Opinión

El sueño de Sylvia

Sylvia Ortega-Martínez ha identificado por primera vez una proteína que se llama “JNK1”, que regula la formación de nuevas neuronas en el cerebro adulto, y su trabajo, elaborado junto a un indio y una italiana, ha sido publicado en, probablemente, la revista de Psiquiatría más importante del mundo (lean).

Sylvia es toledana, tiene 31 años, los dos últimos ha estado becada en Finlandia y ahora está en el paro y busca trabajo. Es investigadora, sí, y lo que quiere es que después de estudiar y adquirir sus conocimientos en España, su talento se aproveche aquí. Antes de llegar a Finlandia recorrió otros países, porque en el nuestro ya saben, muchas “cabezas” tuvieron que emigrar.

Malos tiempos para la lírica. Desde luego.

Para Sylvia es un mundo, su mundo, pero por desgracia hay otros muchos más casos como el suyo. Y lo curioso es que nadie sabe cómo ha sido. O sí.

En época de recortes se decidió que una parte de lo que “sobraba” lo formaban aquellos con los que había que sembrar. Sembrar sin “recibir” nada a cambio en un corto plazo, porque la investigación requiere tiempo y dinero. Es así. Nos guste o no. Pero a la larga redunda. Y mucho.

Cuando Sylvia se incorporó al equipo de trabajo de la “Marie Curie”, en Finlandia, resultó que sus conocimientos fueron fundamentales para sacar el proyecto adelante. Su formación, española, sirvió para que la citada revista reconociera por fin el paso que habían dado.

Pero, a corto plazo, siempre con el corto plazo, no le ha servido de mucho, porque la beca que tenía ha finalizado y ahora le ofrecen otra con peores condiciones. Ya ven, en Finlandia también “cuecen habas”. Aunque su deseo es regresar a España, y si puede ser a “su hospital”, el de Toledo, mejor que mejor.

Pues eso, todavía hay sueños…