Hablan los presidentes de Aeafma y APAM CLM

"Detrás del 95 por 100 de los incendios forestales está la mano del hombre"

"Hay gente que provoca incendios por beneficio propio, para cazar conejos o simplemente por venganza contra algún paisano"

Rubén Cabrero y Miguel Ángel Martín Sosa. Foto - Rebeca Arango

Las olas de calor de más de 40 grados que “arrasan” por todo el país y que vivimos a diario en Castilla-La Mancha preocupan por la temporada en la que estamos, ya que han llegado un mes antes de lo previsto y eso hace que haya mucha gente atenta a los incendios forestales que se puedan producir en estas fechas, entre ellos la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha (APAM CLM). Y con ellos hemos hablado, en concreto con Rubén Cabrero, presidente de la Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales (Aeafma), expresidente de APAM; y con Miguel Ángel Martín Sosa, actual presidente de APAM CLM.

 

Incendios que se deben, en gran parte, “a las negligencias y a las causas accidentales. Detrás del 95 por 100 de los incendios forestales está la mano del hombre. Hay que diferenciar entre incendios intencionados, negligentes o accidentales. De hecho, podemos cifrar los que son intencionados en un 40 por 100, de acuerdo con las cifras de las Brigadas de Investigación de Incendios Forestales (BIIF), que los provocan para obtener algún tipo de beneficio.

“Hay incendios forestales con fines cinegéticos o por venganzas entre paisanos”

Por ejemplo, el caso de quien tiene una parcela de monte y la quiere poner en cultivo o edificar, pues quema el monte, la limpia de vegetación y la pone en cultivo o edifica; o incendios intencionados con fines cinegéticos, un arroyo con mucha vegetación, lo quemo y ya no tengo nada que me impida para cazar conejos; o venganzas entre paisanos, tengo una discusión contigo y luego te quemo la parcela para hacerte daño”.

Y entre las negligencias, la causa más abundante en Castilla-La Mancha quizá sea la utilización de maquinaria como radiales o equipos de soldar. “Llevamos tiempo demandando que los tractores vengan auxiliados con cubas de agua, como complemento”, explica Sosa. “No se puede utilizar en verano maquinaria que genere chispas, y en este caso quien lo estaba utilizando además era una administración”, en referencia al incendio de Almorox de hace dos años, cuando una máquina generó la chispa que provocó un quebradero de cabeza importante porque se tardó varios días en apagar las más de 1.000 hectáreas que ardieron, recalca.

 

También recuerdan, además del fatídico incendio de La Riba de Saelices (Guadalajara) en 2005, cuando murieron 11 personas de un mismo retén; otro en 2010 en Brihuega (Guadalajara), cuando por una negligencia se quemaron 900 hectáreas y parte de varias casas.

Y es que Castilla-La Mancha, como área geográfica, es muy grande. Es uno de los grandes “problemas” a la hora de administrar los recursos. Los Agentes Medioambientales insisten una y otra vez en que “tocamos a una superficie muy grande que vigilar y en Castilla-La Mancha tenemos una orografía muy irregular, la comunidad de ratio por agente medioambiental más grande, un agente que trabaje en esta comunidad autónoma lleva más cantidad de superficie que en otras comunidades autónomas”. Ahora mismo son 510 los efectivos, pero ellos llevan años pidiendo que se incrementen en al menos 100 más, cosa que de momento no ha sido posible. También piden un borrador de una ley de cuerpo, que desde la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural les prometieron para febrero pasado pero que todavía no ha llegado.

El verano en Castilla-La Mancha va a ser largo: por la climatología extrema y la geografía tan abrupta y extensa que tenemos

Quizás la noticia más favorable que hayan recibido en los últimos años es que el Gobierno regional ha vuelto a activar las BIIF, “es muy importante porque funcionan como un equipo especializado, son el I+D de los incendios forestales y se han dejado de conocer las causas que han provocado los incendios, en los años que no han estado, en al menos un 20 por 100 de los casos”.

Pronostican que el verano en Castilla-La Mancha “va a ser largo: por la climatología extrema y la geografía tan abrupta y extensa que tenemos. Es de las comunidades autónomas más complicadas”. Aunque ellos insisten en que hay una serie de advertencias a tener en cuenta para evitarlos.

Por eso insisten una y otra vez, “las administraciones deben invertir más en medios humanos…”.

Y es que el fuego está ahí fuera, en cualquier recodo del pinar, en un monte perdido…