POR LOS CASOS DE CORRUPCIÓN

Un clima político irrespirable

"Los ciudadanos conocen cada día, entre sorprendidos e indignados, un nuevo caso de presunta corrupción política. Uno de los últimos se refiere a la Fundación Dos de Mayo, creada en 2007 por Esperanza Aguirre"

Los periódicos, tanto los de papel como los digitales, rebosan corrupción política por todos lados. Parece como si un terremoto hubiera asolado España y, como se ve en las películas, algunos políticos estuvieran aprovechando la catástrofe para robar todo lo que pueden en las tiendas de electrodomésticos, supermercados, joyerías y otros comercios. Solo algunos, que quede claro, aunque parecen muchos.

Basta echar un vistazo cada día a los periódicos, escuchar los informativos en la radio o verlos en cualquier cadena de televisión para comprobar que las noticias sobre la corrupción política inundan todos los medios de comunicación hasta extremos nunca vistos en este país.

Quien esté leyendo estas líneas puede hacer un sencillo ejercicio para comprobarlo: que pinche en la sección titulada España de cualquier periódico digital, cuente todas las noticias que contiene y, de ellas, cuántas se refieren a casos de corrupción política que están de plena actualidad. El lector se sorprenderá por el alto porcentaje que representan del total de la información publicada.

Demasiadas noticias sobre corrupción política

Hoy jueves 8 de mayo, a primera hora de la mañana, el firmante de esta columna ha hecho ese ejercicio. El País publica en su portada de la sección de España 55 noticias de los últimos días, de las que 21, casi la mitad, se refieren a casos de corrupción política. El Mundo incluye en ese apartado 54 noticias y 22 son de corrupción política. ¿Hay quien dé más? Sirvan estos dos periódicos como muestra, porque son los que tienen más lectores.

Los medios de comunicación no se inventan las noticias. Cada uno tiene su línea editorial, las publica con más o menos relevancia e incluso los hay que las presentan con un determinado sesgo para favorecer a alguien, en un claro ejercicio de mal periodismo. Pero no se las inventan, las publican porque se producen. Y el lector, que tiene derecho a conocer toda la información, es quien elige el medio que más le gusta para estar informado.

El clima político se ha convertido en irrespirable, de manera especial en Madrid y en el Partido Popular madrileño: varios políticos del PP encarcelados, varias dimisiones de cargos públicos de ese partido, otros citados a declarar como imputados o como testigos -el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la presidenta de Madrid, Cristina Cifuentes, también deben testificar ante el juez-, conversaciones telefónicas con un contenido escandaloso que han sido grabadas con autorización del juez correspondiente, un ministro de Justicia reprobado por el Congreso de los Diputados por primera vez en la historia de la democracia española (también han sido reprobados el fiscal general del Estado y el fiscal jefe Anticorrupción)…

Una sorpresa cada día

Los ciudadanos conocen cada día, entre sorprendidos e indignados, un nuevo caso de presunta corrupción política o una novedad inimaginable en algunos sumarios de los que están siendo investigados por  los jueces. Uno de los últimos, por citar solo uno, lo ha publicado El País: la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, la Fiscalía Anticorrupción y el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco investigan si el PP de Madrid utilizó a la Fundación Dos de Mayo -creada en 2007 por Esperanza Aguirre, cuando ella presidía el Gobierno autonómico y su partido- para abonar de manera irregular gastos de sus campañas electorales.

El clima político, como ya se ha dicho, se ha convertido en irrespirable


Esperanza Aguirre creó la Fundación Dos de Mayo, Nación y Libertad con una dotación inicial de 600.000 euros y con el objetivo de defender y reforzar la imagen de España como “una gran nación”. En el patronato que la dirigía figuraban, además de ella, el entonces vicepresidente del Gobierno de Madrid, Ignacio González, actualmente en prisión por el caso Lezo: el que era consejero de Presidencia y mano derecha de Aguirre, Francisco Granados, encarcelado desde hace dos años y medio por el caso Púnica, y la ex consejera de Educación, Lucía Figar, imputada en este último sumario.

Los investigadores han detectado que Caja Madrid -hoy Bankia- transfirió 6,4 millones de euros en 2008 y 2009 a la Fundación Dos de Mayo y el juez investiga si esas “importantes cantidades” -así lo indica en el sumario- sirvieron para financiar de manera irregular gastos electorales del PP de Madrid.

A los casos citados hay que añadir el clan Pujol -el que fue todopoderoso presidente de la Generalitat catalana, su esposa y sus siete hijos, todos imputados-; los políticos o ex cargos públicos de Convergència y Unió acusados o ya condenados por el cobro de comisiones ilegales; los ex cargos públicos del PSOE de Andalucía -incluidos los ex presidentes autonómicos Manuel Chaves y José Antonio Griñán– pendientes de juicio por el caso de los ERE falsos… etcétera etcétera, etcétera.

El clima político, como ya se ha dicho, se ha convertido en irrespirable. Y lo lamentable es que, a juzgar por lo que se ve cada día en el Congreso de los Diputados, da la sensación de que los nuevos partidos que llegaron para regenerar la vida política, según decían, unas veces cometen los mismos errores que los partidos tradicionales y otras actúan con tanta demagogia, desconocimiento o improvisación que empiezan a cansar incluso a una parte de su electorado. ¿Hasta cuándo?