El aviso lo dio un ciudadano

Investigan a un hombre por un posible delito de abandono animal en Añover de Tajo

La finca inspeccionada por la Guardia Civil presentaba malas condiciones y no daba atención veterinaria a sus caballos

El Seprona de la Guardia Civil de Illescas ha inspeccionado una explotación ganadera de la localidad de Añover de Tajo (Toledo) en la que se encontraba un caballo en condiciones deplorables. Entre ellas, mala alimentación, mala higiene y sin asistencia sanitaria, lo que podría haberle causado la muerte según informa el cuerpo de seguridad en nota de prensa. Por estos hechos, la Guardia Civil ha tomado declaración al dueño de la explotación en calidad de investigado no detenido por un delito de abandono animal, y ha permitido que el propietario siga teniendo la custodia del equino con la obligación de que reciba asistencia veterinaria.

Los agentes conocieron la situación gracias al aviso de un ciudadano, cuyos detalles sirvieron para la investigación del Seprona y llevaron a identificar al dueño de la explotación. El hombre, de 48 años y de iniciales J.F.P.G., cuenta ya con cuatro antecedentes por el mismo hecho delictivo y con numerosas infracciones administrativas relacionadas con el bienestar animal, por lo que a la inspección asistió un veterinario de la Unidad Técnica Ganadera de Toledo que constató que, efectivamente, el caballo presentaba importante delgadez y requería asistencia veterinaria.

Malas condiciones de las cuadras y recintos

Asimismo, la Guardia Civil y el veterinario constataron que los boxes donde se hallaban el resto de caballos contenían gran cantidad de estiércol en su interior y que el área donde salían al aire libre estaba cerrada por una valla metálica perimetral en muy mal estado. Además, en este recinto había abundantes residuos de chatarra, maderas y restos de obras, lo que unido a la falta de asistencia veterinaria ponía en grave riesgo de enfermar o sufrir lesiones a los animales residentes.

Según ha informado la Guardia Civil, debido a esta actuación policial una veterinaria ha puesto recientemente un tratamiento al caballo para acelerar el funcionamiento de su hígado, lo que corrobora la denunciada falta de atención sanitaria por parte de su propietario.