que entren a formar parte de su equipo, como por ejemplo su hermana. Pero en el sector de la automoción no es fácil encontrarlas y la presencia femenina es aún mínima”.

La formación de Pilar no ha parado desde que comenzó estudiar en el colegio Compañía de María, en Talavera. Luego pasó por los Hermanos Maristas, con notas brillantes, y se licenció en Derecho. Y ojo, porque su carácter reivindicativo la llevó a ser una de las fundadoras y portavoz de la Plataforma Vivimos Talavera, quienes luchan por conseguir sacar a Talavera de la situación en la que se encuentra; siendo además, entre 2017 y 2018, portavoz y miembros de la Mesa por Talavera.

“No he perdido mi esencia, he podido gestionar y negociar con un estilo diferenciado”

Ella misma no duda en repetir a todo el mundo que la quiera escuchar que ser mujer en un mundo laboral, el suyo, lleno de masculinidad, “no ha significado perder mi esencia, ya que he podido gestionar y negociar con un estilo diferenciado, y he obtenido excelentes resultados”.

Su último logro, ser reconocida por el Gobierno de Castilla-La Mancha con motivo del Día Internacional de la Mujer en el acto que se celebró el Guadalajara el jueves 7 por ser un referente para las mujeres en el sector empresarial y un ejemplo de cómo el talento femenino deber ser reconocido en puestos directivos y de gerencia”.

Ah… Por cierto, también se ha puesto al volante de un camión en un circuito de pruebas. Una todoterreno, sí…

Acto_Dia_Mujer
Pilar Fernández (segunda por la izquierda), junto a las consejeras de Fomento, Tita García Élez; la de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco; y la de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, durante la entrega de los galardones del Día Internacional de la Mujer.
ENCLM por la igualdad
ENCLM por la igualdad.