más respetuosa con el medio ambiente

Residuos Electrónicos apuesta por el reciclaje desde Numancia de la Sagra hasta Puerto Rico

El empresario toledano Jorge Rodríguez empezó desmontando aparatos en una vieja casa deshabitada de su propiedad junto a Gines Martínez, quien lleva hoy la parte administrativa de Residuos Electrónicos.

Posteriormente se instalaron en una nave industrial en Cedillo del Condado y un año más tarde se unió a ellos José Manuel López, que asumió la parte comercial.

En 2006 ampliaron las instalaciones y se trasladaron a Numancia de la Sagra, donde continúan actualmente.

El crecimiento de la empresa ha sido constante. De hecho, en estos momentos cuentan con delegaciones en Valladolid y Barcelona y también han salido al exterior al establecerse con delegación en Chile y Puerto Rico.

La clave de su éxito reside en que, a pesar de haberse creado con escasos recursos, han aprovechado los ingresos que han ido obteniendo para mantener “una política de inversión, mejora continua y bajo endeudamiento que hasta ahora nos ha permitido un crecimiento sostenido y nos ha mantenido a salvo incluso en los peores momentos de crisis”, explica Jorge Rodríguez de Residuos Electrónicos.

DESMONTAJE DE ORDENADORES, TELÉFONOS…

El trabajo que realiza Residuos Electrónicos se centra en el desmontaje y en la descontaminación de los aparatos para la obtención de sus materiales fundamentales, es decir, metales clasificados, plásticos, circuitos electrónicos, papel y cartón…

Esta empresa está especializada en el reciclaje de aparatos electrónicos de línea gris tanto profesionales como domésticos, es decir, se centran en equipos de tratamiento y transmisión de información como, por ejemplo, ordenadores personales, centrales telefónicas, equipos de televisión por satélite…

“ALGO VERDADERAMENTE INESPERADO”

Fedeto reconoce el trabajo realizado por Residuos Electrónicos por ser la empresa más respetuosa con el medio ambiente. Un reconocimiento “verdaderamente inesperado”.

“Siempre hemos tratado de hacer nuestro trabajo lo mejor posible y quizás habíamos infravalorado la percepción que se tiene de nosotros y que sin duda mejorará mucho más aún con esta distinción”.

Rodríguez puntualizaba que “el reconocimiento a estos años de duro trabajo es algo que solo puede hacernos sentir agradecidos”.

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA

Una empresa no solo comprometida con el medio ambiente, sino también con la sociedad. En este sentido, están trabajando en una campaña que bajo el nombre de “Llamada Solidaria” pretende obtener fondos para ayudar a niños con graves enfermedades. Ellos se encargan de recoger los teléfonos móviles viejos, los reciclan y, al mismo tiempo, colaboran con la Asociación de Enfermos de Patologías Mitocondriales (Aepmi).

Esta campaña, que en breve verá la luz, supondrá una ayuda muy importante para niños que lo necesitan.