tierras raras

Valdepeñas plantea alegaciones al proyecto para extraer el mineral de los smartphones

Piden las máximas garantías para que "no altere los factores socioeconómicos, la fauna y el paisaje"

El alcalde de Valdepeñas, Jesús Martín, ha comparecido ante los medios de comunicación para mostrar el posicionamiento del equipo de Gobierno respecto al proyecto de Tierras Raras que está promoviendo una empresa minera en terrenos de la comarca para crear una mina de materias clave para la alta tecnología, como la fabricación de smartphones.

“A título personal y en nombre de mis compañeros, el proyecto no nos gusta”, comenzaba afirmando el alcalde de Valdepeñas, quien apostillaba que “conforme va la cosa, administrativamente hablando, el proyecto Tierras Raras no goza de la seguridad y de los informes preceptivos que garanticen que dicha explotación no va a generar un daño colateral al medioambiente, al ecosistema y a la salud de los ciudadanos”.

El alcalde anunciaba que el Consistorio se personará en los expedientes del proyecto con un pliego de alegaciones que remitirá a modo de resolución a la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, dado que el proyecto, que contó con permiso de prospección y estudio concedido por el anterior Gobierno regional, afectaría a Valdepeñas, Torrenueva o La Torre de Juan Abad, entre otros municipios. Del mismo modo también pide “voz y voto” respecto a este asunto para las organizaciones agrarias y para la D.O. Valdepeñas, entre otras.

Jesús Martín ha sido muy gráfico explicando que el proyecto se basa en “extraer unas piedrecitas, lavarlas, reducirlas al mineral que esconden, llevarse eso para que sigan haciendo teléfonos y aquí lo que dejan es un cráter que puede ser de hasta 1.000 metros… El agua de lavar todo eso se filtrará a los acuíferos, y además la escoria que queda de ese mineral rellenará el hoyo, que ya es tierra muerta, donde no van a crecer ni los disgustos”.

PIDEN MÁXIMAS GARANTÍAS

“Lo que pedimos en las alegaciones son las máximas garantías a la administración para que no altere los factores socioeconómicos, la fauna y el paisaje”, ha continuado Martín, que tras mantener contactos con la ONG Ecologistas en Acción también mostraba sus dudas al proyecto en relación los perjuicios que puede ocasionar a largo plazo o a la petición de agua del pantano de la Cabezuela, a la que la Confederación Hidrográfica del Guadiana ya le ha dado su rechazo.

El pantano para Valdepeñas es sagrado, pero eso no va a evitar que las moléculas en suspensión, dada la cercanía, se depositen sobre el pantano de la Cabezuela, y por lo tanto queremos que todos los informes, sanitarios, medioambientales y técnicos que hagan falta, garanticen que esas moléculas en suspensión no llevan radioactividad que puedan depositarse en el pantano y puedan afectar después a otras cosas”, manifestó el regidor municipal que valoró que “entre lo que dejan y lo que supuestamente van a generar no nos salen las cuentas”.

El alcalde de Valdepeñas concluía informando que mantuvo una reunión con los portavoces de los partidos con representación municipal, excepto con UCIN que no asistió a la reunión, a los que se les informó sobre las alegaciones, con lo que espera que la resolución dictada y que será ratificada en el próximo pleno ordinario sea aprobada por unanimidad de todos los grupos políticos.