Galardón Empresarial de Fedeto 2016

Javier Carmona y su receta del éxito en Proincar: ser responsables con los clientes e involucrar a todos

La empresa cuenta con una cartera de clientes que va desde los principales operadores nacionales del sector petroquímico (como Cepsa o Repsol) hasta internacionales en Suecia, Francia o Italia

Javier Carmona es el director gerente de Proincar y ha sido galardonado, por su trayectoria empresarial, en los premios de Fedeto 2016. Carmona cuenta para encastillalamancha.es que la receta del éxito empresarial “es creer en lo que uno hace y en sus posibilidades, trabajar mucho y ser muy responsable con el servicio que se le presta a los clientes”. La imagen de los empresarios en ocasiones no es la mejor y piensa que esto se solventaría “si los empresarios hacemos partícipes a nuestra gente sobre el proyecto”.

Javier Carmona, director gerente de Proyectos Industriales Carmona S.L. (Proincar).

Proincar es una empresa que lleva asentada desde 2006 en el polígono de Casa Rubios del Monte (Toledo), pero en realidad la trayectoria en el sector de la calderería industrial ya casi alcanza el medio siglo.

La segunda generación liderada por Javier Carmona comenzó su andadura en la localidad toledana, después de haberse separado de una empresa más grande con la que, tanto él como su padre, habían estado trabajando anteriormente. Querían hacer las cosas de diferente forma y no les ha ido nada mal.

Con la idea de prestar “un servicio más completo a sus clientes”, cambiaron su forma de trabajar involucrándose más con sus clientes no solo proporcionándoles “la fabricación de los productos, sino que aportamos el servicio técnico”, explica Carmona.

Ahora Javier va a ser reconocido en la XX edición de los Galardones Empresariales de Fedeto que se entregan el 26 de noviembre. Su carrera empresarial no ha pasado desapercibida para los organizadores y será premiado en la categoría de trayectoria de menos de 10 años.

En su vida empresarial, no solo han mejorado el servicio a sus clientes, sino que desde el 2012, Proincar dio el salto al exterior con la ayuda de Fedeto y del Instituto de Promoción Exterior de Castilla-La Mancha (IPEX). Ahora ya cuentan con una cartera de clientes en Suecia, Francia, Italia o Marruecos.

Empezamos con cuatro trabajadores en el taller de fabricación y en estos años hemos ido aumentando nuestras capacidades productivas”. El aumento ha sido exponencial y sus instalaciones tienen “5.000 metros cuadrados de talleres más otros 3.000 de exteriores” y la plantilla actual está formada por 30 personas.

Pero la ilusión de este proyecto no cesa y Proincar tiene “ganas de seguir creciendo y con buenas perspectivas de futuro”, porque es capaz de dar “una amplia variedad de servicios que es lo que demandaban nuestros clientes”.

ILUSIÓN, CAPACIDAD DE TRABAJO Y SER MUY RESPONSABLE CON LOS CLIENTES, RECETA DEL ÉXITO

Carmona desvela para encastillalamancha.es cuál cree que es receta para el éxito empresarial: “Tener mucha ilusión en lo se que hace”. Aunque como solo de ilusión no se vive, también “hay que tener capacidad de trabajo y de sacrificio porque esto es una empresa familiar y uno tiene que saber hacer prácticamente de todo”. Explica que la llave maestra para triunfar es “creer en lo que uno hace y en sus posibilidades, trabajar mucho y ser muy responsable con el servicio que se le presta a sus clientes”.

EL CONSEJO A LOS EMPRENDEDORES Y SU OPINÓN SOBRE LOS EMPRESARIOS

“Cualquier persona que se decida a dar el paso a crear una pequeña empresa, lo que tiene que estar es muy seguro de sí mismo para saber exponer todas sus capacidades de cara a futuros clientes”, ese es el consejo que lanza Carmona para los emprendedores. Además piensa que no hay que rendirse, sino que hay que “trabajar mucho, con mucho esfuerzo y en la medida de lo posible, dependiendo de las capacidades de cada uno, tirar para adelante porque en este país se hacen las cosas bien y nos tenemos que hacer valer fuera”.

“Vivimos una época un poco convulsa, sobre todo en asuntos políticos y quizás la crisis ha hecho pensar que el mal hacer de los bancos es quizás culpa de los empresarios”, así comienza a explicar Carmona el porqué de la mala imagen que a veces tienen los empresarios en parte de la sociedad, pero no cree que sea una imagen que comparta toda el mundo y no todos los empresarios son iguales, por ello pone un ejemplo: “Nuestros propios trabajadores no solo no comparten esa opinión, sino que al contrario, la gente si tú eres cercano a ellos, se involucran en el proyecto y esto es como un barco, hay que remar todos en la misma dirección”.