Y ahora, ¿quién arregla esto?

O Gobierno o Gobierno

Es hora de pactar, ya no hay más prórrogas. Llegan los penaltis y esto sí que puede ser una auténtica lotería. En España no hay lugar para cinco partidos fuertes e investir a un presidente no va a ser nada fácil, pero hay que hacerlo. Aunque los pactos los cargue el diablo, es lo que han decidido los ciudadanos una vez más. Ya les fallaron una vez, dos sería el harakiri nacional. Por favor, echen el candado a las urnas y que no vuelvan a aparecer hasta 2023

O Gobierno o Gobierno, otra opción no cabe ya.

Pasar dos veces por los colegios electorales en apenas siete meses para votar en unas elecciones generales ya es más que suficiente, por lo que una tercera sería el harakiri nacional. Si a eso le sumamos que en mayo tuvimos autonómicas y municipales, pues echen el candado a las urnas y que no vuelvan a aparecer hasta 2023.

O Gobierno o Gobierno, otra opción no cabe ya.

Lo que significa que si no vamos a las urnas una vez más, que imagino que va a ser que no, es hora de pactar. Sí, porque si los ciudadanos piden pactos los gobernantes han de hacerlo. Y si para ello, esta es una posibilidad remota pero que podría suceder, tienen que hacerlo PSOE y PP en asuntos prioritarios para el Estado, háganlo. ¿Por qué no? Aunque insisto, es tan remota la posibilidad…

El PSOE es el partido más votado, con 32 diputados más que el segundo en liza, el PP. Pues es más que obvio que son los socialistas quienes tienen que liderar todo este tinglado del que a ver cómo salimos. Lo normal es que sea por la izquierda, pero ha de hacerlo. Porque en esta ocasión los ciudadanos le han vuelto a dar un voto de confianza, solo han perdido tres escaños, pero tiene pinta de que una y no más, Santo Tomás… ¿O era San Pedro?

O Gobierno o Gobierno, aunque sea un batiburrillo

Por eso lo más normal es un Gobierno de izquierdas PSOE-Podemos, qué fácil es escribirlo y qué difícil llevarlo a cabo, con el apoyo o la abstención de los 10 de Ciudadanos y de… ¿Y de quién más? Saquen sus cuentas, porque a mí en estos momentos no me salen. ¡Vaya batiburrillo! Que quizás es el que más lógica tiene, sí, pero se lo podían haber pensado mejor antes. PSOE y Podemos han de ir juntos sí o sí, ahora ya si que ni el no es no ni yo te doy y tú me dejas… Ahí estarán los nacionalistas, dispuestos a sacar hasta la última tajada como han hecho siempre…

¿Y Podemos y Ciudadanos? Podemos mengua en cada cita electoral y no está en condiciones de exigir mucho (les recuerdo que en estos momentos en Castilla-La Mancha no tienen ni estructura regional ni nada que se le parezca desde que se pegaran el batacazo autonómico y municipal en mayo) y de Ciudadanos… Pues eso, que ha desaparecido. De un plumazo. De poder haber sido el apoyo de un Gobierno del PSOE ha pasado a verlas venir. En este momento no hay sitio para cinco partidos y quien más lo ha pagado han sido los naranjas. Exprimidos están. A ver con qué ganas trabajan ahora en parlamentos autonómicos y ayuntamientos sin tener referencia alguna por arriba… Un desastre en toda regla.

El PP ha subido, sí, pero al venir de 66 diputados era lo mínimo que se le podía exigir. Se ha quedado en 88, que tampoco es para tirar cohetes. No están para muchas fiestas. Por debajo saben que Cs apenas existe y se han quitado del medio a su rival en los últimos años, pero se ha encontrado con el subidón de Vox…

Sí, Vox. Los «ganadores» de la noche electoral. La tercera fuerza más votada en España dos semanas después de la exhumación del cadáver del dictador. No quiero establecer paralelismo alguno, pero los números son esos. Son los únicos que no van a tener cabida en un Gobierno socialista, eso está fuera de toda duda, y veremos si su resultado es flor del desencanto general y al final no les sucede lo que a Podemos, que por la boca muere el pez y en las próximas pasarán a ser meros espectadores.

Pero eso es otro cantar, lo cierto es que 3,6 millones de votos son muchos votos. Han subido un millón en apenas siete meses, dirán unos. Pero la realidad es que han subido dos millones en apenas unas semanas, porque el resultado que obtuvieron en autonómicas y municipales no fue muy «pallá».

Han resucitado. O, mejor dicho, quizás les han resucitado. Porque fue salir Franco de la tumba y liarse en Cataluña tras la sentencia del cansadísimo procés y…

O Gobierno o Gobierno, otra opción no cabe ya.

@CesardelRioPolo

cesardelrio@encastillalamancha.es