Entrevista Irreverente a José Molina, diputado del PSOE en las Cortes de Castilla-La Mancha

"¡Ya no hace falta más que me ponga de rodillas y me pegues un par de cachetes!" (foto)

Sus "movidas" con Bono y el día que fue expulsado de IU: "¡E insultados y vilipendiados, traidores de no sé cuántas cosas!"

“Fui expulsado del PCE por primera vez cuando Roberto Lerchundi, secretario general del PCE en el País Vasco, llegó a un acuerdo con Juan María Bandrés para formar Euskadiko Ezquerra y Carrillo dijo que de ninguna manera. Nosotros apoyamos aquella historia, firmamos un manifiesto y… Nos expulsaron”.
Fue un episodio más de su dilatada vida política, porque José Molina Martínez, 53 años a sus espaldas, actual diputado del PSOE en las Cortes de Castilla-La Mancha, comenzó a interesarse por este mundo antes de ingresar en la Universidad, “fue en la parroquia, cuando Paco Olivas, sobrino del cura, vino de las misiones de un país de África y empezó a contar…”.
En esos momentos la gente del entorno del PCE y de las Juventudes Obreras trabajaban mucho con gente de los barrios obreros y ahí estaba Pepe Molina, en el barrio del Pilar en Albacete. Lo demás salió solo. Era obvio que entraría en el PCE previo paso por Juventudes Comunistas.
Coño, como que llegó incluso a ser concejal de Seguridad, ¡al mando de la Policía Municipal! durante la primera corporación democrática, “tiene narices; ja, ja, ja… Pero era más una Policía de barrio…”. Su peripecia política no tiene desperdicio desde que fue expulsado definitivamente de IU (era la segunda vez) ya en tiempos de Julio Anguita. Incluidas sus broncas con José Bono, de quien años más tarde llegó a ser portavoz, ya socialista, en las Cortes regionales, donde es diputado desde 1991, primero con IU y luego con el PSOE.
Tras un pequeño período en la extinta Nueva Izquierda, terminó “fundiéndose” con el PSOE, donde continúa. Molina es maestro, puesto al que volverá en cuanto se quede sin el sueldo de diputado, y le encanta viajar en autocaravana y cocinar.
A usted le prepararía un arroz, “el último que hice fue el domingo, un arroz con puerros y gambas; y para comer yo… ¡Unas buenas albóndigas!”.
¡Hala…!

SI NO PUEDE VER LAS FOTOGRAFÍAS, PINCHE AQUÍ

 

Usted es uno de los muchos diputados de Castilla-La Mancha que se queda sin sueldo a partir de enero de 2013…

Bueno, yo voy a tener sueldo de la escuela, pero no del Parlamento. Voy a volver a la escuela porque tengo que vivir. Incluso creo que, jurídicamente, si no regresara a la escuela perdería mi plaza de funcionario, cosa que tengo desde hace ya casi 30 años. Porque si no tengo dedicación exclusiva dudo mucho que pueda estar en servicios especiales, por lo tanto… ¡No hay más remedio que volver a la escuela!

¿Dónde tiene la plaza de maestro?

En el colegio de Santa Ana, un colegio rural de una pedanía que está a unos 12 kilómetros de Albacete. ¿Y los alumnos qué? Si vengo a las Cortes y no voy al colegio me despiden. Es una locura. A partir de que se modifique el Reglamento y la Mesa decida que yo me quedo sin dedicación exclusiva pues tendré que comunicar a la administración que me reincorporo al servicio activo. Eso es automático.

¿Qué asignaturas impartía?

Soy profesor de Matemáticas, de Ciencias y de preescolar.

¿Está de acuerdo con la decisión que adoptó su partido de desestimar la propuesta de Cospedal de mantener los sueldos esta legislatura pero no a partir de la siguiente? ¿O fue uno de los que discrepó?

Sí, sí… Estuve de acuerdo. No era el momento de plantear el tema. Aceptar en aquel momento quería decir votar a favor, es decir, lo que se planteó es que aceptáramos que no fuera esta legislatura, porque ella (Cospedal) sabe que es inconstitucional hacerlo, yo estoy seguro que lo sabe…

Pero, ¿no perdieron la oportunidad de “vender” que Cospedal había reculado de su propuesta inicial, seguían cobrando esta legislatura y ganaban tiempo para negociar durante los próximos dos años y medio?

Bueno, bueno… Ése era el debate que teníamos. Ella estaba reculando… Pero hay un problema, que es el que nos llevó finalmente a tomar la decisión: es que estábamos votando una propuesta que creemos que es claramente inconstitucional. Por eso hubo debate dentro del grupo parlamentario. Votar esa propuesta no era de recibo.

¿Le ha sorprendido la actitud de algún miembro del Gobierno actual y que antes estaban en la oposición?

Desde la pasada legislatura la señora Cospedal introdujo un clima muy agrio en la vida política. El propio hecho de que el presidente de la región demandara una entrevista y ella no quisiera ir. Ahora se agudiza con el Gobierno, porque creo que es un clima que no es de recibo. No creo que la relación del Gobierno con la oposición en muchos Parlamentos sea con ese nivel de acritud. Y sin embargo se hace oposición fuerte y dura independientemente de quién esté gobernando. El clima que hay en el Parlamento y en la vida política de Castilla-La Mancha es bastante pendenciero, por llamarlo de alguna manera.

Entonces, ¿le ha sorprendido?

Sí, de todos, que hay un cierto nivel de matonismo, de insulto por encima de cualquier tipo de argumentación, nos dicen: ustedes no tienen ningún tipo de legitimidad para estar aquí… ¡La legitimidad la dan los ciudadanos en las elecciones y te votan! Ese matonismo es lo que a mí me parece que se ha exagerado más de la cuenta. No me gusta nada que esto sea así. Todos están en ese plan muy arisco.

¿Su mayores broncas políticas fueron con José Bono cuando usted era diputado de IU?

Bueno, con Bono y con el PP también he tenido alguna bronca seria. Sí, con Bono tuve alguna, eso está en la historia y no hay por qué negarlo. Pero me parece que era lo normal y lo que tenía que ser, yo estaba en la oposición y tenía que ser así. Había cosas que se hacían mal y lo decía, igual que lo digo ahora. En ese sentido he tenido, y soy una persona con carácter fuerte… Pero nunca he sido agrio. He podido ser bronco, pero no agrio.

Bronco pero no agrio… ¿Usted da miedo a alguien?

No, no, no… ¡No lo creo! Hombre, yo creo que un cierto respeto sí me tienen algunos diputados, pero miedo no creo, no…

Bono le llegó a decir que usted era el diputado más caro de las Cortes (cuando José Molina era el único parlamentario de IU antes de pasarse al PSOE)

Claro, porque él decía que lo que era la subvención que recibía el grupo parlamentario de IU, como era yo solo, ¡era todo mío! Pero eso no era así, porque había gente que trabajaba en el grupo… Pero bueno, ésas son las cosas que tiene el debate parlamentario.

La noche electoral de 1995 usted llegó a decir que ya vería si Bono iba a contar con el apoyo de IU para gobernar…

Él estaba un poco cabreado con aquello, sí… Incluso un día en la cafetería le dije: ¡Oye, ya no hace falta más que me ponga de rodillas y que me pegues un par de cachetes! Porque estaba muy cabreado con eso. ¡Pero era lo normal! Su mayoría la obtuvo por poquísimos votos y en aquel momento nos estábamos jugando un diputado en Ciudad Real por menos de 150 votos. Me preguntaron antes del recuento definitivo y dije que ya veríamos. Hombre, creo que hubiera sido más fácil llegar a un acuerdo que no llegar, pero habría que verlo. Sí, sí… Bono se cabreó un poco.

Al final la historia termina en que con el paso del tiempo usted se va de IU, entra en Nueva Izquierda y al final termina en el PSOE… ¡Siendo portavoz de un Gobierno de Bono!

Sí… Pero es así la historia. El grupo de gente que pasamos al PSOE defendimos, entonces gobernaba Aznar en España, que era necesario un acuerdo del conjunto de la izquierda para desbancar las políticas de derechas y eso nos costó la salida de IU. Luego, lo que son las cosas de la vida, terminé siendo portavoz del PSOE. Me lo planteó José María Barreda, que era vicepresidente de Bono, y…

¿Se acuerda de las negociaciones del Estatuto de Autonomía que nunca llegó a salir y de los cocidos que se metían?

Bueno… ¡Menos cocidos y más negociaciones de lo que parece! Una negociación larga y dura porque el PP estaba en una situación complicada. Al principio empezamos la negociación con José Manuel Molina, luego se produjo un cierto vacío de poder, llega Cospedal, no sabe bien de qué va esto, está cambiando las cosas y la gente con la que negociamos, están Leandro, Lucrecio, aparecen Tirado, Guarinos… Hay que retomarlo todo y algunos temas eran complejos. Finalmente hicimos un buen acuerdo que desgraciadamente se frustró. Tengo la impresión de que Cospedal no tuvo fuerza suficiente en el PP nacional para garantizar que lo que decíamos podía ir para adelante.

¿Se ha arrepentido alguna vez de abandonar IU?

No, hombre, fue un proceso desagradable, porque aunque habrá gente que no lo recuerde, fuimos expulsados. ¡E insultados y vilipendiados, traidores de no sé cuántas cosas! Por ejemplo, creo que hoy, en este momento, es necesario igualmente ir alumbrando una nueva izquierda en este país, porque la situación a la que nos enfrentamos, de cierto desconcierto, un gobierno del PP muy hegemónico, con muy poca contestación por su derecha, muy atomizada… Y eso no es bueno para este país. Pero en aquel momento no fue posible porque Julio Anguita lo que prácticamente quería era meter en la cárcel a Felipe González. Eran dos planteamientos muy antagónicos.

Hubo un momento en el que Bono vetó o impidió que tres de las personas que procedían de NI: Juanjo González, Pedro Pablo Novillo y usted no pudieran ir en las listas autonómicas del PSOE.

No sé si Pepe Bono nos vetó o no, lo cierto es que no fuimos en las listas autonómicas porque el PSOE no quiso. Así fue de claro. No sé quién fue el que vetó, pero…

Primarias en el PSOE ahora, ¿sí o no?

Sí, sí… Rubalcaba lo que tiene que hacer es impulsar un proceso que tiene que ver con la renovación política y personal. El PSOE necesita un importante revulsivo para volver a generar la confianza de la mayoría de los ciudadanos de este país.

¿Apuesta por alguien?

No, espero que haya candidatos. ¡Como yo no lo voy a ser! Pues veremos. Es importante la persona, también las ideas, hace falta una reconsideración de las cosas que se han hecho, conectar con las nuevas maneras de entender las cosas, hace falta un buen cocido ahí.

¿Usted prefiere un Emiliano García-Page candidato a la Presidencia de Castilla-La Mancha o a un Emiliano García-Page candidato del PSOE a nivel nacional?

Yo prefiero que Page esté en Castilla-La Mancha. Pero él creo que tiene posibilidades y capacidades… Y al final decidirá él. ¿Por qué prefiero en Castilla-La Mancha? Porque puede ganar las elecciones de 2015 y a mí me importa mucho esta región. Quizás es un planteamiento egoísta, pero creo que Page también quiere ser candidato en Castilla-La Mancha.

El consejero de Presidencia, Leandro Esteban, ha denunciado una presunta trama de corrupción en el PSOE durante la pasada legislatura, cuando gobernaba Barreda.

Es que Leandro Esteban cada vez que anuncia algo en los tribunales después lo pierde siempre. Tiene menos credibilidad que cualquier otra cosa. No sé cuántas querellas ha denunciado desde que lo conozco y no gana ninguna. En esto creo que va a pasar lo mismo, pero vamos, como estamos hablando de temas que están sujetos a la administración de justicia, pues hay que respetarlo. Yo creo que lo que hace Esteban es propaganda y ruido. Ese nombre le hubiera venido mejor que el de Portavoz, consejero de Propaganda y Ruido del Gobierno de la señora Cospedal.

¿Está de acuerdo con la pena de muerte?

No.

Además de en el PSOE, ¿milita en alguna ONG, asociación…?

En la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui, en la asociación de vecinos del barrio, en el Comité Óscar Romero…

Sin trabajo ni prestación, ¿qué estaría dispuesto a hacer para comer?

Cualquier cosa que fuera legal. ¡Lo que no haría sería robar o matar a alguien! Trabajaría en lo primero que pillara.

¿Prohibiría la prostitución?

No lo sé. No lo tengo claro, porque… En principio tienes la idea de que debe ser mejor regularlo, pero al final no deja de ser un comercio del cuerpo humano. Por lo tanto también entiendo a las personas que se oponen desde esa perspectiva. Yo tengo dudas.

¿Cuál fue su primero sueldo y en qué se lo gastó?

Sí sé quién me lo pagó, una empresa del metal donde trabajé por primera vez. De artículos para los cementerios. Yo hacía las letras de las lápidas. Mi tío tenía un taller. Y yo, terminado Magisterio, me fui a trabajar allí unos meses. Me lo gastaría en cervezas y en irme por ahí.

¿Qué personaje histórico le gustaría ser?

Siempre me hubiera gustado alguno de los grandes viajeros de este mundo… A mí me gusta mucho viajar. Cualquiera. Por ejemplo, Marco Polo.

¿Con qué duerme? Si duerme con algo, claro.

Normalmente con una camiseta, tanto en verano como en invierno. Y en verano, normalmente, sin camiseta. ¿En pelotas? Más o menos.

¿Qué libro está leyendo?

El tomo de los presupuestos, es un ejercicio de fantasía total, no he visto cosa más creativa desde el punto de vista de contar una cosa que no es real. Pero bueno… Estoy leyendo un libro de Donna Leon, una novela negra, porque trata el tema de los niños robados.

¿En qué película le hubiera gustado actuar?

En “Ratatouille”, por ejemplo. De cocinero. ¡Total! Lo hubiera pasado de maravilla.

¿Le gusta el fútbol?

Poco. ¡Me gusta que pierda el Madrid! Dicen que soy del Barça, pero…

Cuando va o ve fútbol, ¿insulta al árbitro o a los rivales?

No, no, no… Mira, cuando estoy viendo un partido y cuela un gol el Madrid lo quito, ¡ya no me interesa verlo! Si va perdiendo sí… Ja, ja, ja…

¿Su mayor travesura?

Buahhh… ¡Travesuras! Mira, una vez en el barrio del Pilar en Albacete, un barrio muy rural de casas bajas, con animales dentro, iban repartiendo por las casas el pan y cosas así. Un día paró un señor con un motocarro allí en la puerta de la vecina y rápidamente me metí y… ¡Aquello salió andando! Yo era muy pequeñajo, tendría seis años. ¡Hasta que se paró! Recorrió al menos 100 ó 150 metros, yo no hacía nada… No pasó nada porque no había tráfico. ¡La bronca que me llevé, claro! El hombre corriendo detrás de mí, mi madre corriendo detrás de mí… Ja, ja, ja… ¡El lío total!

¿Qué programas del corazón ve?

Nada, ninguno… No me interesan nada.

¿Cuál es la mayor multa que le han puesto y por qué?

De aparcamientos.

Defínase: ¿de derechas, de izquierdas o de centro?

De izquierdas.

¿Cree que el tamaño importa?

¡Depende!

Hablamos del tamaño del miembro viril…

¡Ya! Depende.

¿De qué depende?

¡Pues del tamaño! No es lo mismo un tamaño que otro. Ja, ja, ja… ¡Depende, depende!

O sea, que sí le importa…

¡Has dicho que si importa, no si me importa a mí! Y yo he dicho: ¡Depende!

Bien, ¿y a usted le importa?

A mí… ¡A mí me importa menos que quien tiene luego que recibir, creo! Ja, ja, ja…

¿El juego del parchís es cosa de hombres? Se lo digo porque por lo general se comen una y cuentan 20.

Bueno, yo… Al parchís siempre he jugado con mi madre y con mi padre, o sea que yo creo que es cosa de los dos. Mi padre era más tramposo que mi madre.

¿Se atreve a decir el lugar más raro donde ha practicado sexo?

No, yo soy muy… Soy muy prudente para esas cosas, soy muy comedido.

O sea, que no se atreve, no significa que no haya habido…

¡Nooo…! No, no, no… ¡Nada que pueda sorprender a nadie! ¡Cositas normales!