La Fiscalía le pide dos años y medio de cárcel

El alcalde de Membrilla defiende su inocencia y asegura que reclamaron medidas a la cooperativa

Los dos miembros del Gobierno local de Membrilla que están acusados de permitir vertidos ilegales defendieron su inocencia ayer en el pleno de la localidad y han emitido un comunicado de prensa en el que aseguran que notificaron a la cooperativa las medidas que debían adoptar para cumplir los requerimientos de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) con el fin de evitar vertidos a la estación de depuración de aguas residuales

Imagen del pleno en Membrilla.

El alcalde de Membrilla, Manuel Borja, y la concejala de Medio Ambiente de la localidad ciudadrealeña, Trinidad Alcaide, han defendido su inocencia sobre el caso de vertidos ilegales que afectaron a las Tablas de Daimiel en el que están acusados y por el que la Fiscalía les pide dos años y medio de prisión por un delito contra el medio ambiente.

Presuntamente permitieron los vertidos ilegales de una cooperativa de la localidad, al igual que sus homólogos en Manzanares, también del Partido Popular, el exalcalde Antonio López de la Manzanara y el exconcejal de Medio Ambiente Manuel Martín-Gaitero.

Los dos miembros del Gobierno local de Membrilla defendieron su inocencia ayer en el pleno de la localidad y han emitido un comunicado de prensa en el que aseguran que notificaron a la cooperativa las medidas que debían adoptar para cumplir los requerimientos de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) con el fin de evitar vertidos a la estación de depuración de aguas residuales.

Borja asegura que no son responsables de lo que les acusa la Fiscalía y explica que “quien causó el vertido fue la cooperativa y sus responsables lo podrían haber evitado”. En el comunicado explicita que advirtieron a la cooperativa tanto de forma verbal como por escrito de debían adoptar las medidas reclamadas por la CHG. No frenaron la campaña de producción de vino “para evitar un perjuicio para los socios y la propia cooperativa”.

“Se adoptaron todas aquellas medidas, que, dentro de nuestras posibilidades, podrían impedir que una vez que se tuvo conocimiento del alcance de esos vertidos pudieran continuar, y así con fecha 10 de octubre de 2014 se acordó prohibición de vertidos a la red general de alcantarillado, a la Cooperativa”, subraya el alcalde de Membrilla.

El alcalde dice no saber que los vertidos no se podía depurar

A pesar de los avisos, Borja señala que estos fueron “ignorados”. Afirma que no fueron advertidos de que esos vertidos no se podían depurar por la estación EDAR de titularidad compartida entre Membrilla y Manzanares, la cual tiene una capacidad de depuración para una población de unos 72.000 habitantes. Cuando tuvieron conocimiento de la importancia de los vertidos, estos ya se habían producido y “se reaccionó acordando la prohibición de vertidos a la red”.

El alcalde lamenta que “no se hayan seguido las recomendaciones del Ayuntamiento, ya que se hubiera evitado la contaminación, no se hubiera llegado a la situación actual, en la que tres personas se encuentran acusadas de un delito, ni a poner en peligro a la propia Cooperativa”.

En el mismo comunicado Borja aseguró que su intención es revalidad la alcaldía: “Tengo intención de presentar mi candidatura a las próximas elecciones municipales. Porque, aunque me duele está situación, es más grande la fuerza e ilusión para emprender un nuevo proyecto si los vecinos de Membrilla me dan su apoyo y respaldo”.