Ponga uno en su vida y verá que (in)feliz es

Yo también quiero un máster, aunque sea del Universo

Antes acompañabas tu currículo de licenciado con esas palabras mágicas "y tengo un máster en tal" y parecía que era la bomba; ahora dices lo mismo, te miran de arriba abajo y…

Yo también quiero un máster, aunque sea del Universo. Yo también quiero un máster para pavonearme por ahí de que lo tengo, que parece que mola mucho. Yo también quiero un máster, como todo quisqui, que parece que vas a la feria de mi pueblo y están a precio de saldo. Vamos, que yo también quiero un máster, y si es de la URJC, que lo pronuncias así de seguido y suena hasta bien (la uerrejotace), pues mejor.

La Universidad Rey Juan Carlos debió fabricar máster al peso tiempo ha y durante estos años se han dado por aquí y por allá. Cifuentes primero, Casado después y ahora la ministra Montón, aunque los dos últimos casos hay que demostrar si cometieron alguna irregularidad porque, que no se nos olvide, uno es inocente hasta que no se demuestre lo contrario. Y no al revés, que es lo que se suele llevarse por este país.

Ya, ya sé que si huele es porque algo hay podrido…

Hago un alto entre párrafo y párrafo para loar a quienes, muchos son, han conseguido su máster dejándose la piel, las horas de estudio, las noches sin dormir y sobre todo la pasta, que seguro que a la mayoría no los sobraba. Gente que no sale en los interneses, los papeles, las ondas o las imágenes. Pero que existen y son máster de verdad, por lo que las líneas de arriba y de abajo no van por ellos.

Ahora dices que tienes un máster y se descojonan en tu cara aunque no te des cuenta

Un máster es un curso de posgrado en una determinada especialidad. Antes ponías en tu currículo que eras licenciado en algo y algún peso tenían esas hojas que presentabas en cualquier trabajo con esa palabra: licenciado. Pero si lo acompañabas de “master en” ya es que era la tal (pongan la palabra que más les guste) en verso.

Soy máster en… Qué bien sonaba.

Ahora, sin embargo, decir que eres un máster, a no ser que lo seas del Universo, es un signo como de desprestigio. Te miran así de arriba abajo y seguro que se preguntan: ¿Máster? ¿En qué? Y luego se descojonan en tu cara aunque tú no te des ni cuenta.

Ja, ja, ja…

Pon un máster en tu vida y ya verás qué (in)feliz te levantas por las mañanas…

@CesardelRioPolo

cesardelrio@encastillalamancha.es