El sindicato quiere erradicar las prácticas de este tipo

CCOO pide que se "acaben los abusos" de Alejandro de Miguel ante el "miedo" de sus trabajadoras

Los responsables de Mujer, Industria y CCOO provincial de Toledo han ofrecido una rueda de prensa para contextualizar el caso de Alejandro de Miguel, tras las denuncias interpuestas al modisto y el informe de la Inspección de Trabajo que constata una serie de prácticas irregulares

Rueda de prensa en la sede de CCOO Toledo. Foto - David Revenga

Comisiones Obreras ha entendido que el “miedo” atenaza a las trabajadoras del ‘Grupo de Confección Cadenas SL’, propiedad del modisto Alejandro de Miguel y de su familia, para no denunciar abuso laboral con pagos irregulares tras la denuncia de Inspección de Trabajo y que ha propiciado que la Fiscalía haya abierto dos actas.

Así lo ha considerado en rueda de prensa la secretaria regional de Mujer de CCOO-Industria y responsable de Industria-Textil de CCOO-Industria Toledo, María Jesús Fernández, que ha asegurado que las trabajadoras “tienen más miedo que vergüenza al devolver un dinero que era suyo” y no sumarse a la compañera que fue despedida por negarse a devolver ese dinero que le adeudó la empresa, pero con la obligación de devolverlo a renglón seguido.

Un proceso que empezó a finales de 2016

Fernández ha detallado los pasos del proceso, que se remontan a noviembre de 2016 y que Inspección de Trabajo denunció el 19 de diciembre, una vez constatadas todas las reclamaciones interpuestas por CCOO, como también han certificado en la comparecencia el secretario regional de CCOO-Industria, Ángel León, y el secretario general de CCOO Toledo, José Luis Arroyo.

Inspección obligó al modisto a pagar una serie de cantidades no abonadas a las 14 empleadas, de entre unos 3.500 euros y hasta 4.600 euros, por irregularidades contables en sus nóminas. La empresa cumplió con el mandato, pero a renglón seguido esas cantidades fueran devueltas de inmediato, según ha constatado Inspección de Trabajo, por todas las trabajadoras salvo una que fue despedida por negarse a reingresar el dinero, pese a las “amenazas y coacciones” de los responsables de la firma textil, y que fueron grabadas por la afectada.

Segunda denuncia en agosto de 2017

Ello supuso, ha recordado María Jesús Fernández, una segunda denuncia, el 21 de agosto de 2017, que ha supuesto la intervención de la Fiscalía para estudiar presuntas irregularidades y “fraude” contable, según ha ampliado José Luis Arroyo, quien ha denunciado que “no es la primera vez” que la empresa del afamado modista se ha visto envuelto en abusos laborales e impagos a sus trabajadoras.

Arroyo ha valorado el paso dado por la Inspección de Trabajo a la Fiscalía toda vez que podría pedir una pena que sería de entre seis meses y seis años que “se vería agravada por la coacción y miedo que se impone a las trabajadoras”.

Por ello, ha pedido que se acabe “con los abusos” del modisto, que ha corroborado Ángel León, quien ha pedido “erradicar” estas irregulares prácticas laborales y, encima, “intimidatorias” que ha confirmado la Inspección de Trabajo a la Fiscalía.

“Los datos bancarios ratifican la denuncia”

León, que ha confirmado que las datos bancarios ratifican la denuncia de CCOO, de embolso de los pagos exigidos por la Inspección y a continuación las consiguientes devoluciones de las trabajadoras a la empresa, que obran en poder de la Fiscalía, ha asegurado que pedirán a la Junta que retire al modista la placa al Mérito Regional que le concedió el año pasado, en el Día de Castilla-La Mancha.

“Nosotros ya conocíamos este tipo de prácticas abusivas cuando se le concedió el premio, pero no hemos querido decir nada hasta que se han podido constatar con pruebas y pediremos al Ejecutivo regional que le retire la placa”, ha concluido León.