Apam CLM

Temen acuerdos entre la Junta y eléctricas para paralizar sanciones por la muerte de aves

La Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha también sospecha de que, fruto de estos acuerdos, se están desmontando iniciativas de formación sobre la materia y retirando a funcionarios para impedir que se tramiten actuaciones administrativas encaminadas a sancionar

Águila imperial muerta por electrocución. Foto de archivo.

La Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha (APAM CLM) ha expresado su temor a que entre la Junta de Comunidades y las compañías eléctricas existan acuerdos para paralizar los expedientes sancionadores en los casos de electrocución de aves en los tendidos. También sospecha de que, fruto de estos acuerdos, se están desmontando iniciativas de formación sobre la materia y retirando a funcionarios para impedir que se tramiten actuaciones administrativas encaminadas a sancionar.

En un comunicado de prensa, APAM CLM advierte del “escasísimo número de expedientes sancionadores tramitados con motivo de la electrocución de fauna protegida en Castilla-La Mancha”, algo que contrasta -añade- con la “enorme cantidad” de casos de electrocución que se registran en toda la región. Informa de que, por este motivo, la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo ha enviado un oficio a todas las comunidades autónomas requiriendo información sobre el número de incidencias con resultado de muerte de fauna por electrocución y colisión, el número de expedientes incoados y si se están realizando inspecciones de tendidos eléctricos, “ya que sospecha de ilegalidades en acuerdos verbales entre responsables de la Administración y compañías eléctricas”.

La asociación de agentes medioambientales pone de manifiesto que en Castilla-La Mancha, al igual que en el resto del territorio estatal, existen en la actualidad decenas de miles de apoyos de líneas eléctricas que por su diseño son mortales para las aves que en ellos se posan. “Es una verdadera lacra medioambiental a la que no termina de ponérsele solución por parte de los únicos responsables, las empresas de distribución en caso de las líneas pertenecientes a las mismas y los titulares de los tendidos pertenecientes a particulares. Esta situación que día tras día mata a rapaces en todo el territorio supone en la actualidad la primera causa de muerte de especies emblemáticas como el Águila imperial, el Águila perdicera y la Calzada y Culebrera en sus territorios de cría”.

Añade que la amenaza de los tendidos eléctricos es “más sangrante” si cabe teniendo en cuenta que Castilla-La Mancha es un “territorio clave” para el mantenimiento de las especies antes citadas por ser territorio no sólo de cría, sino de dispersión y alimentación para ejemplares juveniles que aseguran el mantenimiento de las poblaciones.

De igual modo, APAM considera incomprensible que ningún agente medioambiental de la región haya sido designado para formar parte del grupo nacional que forma la Red de Seguimiento de las electrocuciones de fauna a nivel estatal.