El fiscal: "Es muy celoso y frío"

El acusado de asesinar a su compañera en Seseña se declara inocente ante el jurado

El fiscal y la defensa han presentado sus informes ante los miembros del jurado y han reiterado sus calificaciones de asesinato, por parte del ministerio público, y la absolución que pide la defensa

El presunto asesino de una mujer en Seseña Foto - Rebeca Arango

El acusado de asesinar a su compañera sentimental en Seseña (Toledo) el 27 de enero de 2017 se ha declarado inocente “por mi madre, por mis nietos, por mis hijos” ante el jurado popular que está reunido desde este mediodía, en la Audiencia Provincial de Toledo, para emitir el objeto del veredicto.

En la cuarta sesión del juicio con jurado contra Luis Carlos B.G., de 51 años y nacionalidad colombiana, el fiscal y la defensa han presentado sus informes ante los miembros del jurado y han reiterado sus calificaciones de asesinato, por parte del ministerio público, y la absolución que pide la defensa.

Al terminar sus informes el fiscal y el letrado de la defensa, el acusado ha declarado “soy inocente, se lo juro por mi madre, por mis nietos, por mis hijos” y ha pedido al jurado que lo tenga en cuenta.

La víctima fue estrangulada antes de la medianoche

Los hechos juzgados desde el lunes en la Audiencia de Toledo se remontan al 27 de enero de 2017 cuando la víctima, una mujer ecuatoriana de 40 años, compañera sentimental del acusado desde 2009, fue estrangulada poco antes de medianoche en su vivienda de la urbanización El Quiñón de Seseña, un inmueble en el que poco antes se había instalado un circuito de cámaras que recogieron las entradas y salidas de todos los vecinos, incluida la víctima y el acusado.

En su intervención de hoy, el fiscal ha incidido en las “coartadas” que diseñó el acusado, entre ellas los vecinos que hablaron con él y le vieron el sábado 28 de enero de 2017 a primera hora de la mañana (sobre las 08:30), cuando alertó de que a su compañera le pasaba algo porque no abría la puerta, por lo que accedió a la vivienda a través del piso de una vecina, por una ventana entreabierta.

El fiscal ha explicado que el acusado pretendió utilizar como coartada que cuanto más gente le vea mejor le iría

El fiscal ha explicado que el acusado pretendió utilizar como coartada “que cuanto más gente le vea mejor le iría” ya que no sospecharían que él la había, supuestamente, estrangulado, y también ha incidido en los minutos que pasan entre las 23:42 horas del día 27 en que el hombre vuelve al domicilio y las 23:58 horas en que abandona el edificio, suficiente para cometer el asesinato.

Ha relatado que el acusado es “muy celoso”, según había contado la víctima a una amiga, y ha argumentado su carácter frío en los numerosos mensajes de whatsapp enviados a la mujer nada más cometer, supuestamente, el asesinato, para construir la coartada de que estaba llamando y ella no contestaba.

El ministerio público pide una pena de 25 años de prisión por asesinato ya que concurre alevosía “doméstica” y agravante de parentesco.

La defensa ha recordado a los miembros del jurado que deben valorar en base a las pruebas, no por indicios

Por su parte, la defensa ha recordado a los miembros del jurado que deben valorar en base a las pruebas, no por indicios “que pueden ser equívocos” y les ha dicho que en caso de dudas deben valorar a favor del reo “y en este procedimiento hay muchas dudas”.

Según el letrado, no se sostiene que en apenas quince minutos su defendido cometiera, supuestamente, el asesinato mientras escribía continuos mensajes con el móvil: “No se puede estrangular a una persona mientras se mandan mensajes de whatsapp, una cosa o la otra”.

También ha manifestado que los vecinos no oyeron golpes y ha señalado que no se ha investigado si alguien escaló por el exterior del edificio para acceder a la vivienda y tampoco ha habido “una investigación exhaustiva que pueda tener en cuenta otras alternativas” diferentes a que Luis Carlos B.G. fue el autor.

La pareja llevaba apenas 25 días viviendo en El Quiñón cuando la mujer fue asesinada.