Financiación de la Universidad

La UCLM ha perdido capacidad de ahorro a pesar del crecimiento de subvención nominativa

En 2016, la Universidad presupuestó para gasto de personal 151 millones de euros, que es lo mismo que hoy plantean, eso sí, como máximo si se produce la subida del 1,5 por 100 en los pagos a funcionarios. En ese año, la Junta subvencionó la actividad de la UCLM con 125 millones: no hubo plan de ajuste, no hubo recortes y no fueron los estudiantes los perjudicados

Palacio de Lorenzana, Vicerrectorado de la UCLM en Toledo. Foto - Rebeca Arango

La Universidad de Castilla-La Mancha ha perdido su capacidad de ahorro en los últimos años, a pesar del crecimiento de subvención nominativa de la Junta. En 2017 se prevé que la UCLM acabe gastando 18 millones de euros procedentes de su remanente de tesorería y que, según la institución, servirían a compensar la “infrapresupuestación” de la Universidad.

Según el vicerrector de Economía y Planificación, Manuel Villasalero, esto ha pasado porque “ha venido afrontando su infrapresupuestación con remanentes que se han acabado”, explica en su perfil de Twitter. En 2016, con una subvención de 125,72 millones, la UCLM hizo uso de 9,52 millones de remanente, mientras que en 2017, con 10 millones más de subvención, ese uso de remanente se multiplica casi por dos.

En 2013, con una subvención nominativa más de 35 millones más baja, y con unos ingresos por precios públicos que habían subido -por lo que la recaudación subió un 35,8 por 100-, la UCLM tuvo que tirar de 17 millones menos de remanente de lo que se calcula en 2017, con un plan de ajuste que terminó en ese curso académico.

En las previsiones que hace la institución para este 2017, y otra de las causas por la que piden mayor financiación de la Junta, explican que se tendrán que usar fondos de investigación “para atender gastos de funcionamiento”.

Una brecha abierta

La guerra entre la Universidad de Castilla-La Mancha y el Gobierno regional está servida. Como hemos conocido en los últimos días, la UCLM requiere más asignación por parte del Gobierno regional para los presupuestos de 2018. Ni los presupuestos de la Junta ni los de la Universidad están aprobados, ya que la institución académica necesita conocer la asignación para llevar a cabo su planificación.

En 2018, la Junta prevé una asignación, por el momento, de 140 millones de euros para la Universidad, mientras que el rector, Miguel Ángel Collado, así como todo su equipo, además de profesores y estudiantes, han clamado la necesidad de que esa asignación pase a los 160 millones para que no haya “recortes” en la institución.

En los últimos años, el presupuesto de la Universidad ha crecido desde los 171 millones de 2012 -con asignación del Gobierno de Cospedal– hasta los 223,74 millones de 2017 (en la prórroga de los presupuestos de la institución docente).

Desde 2007, los presupuestos de la Universidad han sufrido diferentes cambios. Entre ese año y 2010, se pasó de los 189,66 millones a los 244,09; aunque entre 2009 y 2010 solo se ampliaron los presupuestos en 6 millones. En cambio, desde ese año hasta 2012, la caída fue hasta los 171 millones que la UCLM tuvo de presupuesto para 2012, primer año del Plan de Ajuste iniciado por ya entonces rector Miguel Ángel Collado.

De 2012 a 2014, con los ajustes y recortes que se hicieron en la Universidad, se acumularon más fondos, aunque la subvención de la Junta había bajado en buena cantidad. En 2014 se alcanzaron los 187,61 millones, mientras que en 2015 el ascenso fue de casi 60 millones: se pasó a los 246,66 de total presupuestado, con una subvención de la junta de 123 millones.

El propio collado ha situado como “línea roja” esos 160 millones, ya que la cantidad que pretende asignar el gobierno regional no cubriría el capítulo de personal, que representa más de la mitad del presupuesto de la UCLM. En los últimos presupuestos, los prorrogados de 2016, el gasto para personal estaba presupuestado en 151 millones de euros, un gasto que ha crecido paulatinamente en los últimos años.

En siete años se ha pasado de 136 a 151 millones para personal

Si analizamos los gastos en personal desde el año 2010 hasta 2016, el incremento ha sido de 16 millones: en 2010 estaba presupuestado un gasto de 135,7 millones para personal, lo que suponía un 55 por 100 del presupuesto de la institución. Entre 2015 y 2016, el gasto de personal subió casi 10 millones de euros: la subida más alta en esta serie de siete años que demuestra la tendencia al alza que se ha tenido en la UCLM todos estos años.

El único año que se redujo el gasto en personal para la UCLM de esta serie fue en 2012, que se disminuyó 10 millones con respecto a los anteriores presupuestos y se quedó en una cantidad de 125,8 millones. Ese año el presupuesto de la institución académica era de 171,65 millones, mientras que la subvención nominativa de la Junta, con Marcial Marín de Consejero de Educación por aquel entonces, fue de 98,15 millones de euros. En aquel año se acabó pagando casi 127 millones al personal de la Universidad.

En las últimas cuentas anuales publicadas por la UCLM, el flujo de efectivo dedicado al pago de personal, fue de 148.039.343,75 euros.

La postura del Gobierno: garantizar las nóminas

A pesar de que en el Consejo de Gobierno extraordinario de la UCLM se ha acordado un plan de ajuste de veinte millones en caso de que la JCCM no cambie la previsión, el Gobierno regional ha asegurado que se garantizarán las nóminas del personal del organismo. Así lo ha anunciado el propio Ángel Felpeto, que llevará a cabo esta medida en caso de que fuera necesario -es decir, que no lo dan por sentado-.

El consejero de Educación ha subrayado que se debe garantizar “el funcionamiento normal de la Universidad mediante un contrato-programa basado en un plan estratégico de la Universidad que produzca esa garantía para los próximos cuatro años”. Lo cierto es que ese contrato-programa del que se lleva hablando durante meses, todavía no ha llegado. Para los presupuestos de 2018, la asignación a la UCLM crece hasta el 1,51 por 100.

Fue el propio rector, Miguel Ángel Collado, el que pidió a la Junta al inicio del presente Curso Académico un Plan plurianual de financiación, que estuviera de acuerdo con un contrato-programa con la JCCM “basado en resultados”. La propuesta de la UCLM fijaba que para cada una de las actividades que se consideraban en el Plan, la Universidad recibiría una subvención proporcional a los resultados alcanzados: sería una suma de subvenciones por resultados docentes, por resultados de investigación y de transferencia.

Así, en este Plan se fijaba también una Financiación Estructural además de una Financiación de mejora de la calidad.

Un plan de ajuste de 20 millones

El último plan de ajuste que aprobó Collado fue el de 2013, en sus segundos presupuestos como rector. En los años anteriores ya se venía haciendo dicho plan por la situación económica en la región y en el resto del país.

Aquel 2013, la UCLM hizo un plan de ajuste mientras la Junta aportó mediante subvención nominativa 98,15 millones. Mientras que los planes de ajuste de 2011 y 2012 estuvieron enfocados a la reducción de gasto, el de 2013 se orientó “en su mayor parte” -como se explica en el Plan- “hacia la captación de nuevos ingresos, sin descuidar la contención y reducción de gastos”.

Con 151 millones para gasto de personal en 2016, la junta subvencionó 125 millones y no hubo plan de ajuste.

El plan de ajuste de reducción de gasto que ahora plantea Collado se aplicaría -conforme explicó la Universidad en una reciente nota de prensa- de forma progresiva en función del desajuste final “entre las necesidades de funcionamiento real” y la subvención de la Junta que se conceda finalmente.

Afectaría, según se ha dado a extender, tanto a las becas y ayudas al estudio, así como a los programas de movilidad, obras e incluso a la propia plantilla. Es decir, que la UCLM necesitaría recortar de becas, programas y obras para poder atender a la autorización de 148,5 millones de euros para personal, que “podrían llegar a 151 millones” si se cumplen las previsiones de subir el sueldo de funcionarios hasta un 1,5 por 100.

En el gráfico que aparece a continuación, el gasto en personal es el presupuestado, excepto en 2018 que es una estimación hecha por la UCLM.

Es decir, que la UCLM plantearía como tope esos 151 millones (presupuestados) para gasto de personal: la misma cantidad que en 2016 y 2017, dado que estos presupuestos se prorrogaron. La asignación, entonces, por parte del Gobierno regional, fue de 125 millones de euros, es decir, 15 millones menos que lo que se proyecta para 2018.

Por lo tanto, he aquí la pregunta que muchos se hacen y que forma parte del debate que se ha visto estos días entre partidarios y detractores de la campaña de la UCLM, que se siente “amenazada”: ¿cómo se puede necesitar más subvención si con el mismo gasto en años anteriores para personal, la subvención era más de 10 millones menor?

Collado ha afirmado que la autorización que se estima en los presupuestos de 2018 para la universidad es de unos 148,5 millones de euros, “que podrían llegar a 151 millones si se cumplen las previsiones de subir el sueldo de los funcionarios”. Esos 151 millones se mantendrían, entonces, otro año más, dado que en 2016 y 2017 ya se fijó esa cantidad.

En las cuentas anuales de 2016 se refleja que en personal se acabaron gastando 115.230.598 euros, según se puede entender en el apartado de liquidación de presupuestos. El mayor gasto fue a parar a las retribuciones complementarias, que suponen una tercera parte del total. Entre retribuciones básicas y complementarias forman la partida más grande.

LIQUIDACIÓN2016UCLM
Balance de cuentas de la Universidad en el Ejercicio 2016.

 

En 2016 y 2017, la UCLM gastaba más en personal de lo que ingresaba de la Junta

Sin embargo, en el apartado de ejecución de presupuestos que ofrece la Universidad, el gasto en noviembre de 2016 para personal acumulaba los 129,51 millones de euros. Este gasto ha crecido en 2017, según las estadísticas consultadas. Desde enero de 2017 la UCLM se gasta más en personal, algo que no se vio reflejado en la prórroga de presupuestos de 2016 para los que la dotación de la Junta continuó en términos similares.

Este año lo último que quiere hacer la Universidad es prorrogar por segundo año consecutivo unos presupuestos, mucho menos cuando se ha alcanzado en el Gobierno de Castilla-La Mancha una “estabilidad política” si la pudieramos llamar así por lo menos en el ámbito presupuestario. Las cuentas públicas para 2018 de la región parece que llegarán “a tiempo”, y la UCLM no deja de hacer cuentas para poder estar en la misma situación.

 

 

Por otro lado, si miramos el capítulo de Transferencias corrientes -en el que entra la subvención nominativa de la JCCM-, en ambas estadísticas de ejecución presupuestaria, el acumulado de transferencias ha sido menor que el gasto de personal: es decir, que la UCLM no ha tenido suficiente con la partida presupuestaria otorgada por la junta para pagar a los profesores.

Desde marzo de 2017 hasta la actualidad, las transferencias corrientes están por debajo de los gastos de personal. Lo mismo pasaba en 2016, que de los casi 130 millones de euros que se gastó la Universidad en personal -contando hasta diciembre-, estaban cubiertos por ingresos de transferencias corrientes solo 120 millones.

55 millones de deuda en las cuentas de 2016

Ya en 2016 la propia Universidad hablaba de esos 140 millones como una cantidad óptima de subvención nominativa por parte de la Junta para asegurar el correcto funcionamiento de la institución, pero la deuda de 55 millones que reflejan las cuentas públicas de la UCLM en su balance pueden haber hecho que se replantée esta cuestión.

Desde el Gobierno regional aseguran que se quiere “la mejor Universidad para la región y para ello ha fijado en los presupuestos para 2018 una cantidad que hace un año la propia institución académica ratificaba y que desde el Ejecutivo autonómico incluso se consideró insuficiente”, ha estimado el Consejero.

deuda uclm
Deuda de la UCLM en el Ejercicio 2016.

 

Aun así, cuando parece que la solución que se aproxima a este conflicto económico y político, el contrato-programa que se vislumbra para la institución académica que podría ir incluido como enmienda a los Presupuestos regionales, pactada por el Gobierno, para asegurar una financiación “por pluses” en los próximos años.

Desde el Gobierno aseguran que se deben vigilar e intervenir las cuentas, como en muchas otras comunidades autónomas, para realizar una auditoría de las cuentas y vislumbrar posibles agujeros que dicen desde el Ejecutivo, algo que atienden a las diferencias presupuestarias, a las diferentes necesidades y a que con menos dotación presupuestaria de la Junta para la Universidad -que recordemos que en los últimos años nunca ha pasado del 1,5 por 100 del total de cuentas regionales-, se han sacado hacia adelante los gastos de personal, sin ajustes presupuestarios, sin recortes que al final acaban perjudicando a quienes no deberían perjudicar, y sin broncas que han destapado unas diferencias políticas entre dos modelos de gestión: el de Collado y el del Gobierno de Page.