A.M. Fue detenido pero luego puesto en libertad

Doble crimen de El Casar: un guardia civil asegura que los indicios concordaban con el "comanche" y no con A.M.

El juicio por el asesinato de dos jóvenes en El Casar de Escalona en 2012 ha avanzado en su sesión de hoy con la declaración del guardia civil que comenzó las investigaciones. Ha negado la versión de J.M.M., "comanche" y ha detallado por qué A.M. fue puesto en libertad tras pasar seis meses en prisión provisional

El guardia civil instructor de la investigación de doble asesinato ocurrido en la localidad toledana de El Casar de Escalona el 29 de abril de 2012 ha considerado que, a su parecer, el acusado, J.M.M., es responsable de los hechos, asegurando que existen “una serie de indicios” que lo afirman.

El instructor, durante su declaración en el juicio con jurado popular que se celebra en la Audiencia Provincial de Toledo, ha dado credibilidad a la versión de los hechos que A.M., testigo al que el acusado responsabilizó de los asesinatos durante su declaración, dio a los agentes encargados del caso.

Declaraciones que concuerdan con el caso

Este guardia civil ha manifestado que A.M. les dio una información, en lo referente a los disparos presuntamente efectuados por J.M.M. sobre D.F.V., la primera de las víctimas, que “concuerda” con los datos que tenían. En este sentido, ha comentado que este testigo dio a los agentes detalles como que esta víctima tenía dos disparos, uno de ellos frontal en el pecho, afirmando que nadie, salvo los encargados de la investigación o alguien que estuviera presente, podía conocer esta información.

El instructor ha relatado que, durante la investigación, no había sospechas de que A.M. pudiera ser el responsable de las muertes y que “todo dirigía a J.M.M.”. Sin embargo, sí sospechaban, tras haber recabado distintas informaciones, que pudiera haber estado en el chiringuito en el que ocurrieron los hechos en ese mismo día.

Por ello, citaron a esta persona, que en una primera declaración detalló que había estado en el chiringuito para quedarse a cargo del mismo mientras J.M.M. y su novia se iban a comer pero, viendo la tardanza del acusado, se fue con su novia. Los agentes comprobaron que esta versión no era cierta después de que la propia novia de A.M. les dijera que no se había visto con él ese día, ya que había estado en Jerez de la Frontera.

Los agentes no valoraron que A.M. pudiera ser el autor de los hechos

Tras refutar esa primera versión, los encargados del caso consideraron que A.M. podía haber sido testigo directo de los hechos, aunque, según ha hecho hincapié el instructor, no valoraron que pudiera ser el autor de las muertes. Por todo esto, procedieron a la detención de A.M., momento en el que este cambió su versión de lo ocurrido, argumentando que hizo una primera declaración falsa debido a las amenazas que sufrió por parte de la familia de J.M.M. en las que, siempre según el instructor, “le instaban a que no se le ocurriese abrir la boca”.

En cuanto a los otros dos acusados, M.C.M.S.C, madre de la expareja del principal acusado; y F.S.S., del que ha dicho que estaba a disposición de J.M.M. “para lo que precisara”, a los que se les atribuye un delito de encubrimiento, el instructor ha resaltado que, supuestamente, el acusado llamó a su entonces pareja y a M.C.M.S.C., que le alertaron de la presencia policial en los alrededores.

Además, ha explicado que, días después a los hechos, los agentes captaron una conversación en la que familiares de J.M.M. pedían a F.S.S. que buscara a alguien para que consiguiera una documentación falsa.

A.M. fue detenido por presunto homicidio

Por su parte, las respectivas defensas de los acusados han incidido en el hecho de que los agentes detuvieron a A.M. por dos delitos de homicidio y no por encubrimiento.

En este sentido, el abogado defensor de M.C.M.S.C. ha recordado que A.M. “estuvo seis meses en prisión” hasta que levantó el secreto de sumario y cambió su versión.