La Plataforma de Tajo y otras

Piden a las confederaciones hidrográficas limitar los consumos de agua e información ambiental

El descenso de los recursos hídricos en las cuencas hidrográficas ha provocado que diferentes organizaciones ambientales hayan exigido el uso de contadores de agua

Río Tajo.

Debido al cambio climático, los ríos de España han visto gradualmente reducidos sus recursos hídricos prácticamente en la totalidad de las cuencas hidrográficas, fenómeno al que hay que sumar la previsión de un aumento de las sequías. Ante esta situación, las organizaciones defensoras de la sostenibilidad afirman que es inviable “pretender incrementar la disponibilidad del recurso a través de nuevas infraestructuras, por lo que afirman que la única forma sensata de afrontar el cambio climático y la intensificación de las sequías es a través de la reducción de todas las demandas (agraria, urbana, industrial y turística) y mediante un exhaustivo control del consumo del agua”.

La organizaciones ambientales en defensa de los ríos y el uso sostenible del agua son: AEMS-Ríos Con Vida, Amigos de la Tierra La Rioja, Asociación Jalón Vivo, Asociación Río Aragón, Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases, Coordinadora Ecoloxista d’Asturies, Ecologistas en Acción, Fundación Nueva Cultura del Agua, Red Ciudadana por una Nueva Cultura del Agua en el Tajo/Tejo y sus Ríos ,SEO/BirdLife, WWF y Plataforma en defensa de l´Ebre. Todas ellas han formado y difundido una nota de alerta, de la que nos hacemos eco en encastillalamancha.es.

No hay suficientes contadores de agua

En su comunicado público, han propuesto el uso de contadores de agua, que a su vez, es una exigencia de la Comisión Europea y una obligación legal de la normativa española. Las organizaciones que han firmado el documento afirman que “la implantación y vigilancia de contadores de agua por cada explotación, particularmente en las captaciones para regadío, sigue siendo insuficiente y la información disponible para los ciudadanos acerca de esta implantación, casi inexistente”.

La orden de contadores de 2009 ha sido incumplida en cuencas como las del Ebro y las del Duero. Las organizaciones aseguran que las administraciones “siguen limitándose a tramitar papeles y ofertar el recurso del agua, y siguen alejadas de los principios de la Directiva Marco del Agua del año 2000”.

Dos medidas prioritarias

En el reciente Informe de la Comisión al Parlamento Europeo y al Consejo sobre la aplicación del agua en España, esta atribuía lo siguiente: hacer un mayor uso de caudalímetros y garantizar los volúmenes realmente captados. “Es por ello que las organizaciones ambientales presentes en los consejos del agua de las diferentes cuencas, así como otras organizaciones de defensa de los ríos y el uso sostenible del agua solicitan a las administraciones hidráulicas información detallada respecto a la aplicación de la Orden de contadores”.

Por lo tanto, exigen complementar el seguimiento extensivo de los consumos de agua mediante el uso de imágenes de satélite, que permiten conocer el consumo real del agua. Otro elemento al que hace mención, es la reducción de los retornos de riego como consecuencia de la modernización de regadíos. Por último, las organizaciones firmantes solicitan al ministerio para la Transición Ecológica, que “inste a las confederaciones hidrográficas a que aporten documentación requerida, cumpliendo su deber de suministrar información ambiental actualizada”.