Asaja ha abierto el debate, la Consejería debe cerrarlo

¿Qué bodegas hacen trampas con el vino en CLM? Urge saberlo

El presunto fraude consiste en añadir sacarosa u otros productos similares al vino, en estado de fermentación, con el objetivo de alterar el producto y aumentar su graduación alcohólica, además de recortar los tiempos. Trampa que se conoce como chaptalización

Asaja Castilla-La Mancha denunció públicamente el viernes 8 de septiembre que hay entre 7 y 10 bodegas en la comunidad autónoma que presuntamente hacen trampas con el vino, lo cual es muy grave. No dieron los nombres de los que han defraudado porque recalcaron que ellos ponen el asunto sobre la mesa y que es ahora la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural quien tiene que poner negro sobre blanco y decir quiénes son. Además de que sobre ellos caiga la correspondiente sanción económica, administrativa o judicial que corresponda, como no puede ser de otra forma.

Identificar, denunciar y actuar judicialmente contra quien engañe con el vino

El presunto fraude consiste en añadir sacarosa u otros productos similares al vino, en estado de fermentación, con el objetivo de alterar el producto y aumentar su graduación alcohólica, además de recortar los tiempos. Trampa que se conoce como chaptalización.

Es tan grave la cuestión que hasta el secretario regional de Asaja CLM, José María Fresneda, dijo que esperaba que esta misma semana se hubiera metido mano en el asunto y se comenzaran a cerrar las bodegas que estuvieran realizando este fraude. Bodegas que están identificadas y que, de ser cierto lo que denuncia la organización agraria, es difícil entender cómo a estas alturas de la película, siguen abiertas. Siempre que se pueda demostrar la presunta actuación pirata.

Con ello consiguen tirar los precios y producir más en mucho menos tiempo. Negocio asegurado, fraude, competencia absolutamente desleal para quienes lo hacen bien y perjuicio para el consumidor, al que se le da gato por liebre y ni se entera.

Que viva el vino…

Fresneda lo explicó alto y claro y para todo aquel que le quiera escuchar.

Por cierto, que no es fácil proceder a la identificación de un vino que esté chaptalizado porque no hay apenas diferencia ni en la boca de quien se lo bebe ni en la botella al mirarla de otro que no lo está. Pero como en este caso, dice Asaja, los nombres de los presuntos defraudadores los conoce casi todo el sector, es más sencillo analizar y actuar. En consecuencia y sin cortarse ni un momento.

Ya es difícil sacar nuestros vinos fuera como para que encima nos pongan el dedo acusador por tramposos. Garbanzo negro no hace cocido, pero se nota a la vista que en el plato hay uno que no es del mismo color y afea al común.

Urge conocer los nombres de esas bodegas y actuar.

Asaja ha abierto el debate, ahora la Consejería debe cerrarlo. Y de forma contundente.

@CesardelRioPolo

cesardelrio@encastillalamancha.es